Ir a contenido

REUNIÓN TAXI-GOBIERNO

Los taxistas celebran las promesas del Gobierno, pero no desconvocan la huelga

Los chóferes congregados en Madrid deciden hacer noche en La Castellana

Juan José Fernández

Un momento de tensión entre taxistas y la policía a la puerta del Ministerio de Fomento, cuando un huelguista hja lanzado un objeto contra un taxi que funcionaba en servicios mínimos.

Un momento de tensión entre taxistas y la policía a la puerta del Ministerio de Fomento, cuando un huelguista hja lanzado un objeto contra un taxi que funcionaba en servicios mínimos. / David Castro

Con gritos de "¡Ni un paso atrás!" y "¡De aquí no se mueve nadie!", los taxistas concentrados en el madrileño paseo de La Castellana han decidido continuar con su movlización, y esta noche no se moverán de la estratégica arteria madrileña, donde hay parados centenares de taxis. Horas más tardes, cuando han llegado sus representantes desde la reunión con el Ministerio de Fomento, los taxistas de Barcelona repitieron también ese "ni un paso atrás" y aprobaron mantener la protesta en la Gran Via hasta que llegue un compromiso explícito del Gobierno el viernes. En sucesivas asambleas decidirán si continuan con su huelga, que es indefinida, pero la intención mayoritaria hoy era continuar hasta el viernes.

A los huelguistas no les ha parecido suficiente el contenido de una nota de prensa distribuida por el ministerio de Fomento. La nota asegura que el Ministerio "propondrá que, en el próximo consejo de Ministros, el Gobierno "haga una declaración política que recoja la hoja de ruta para fijar un marco ordenado y estable que recupere el desequilibrio que se ha creado con el sector el Taxi".

El secrtario de Estado de Infraestructuras, Pedro Saura, lo ha explicado con palabras más simples al término de la reunión, anunciando que el Gobierno hará el viernes "una declaración formal de compromiso con el Taxi". Tras reunirse este lunes con representantes de las organizaciones de taxistas ANTAXI, Fedetaxi, Elite y Caracol, en huelga en la mayor parte de España, el número dos del Ministerio de Fomento se ha comprometido a estudiar "con tiempo, sin hacer parches", el grueso de las propuestas que le han hecho los taxistas, para integrarlas en un Real Decreto que estará listo para el próximo 15 de septiembre, y que iría acompañado de una nueva ley para el sector que traspasaría a las comunidades autónomas la potestad sobre las VTC (Vehículos de Transporte con Conductor).

Todo, "para reponer la legalidad", ha dicho Saura, que establecía la proporción de una licencia de VTC (los coches Uber y Cabify son VTC) por cada 30 licencias de taxi. La proporción 1/30, que regía en el Área Metropolitana de Barcelona, fue bloqueada por el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya, encendiendo una huelga de los taxistas barceloneses que ha sido seguida en casi toda España.

A los representantes de las organizaciones del taxi les han sonado muy bien las palabras de Saura, pero han salido de la reunión en Fomento sin intención de levantar la huelga, y con el propósito de discutir en asambleas seguir con los paros hasta el consejo de ministros del viernes, o hasta el miércoles, que se reune la Conferencia Sectorial del Transporte con las comunidades autónomas. 

Esa reunión es importante, porque falta por conocer la actitud de los gobiernos autonómicos. De hecho, tanto Miguel Leal, presidente de Fedetaxi, como Alberto 'Tito' Álvarez, dirigente de Élite Taxi, han dicho que "las buenas palabras" que han oído en Fomento dependen ahora "de la tramitación parlamentaria, y eso está como está" -ha explicado Leal-, y de "lo que quieran asumir las comunidades autónomas", ha explicado Álvarez.

No serán esos gobiernos los que, en cualquier caso, tendrían la última palabra, sino los municipales. El Gobierno ha acordado con los taxistas, como estos pedían, que sean los consistorios los que tengan la capacidad de conceder licencias VTC y limitarlas. Y, aunque el barcelonés Tito Álvarez ha dicho: "Yo, de mi ayuntamiento me fío", el madrileño Julio Sanz, presidente de Antaxi, ha asegurado que conoce a "muchos ayuntamientos liberales" que no estarían de acuerdo con una limitación 1/30.

"Este es un problema estructural que ha heredado ese Gobierno, y necesitamos tiempo para dar una solución definitiva, sin parches", ha dicho el secretario de Estado Saura. Fomento quiere que el cambio legislativo se realice mediante "una hoja de ruta consensuada" con las organizaciones del sector.

Los dirigentes del Taxi han salido contentos de la reunión, pero cautos.  "Tenemos algo, pero no es suficiente", ha dicho Julio Sanz. "No nos serviría que el problema se solucionase en Barcelona y se creara en 16 puntos más", ha dicho Miguel Leal. "Nos gusta lo que dicen, pero se tiene que plasmar en papel y tiene que gustar a la gente que está tirada en la calle", ha dicho Tito Álvarez para Barcelona. Y los taxistas de la calle han votado por aclamación seguir.

Fuerte presión

Cuentan asistentes a la reunión que Pedro Saura ha comenzado reconociendo: "Este es un problema muy muy serio". A las puertas del Ministerio de Fomento se había concentrado en la mañana de este lunes una fracción considerable de la flota de taxis de Madrid, formando una enorme quíntuple hilera que se extendñía desde la Castellana Norte hasta el centro de la ciudad. Participan más de 2.000 coches, según cálculos de los organizadores.

"Hemos querido dar calor a los compañeros que se reúnen con el ministerio", explicaba el dirigente de la Asociación Nacional del Taxi José Miguel Fúnez. antes del encuentro crucial con el secretario de Estado.

Un monento de la reunión en el Ministerio de Fomento. / dAVID CASTRO

El sector se muestra proclive a aceptar el traspaso de la gestión de las licencias VTC a las comunidades autónomas, que actualmente las tienen delegadas, y de ahí a los ayuntamientos, pero esta vez quieren el decreto como garantía -"Nos han engañado tantas veces...", suspiraba Julio Sanz- y con la proporción1/30 que regía en Barcelona; una VTC por cada 30 taxis autorizados.

Fuentes del sector madrileño del Taxi afirman que actualmente, en Madrid, la proporción ha llegado a una VTC por cada siete taxis, y se muestran convencidas de que "si esto sigue así, llegará a ser de una por cada cuatro".

José, taxista en huelga  llegado desde Torrejón a las puertas del Ministerio de Fomento, no quiere plantearse la posibilidad de que no haya acuerdo. / J.J.F.

La principal arteria de Madrid ha estado parada hasta mucho después de la reunión, que ya de por sí ha sido larga, desde el medio día hasta pasadas las cuatro de la tarde. Solo un carril de subida estaba operativo, y, ocasionalmente, algún camionero que pasaba saludaba con su cláxon a los huelguistas.

Había un ambiente festivo entre los congregados, acaso turbado por algún incidente aislado, cuando algún hiperventilado arrojó una botella a un taxi en servicios mínimos. 

Concentración de taxis a las puertas del Minsterio de Fomento, en la Castellana madrileña. / david castro

Pero, por debajo de las charlas animadas, sigue residiendo una fuerte tensión. "No hay hora fijada para el final de esta concentración", advierten desde las organizaciones convocantes. Mientras esperaban el final de la reunión, grupos de taxistas hablaban en corrillos, se hacían selfies, grababan vídeos de "una jornada histórica" -decía un veterano acalorado bajo el sol sofocante móvil en mano- para colgarlos en sus redes sociales.

Para la mañana de este martes está fijada una reunión de Saura con Unauto, la patronal de las VTC, los conductores que están en la trinchera de enfrente, cuyo presidente, Eduardo Martín, se ha pasado el fin de semana pidiendo al Gobierno "que recupere el control de las calles". 

Temas: Taxis