20 feb 2020

Ir a contenido

BALANCE TRÁGICO EN LA RED VIARIA

Catalunya cierra un año pésimo en las carreteras con más de 170 muertos

El 2015 termina con un 22% más de fallecidos que el 2014, mientras que en el conjunto de España la cifra no crece

Los expertos apuntan a las distracciones, el estado de carreteras y vehículos y el aumento de la movilidad

Cristina Buesa

Accidente mortal en la N-340 en Camarles (Baix Ebre) entre un camión y una autocaravana, a mediados de diciembre del 2015.

Accidente mortal en la N-340 en Camarles (Baix Ebre) entre un camión y una autocaravana, a mediados de diciembre del 2015. / ACN / ANNA MAYOR

Las carreteras catalanas cerrarán este año con más de 30 muertos más que en el 2014. Esta cifra, que hace un par de décadas hubiera sido socialmente asumible, es sinónimo hoy en día de fracaso. A unas horas de acabar el 2015, 171 personas han fallecido en Catalunya en la red viaria frente a las 140 del año pasado. En porcentaje, es un incremento del 22,14%.

Hace semanas que los responsables de tráfico temían una estadística tan abultada. Un número que hace retroceder de golpe a los nivles de mortalidad de hace dos años. Y superar los datos de entonces. En el 2013 perdieron la vida 170 personas. Más allá de la irrupción que han supuesto las nuevas tecnologías y que las distracciones por culpa de móviles, tabletas o GPS se consideran los desencadenantes de gran parte de los siniestros, los expertos en la materia hablan de un incremento provocado por diversos factores. Sin embargo, en el conjunto de España, afectada por factores similares, la mortalidad se mantiene en el 2015 en niveles similares a los del 2014.

MÁS MOVILIDAD

“Los datos son malos, efectivamente”, encaja el director de la Fundació RACCMiquel Nadal. No obstante, considera que “el estancamiento se está produciendo desde hace tres años”. El Servei Català de Trànsit admite “preocupación” aunque, con las estadísticas en la mano, defiende que está cumpliendo con los objetivos de reducción de víctimas para el periodo 2010-2020 y que con el año cerrado todavía pueden enarbolar un descenso del 30,5% de los 246 fallecidos del inicio de la década a los 171 de este 2015.

“No hay que alarmarse, pero sí hay que reflexionar porque, después de una década de bajadas continuadas, está visto que ahora no hay suficiente con lo que hemos hecho”, interpreta Nadal. La etapa más dura de la crisis económica coincidió también con un descenso de la movilidad (había menos desplazamientos por motivos laborales y también de ocio) y la rebaja de fallecidos en el asfalto. El reto ahora es lograr que el crecimiento de los viajes en automóvil y motocicleta no sea sinónimo de mayor mortalidad.

MAYOR RELAJACIÓN

Pero este es, sin duda, uno de los factores a tener en cuenta. Según datos facilitados por Abertis, en las autopistas de Catalunya el aumento del tráfico alcanzará este año el 5,4% respecto al 2014, mientras que en toda España escalará hasta el 6,1%, un dato que no se lograba desde antes de la crisis.

“No soy capaz de afirmar que se haya invertido la tendencia por culpa del dato de este año”, sostiene uno de los principales especialistas en movilidad y presidente de la asociación de Prevención de Accidentes de Tráfico (PAT), Ole Thorson. Pero sí que cree que se ha producido una “relajación”, que no solo atribuye a los conductores sino que reparte la culpa a los responsables políticos y a la opinión pública.

Según Abertis, las autopistas catalanas han experimentado un incremento de tráfico del 5,4%

MENOS INVERSIÓN

“En la primera década del 2000 se hizo un esfuerzo enorme de información y debate hasta que se logró el descenso a la mitad. Ahora la gente ha creído en parte que ya estaba hecho”, se queja. A renglón seguido, Thorson se queja del mal estado de las infraestructuras y pone el foco en las carreteras que dependen del Ministerio de Fomento, principalmente de la N-340 donde, según su opinión, el departamento que dirige Ana Pastor ha mostrado un “desinterés absoluto”. El director de la Fundació RACC habla de “caso flagrante”.

La directora de Stop Accidentes en CatalunyaMarilina Ferrer, coincide con Nadal y Thorson en que se ha descuidado la atención y que es imprescindible que se prosiga con la concienciación de la gente sobre las consecuencias de padecer un siniestro de tráfico. “No solo la red de carreteras está en mal estado por la falta de inversión sino que además el parque automovilístico es antiguo”, añade. Trànsit hace tiempo que insiste en que lo importante es realizar un buen mantenimiento de los vehículos y pasar las inspecciones técnicas preceptivas. Sí que ha habido una subida de las ventas de coches nuevos, pero también de los de segunda mano.

MÁS POLICÍA

Otra voz autorizada apunta la necesidad de incrementar la vigilancia policial en la red viaria, más allá de los controles de velocidad fijos y móviles o los modernos radares de tramo. Si el envío de mensajes de telefonía instantánea es difícil de detectar porque la infracción se produce dentro del vehículo y cuando éste se encuentra en movimiento, se recomienda que se aumenten los agentes de paisano.

España, en niveles similares a los del año pasado

El último balance de muertos en accidentes de tráfico en este año en el conjunto de España data del 20 de diciembre: 1.102 fallecidos. En todo el 2014 fueron 1.132, con lo que a la espera de los resultados de los numerosos desplazamientos navideños, el balance definitivo del año podría arrojar un balance similar al del año pasado. Como de costumbre, la Dirección General de Tráfico espera a la comparecencia del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, para ofrecer los datos. En Catalunya, ya sea por la llegada de la ex presidenta de la PAT, Maria Eugenia Doménech, a la dirección del Servei Català de Trànsit o la del ex presidente de la comisión de Seguridad del Congreso, Jordi Jané, a la Conselleria d'Interior, este año la Generalitat sí ha facilitado los datos de mortalidad en Catalunya con fecha 30 de diciembre.  

   

Temas Tráfico