Ir a contenido

LA LUCHA CONTRA LAS INFRACCIONES

Tráfico estrena motos con minirradares en Semana Santa

Los cinemómetros son pequeños y no se pueden detectar hasta que el conductor está ya demasiado cerca

Los vehículos, que actuarán en las carreteras convencionales, contarán también con detectores de alcohol y drogas

Manuel Vilaseró

Una de las motos que desplegará la DGT esta Semana Santa.

Una de las motos que desplegará la DGT esta Semana Santa. / Fran del Olmo

La Dirección General de Tráfico (DGT) estrenará esta Semana Santa un nuevo ingenio para luchar contra la siniestralidad vial. Unos minirradares portátiles muy versátiles que viajarán en motocicleta y que pueden actuar desde la misma moto parada, un trípode o enganchados a un quitamiendos. Serán prácticamente invisibles para los automovilistas hasta que ya estén demasiado cerca. La tecnología láser con la que funcionan también los harán indetectables para los detectores e inhibidores.

Los aparatos pueden ser controlados hasta a 50 metros de distancia mediante WiFi o a cualquier distancia mediante conexión 3G o 4G, lo que permitirá a los agentes estar alejados y fuera de la vista de los conductores. También les permitirá salir al paso del infractor. Al detenerle, se le podrá notificar la sanción en el momento, evitando así que quien haya cometido la infracción identifique a otra persona para no perder los puntos del carnet. También se evitará la comunicación entre los conductores de la ubicación de los controles al tratarse de controles muy dinámicos.

Los miniradares, un total de 60, irán montados en nuevas 291 patrullas  de motocicleta que estarán dotadas también de detectores portátiles de alcohol y drogas. Así lo ha anunciado este martes el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, durante la presentación de la operación especial de tráfico de Semana Santa que se inicia este viernes 23 de marzo a las 15.00 horas. 

Para las carreteras convencionales

El ministro ha presentado este modelo que permitirá a los agentes encargados de la vigilancia y control del tráfico, poder actuar específicamente en algunos de los factores que más inciden en la siniestralidad, especialmente, en vías convencionales, donde tal y como ha recordado el ministro, se producen 8 de cada 10 accidentes.

Las patrullas dispondrán de 1.000 etilómetros con los que se podrán realizar pruebas completas de alcohol (un primer y un segundo test) y 694 lectores de droga portátiles. La inversión realizada en la compra de todo este material ha sido de 13,7 millones de euros.

El objetivo de estas patrullas integrales es incrementar las medidas relacionadas con la vigilancia, la regulación y el control del tráfico para así actuar en tres de los factores que más inciden en la accidentalidad, como son el alcohol, las drogas y la velocidad, ya que estas nuevas patrullas, que se sumarán a las 1.861 motocicletas ya existentes, es facilitar una "actuación rápida y eficaz" con el fin de ofrecer una "mayor versatilidad y operabilidad".

Controles autónomos

Según ha dicho el ministro, todos estos dispositivos permitirán realizar controles "de manera autónoma" y sin necesidad de apoyo de los Equipos de Atestados ni de los Equipos de control de velocidad.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.