Un error del conductor es la principal hipótesis sobre la causa del accidente de la AP-7

Los investigadores intentan dilucidar si el chófer pudo despistarse o adormilarse

La ausencia de valla en la mediana y muchos cinturones desabrochados pudieron contribuir a agravar el siniestro

En el autocar accidentado viajaban 61 personas.

En el autocar accidentado viajaban 61 personas. / JOAN REVILLAS

3
Se lee en minutos
J. G. Albalat
J. G. Albalat

Redactor

Especialista en Judiciales

Escribe desde Barcelona

ver +

Tanto la Generalitat como el Gobierno central apuntan al “error humano” como la causa más probable del accidente del autobús de la empresa Autocares Alejandro Tours en la AP-7, a la altura de Freginals (Tarragona). Los Mossos deberán ahora concretar qué ha ocurrido. Una de las hipótesis que barajan los investigadores es que el conductor del autocar pudiera haberse adormecido (el siniestro ocurrió poco antes de las seis de la mañana) o despistado.

Fuentes de la investigación han asegurado a EL PERIÓDICO que muchos viajeros podrían ir con el cinturón de seguridad desabrochado en el momento de accidente. Este factor, que habría facilitado que algunas víctimas quedaran atrapadas entre el autocar y el suelo, y el hecho de que en el lugar no había valla de separación en la mediana pudieron contribuir a agravar el trágico resultado del siniestro. El conductor dio negativo en las pruebas de drogas y alcoholemia. Este lunes por la mañana está previsto que declare ante la jueza de Amposta en calidad de investigado.

El autocar siniestrado era el último de los cinco de la expedición que volvía a Barcelona desde Valencia. Iban en convoy y uno muy cerca del otro.  Al llegar al kilómetro 333 de la autopista, el último de los vehículos se aproximó hacia el arcén derecho de la vía, rozó las protecciones de la misma y el conductor dio un “volantazo” a la izquierda, explicó el 'conseller' de Interior, Jordi Jané. El autocar cruzó la mediana e invadió los carriles en sentido contrario. Volcó y después colisionó con un turismo (sus ocupantes resultaron heridos leves). El punto en el que se produjo el accidente es el único con una ligera curva en un tramo de autopistas con largas rectas.

El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, también apuntó al factor humano como causa probable del accidente puede deberse a un factor humano: “Parece ser que se trataría de una causa humana más que técnica”.

AÑOS DE EXPERIENCIA

El conductor del autocar siniestrado es un hombre con experiencia que lleva 17 años trabajando en Autocares Alejandro y no había tenido ningún siniestro, según fuentes de la empresa del Mollet del Vallés.  El autobús, según las citadas fuentes, cumplía todas las normas de seguridad, había pasado la ITV cuanto le tocaba y era un vehículo de unos tres años de antigüedad, marca Mercedes. El vehículo también contaba con control antiderrapajes y estaba a la “última” en medidas de seguridad.

De los cinco autobuses contratados por los estudiantes de Erasmus, tres eran de la empresa Alejandro Tours (uno de ellos el accidentado) y otros dos, subcontratados. Precisamente, el autobús que iba delante del siniestrado lo conducía el propietario de la compañía, Alejandro López, que iba mirando por el retrovisor y a la altura de Freginals se dio cuenta de que su compañero no le seguía. Según explicó a Efe su hijo, Raúl López, su padre se percató de que no veía las luces del quinto autocar, el accidentado, a pesar de la recta por la que circulaban, a unos 200 metros de distancia. Entonces, decidió aparcar su vehículo en un área de servicio y llamó al conductor por el teléfono móvil, sin obtener respuesta.

Ante el temor de que hubiese ocurrido un accidente, pidió a varios de los jóvenes que llamaran a sus conocidos que viajaban en el otro autocar, sin que tampoco consiguieran respuesta. Al final, alguien del otro autocar envió un mensaje por Whatsapp anunciando la fatalidad. El mismo propietario de la empresa llamó a los Mossos, si bien estos ya tenían conocimiento de los hechos por varios conductores que circulaban por la autopista.

Noticias relacionadas

EL DESCANSO DE LOS CONDUCTORES

La Asociación Estatal de Víctimas de Accidentes-DIA ha asegurado que el lugar donde se ha registrado el accidente está catalogado como punto negro por la Dirección General de Tráfico (DGT). Según dicha entidad, el siniestro se ha producido en uno de los 1.314 tramos conflictivos: el kilómetro 333, ubicado dentro del tramo de especial peligrosidad que abarca del kilómetro 330 al 340.La asociación ha resaltado que el conductor ha dado negativo en el control de alcoholemia y se baraja la posibilidad de un fallo humano, por lo que ha recordado la importancia de que los conductores descansen debidamente. En este sentido ha explicado que "en muchas ocasiones los conductores están sometidos a jornadas de conducción interminables, de hasta diez horas".