Ir a contenido

Los taxistas de Madrid tildan de "broma" la propuesta de Garrido y siguen la huelga

La Comunidad quiere traspasar a los municipios la patata caliente de la precontratación

El paro obtiene un seguimiento del 100% mientras siguen las agresiones a las VTC

Manuel Vilaseró

Manifestación de taxistas en la Puerta del Sol de Madrid.

Manifestación de taxistas en la Puerta del Sol de Madrid. / DAVID CASTRO

El acuerdo que pemitiría una desconvocatoria de la huelga de los taxistas en Madrid parece estar muy lejos. La propuesta del presidente regional,  Ángel Garrido, de trasladar a los municipios la responsabilidad de fijar un periodo mínimo para la precontratación de las VCT no es que no les haya gustado. Es que les ha parecido “una broma” a las principales asociaciones del sector.

Los taxistas reclaman que se establezca una horquilla cuyo mínimo sea de seis horas de antelación, a partir del cual cada ayuntamiento podría escoger su opción. Para los municipios más aislados, como los de la Sierra de Guadarrama, podría establecerse un régimen excepcional más flexible.

El documento que Garrido ha remitido a las asociaciones se limita, sin embargo, a establecer que los vehículos de Uber y Cabify deberán obtener para operar la correspondiente licencia municipal y sujetarse al horario de contratación establecida por el correspondiente ayuntamiento. También fija un nuevo régimen sancionador, más riguroso que el actual.

Sin organismo metropolitano

La inhibición del Ejecutivo autonómico es más grave incluso que el de la Generalitat porque al menos Barcelona dispone de un organismo supramunical, el del área metropolitana, que puede dictar una normativa concertada, pero en Madrid este ente no existe. San Sebastián de los Reyes, por ejemplo, que está pegado a Madrid podría ofrecer un margen mínimo de precontratación mientras la capital de España uno mucho más amplio, generando caos y confusión.

Los taxistas se han reunido por la mañana con Garrido y por la tarde, tras recibir el borrador, con la Consejera de Transportes,  Rosalía González. Los presidentes de la Federación Profesional del Taxi de Madrid y la Asociación Gremial Autotaxi de Madrid, Julio Sanz y Miguel Ángel Leal, han calificado de “burdo” y “poco trabajado” el texto. "Estamos en las antípodas”, han mantenido.

Reproches al Gobierno

Se da la paradoja de que Garrido ha reprochado la dejación de funciones del Gobierno por haber traspasado a las autonomías la competencia sobre la regulación de los VTC, mientras al mismo tiempo argumenta que no pueden fijar ellos las condiciones de precontratación porque “las necesidades de cada municipio son diferentes”.   

En la calle no se ha visto ni un solo taxi trabajando. La huelga ha empezado con un seguimiento del 100%. Tras la reunión con Garrido, los taxistas, ataviados como en Barcelona con chalecos amarillos, se han concentrado en la Puerta del Sol y luego han cortado la Gran Vía con una sentada, sin llegar a bloquear ninguna calle con sus sus vehículos.

Acoso a Rivera

Los incidentes se han repetido a lo largo de todo el día. A un conductor de VTC le han roto la luna y apaleado la carrocería en Puente de Vallecas. Un taxista ha sido atropellado en el aeropuerto. Y el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, se ha visto rodeado en Atocha por un grupo de personas que le han gritado “hijo de puta”, “golfo” y “traidor”, hasta que la policía ha intervenido.