Ir a contenido

Tráfico apuesta por el coche autónomo para atajar las muertes en la carretera

Volvo se fija como objetivo que nadie muera en sus vehículos a partir del 2020

El cadedrático Luis Montoro arremete contra el "optimismo tecnológico" y siembra dudas sobre el 'autocoche'

Manuel Vilaseró

Coche autónomo de Google.

Coche autónomo de Google. / AFP / JUSTIN SULLIVAN

El objetivo de conseguir cero muertes en la carretera, lo que los especialistas bautizaron como Visión Cero quizás porque parecía cosa de visionarios, se ha vuelto ahora algo a lo que al menos “podremos aproximarnos” de la mano del coche autónomo. Esta es la tesis que defienden algunos expertos y entre ellos el subdirector de Movilidad de la DGT, Jaime Moreno. Y no es para pasado mañana. “Volvo, el fabricante sueco que tanto prima la seguridad, se ha marcado como objetivo que a partir de 2020 nadie muera en sus coches. Y ahora mismo va a poner a prueba 100 vehículos autonómos para ver sus efectos reales en las ciudades”, apunta.

Cuando hablamos de coche autónomo no debemos pensar necesariamente en un vehículo sin volante que lo hace todo solo. Hay diversos niveles de autonomía, que van del 0 al 5, en el que el cinco sería ese ideal del coche va completamente solo. Este tardará aún en llegar y previsiblemente estará limitado a flotas de taxis, autobuses y otro transporte compartido.

En el cuatro estaría el vehículo con volante pero en el que el conductor no tiene que hacer nada. Puede estar leyendo o viendo una película, pero si el sistema encuentra una dificultad, se detiene y la persona debe tomar el mando. En los niveles inferiores, el conductor debe intervenir puntualmente mientras el sistema conduce. por ejemplo, solo durante una retención o por una autopista preaparada para ello.

SISTEMAS DE AYUDA

En estos niveles se encuentran los denominados ADAS, sistemas avanzados de ayuda a la conducción, que ya se están integrando de serie en muchos vehículos nuevos y que la Unión Europea estudia convertir en obligatorios. Se trata, por ejemplo, del frenado automático, que detecta la presencia de obstáculos y detiene el vehículo. “Se ha demostrado muy eficaz para evitar atropellos o choques en vías urbanas, cuando se circula a menos de 60 km/h”, señala Moreno. Otro ejemplo es el del asistente de cambio de carril, que impide la salida de via o la invasión de la calzada contraria por un despiste. También se está trabajando en una cámara/escáner que detecta cuándo el conductor aparta los ojos de la carretera para teclear el móvil o está demasiado cansado y avisa de esta circunstancia.

Hay expertos que no comparten esta visión tan positiva del coche autónomo. Uno de ellos es el catedrático de Seguridad Vial, Luis Montoro, toda una autoridad en la materia, que ahora preside Fesvial. En la II Jornada de Tecnología y Seguridad Vial celebrada en Madrid la pasada semana, alertó contra lo que considera un excesivo “optimismo tecnológico” que quizás “nos esté cegando”.

MUCHOS INVENTOS Y POCAS REFLEXIONES

“Vivimos en una época peligrosa, con muchos inventos y pocas reflexiones. La revista 'Technology Review' ha recogido 150 problemas graves que están por solucionar sobre el coche autónomo. Hoy en día se registran fallos graves en conducción nocturna, o con lluvia, nieve o niebla. Los sistemas autónomos actuales necesitan un tiempo de análisis y reacción ante algunas de las miles de situaciones que se pueden encontrar. También existen problemas para reconocer señales y marcas viales si no están perfectamente mantenidas. Hay limitaciones graves en reconocimiento de peatones y ciclistas, por ejemplo si un peatón se agacha en un paso de cebra… “, se despachó el especialista.

Moreno no niega que el coche autónomo se enfrente a dificultades o fallos, pero recuerda que en la actualidad fallecen anualmente 23.000 personas por accidente de tráfico en la Unión Europea. “Si se producen fallos siempre serán muy inferiores a los que dejan todo en manos del conductor”, afirma.

EL FALSO DILEMA MORAL

Uno de los argumentos contra los ‘autocoches’ que ya se han convertido en un tópico es el famoso dilema moral: ¿en caso de que alguien se cruce en la vía si pudiera elegir a quien salvaría la máquina en caso de accidente a los ocupantes, a una niña, un anciano, un perro un gato? Para Moreno se trata de un falso dilema. “Probablemente si el coche lo llevara una persona morirían todos, si lo hace la máquina su prioridad serán los ocupantes. ¿Quien se subiría en un vehículo cuya prioridad  no fuera salvarlo a él?”, se pregunta.

En la jornada, organizada por RTVE y Fesvial y promovida por Carglass, el director general de Tráfico, Gregorio Serrano, anunció que durante la actual legislatura se relaborará la Estrategia de Seguridad Vial  y que uno de sus pilares básicos será el coche “conectado y autónomo”. 

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.