27 oct 2020

Ir a contenido

INFRAESTRUCTURA REMODELADA

El carril bus-VAO de la C-58 se reabre este domingo con dos carriles

La vía de alta ocupación se podrá utilizar todos los días a todas horas

CARMEN JANÉ / Barcelona

El polémico carril bus-VAO de la C-58 abrirá este domingo con doble sentido y todas las horas del día para los vehículos inicialmente previstos, después de las obras de remodelación que lo han mantenido cerrado desde el pasado 5 de agosto. El objetivo, según el conseller de Interior, Ramon Espadaler, que ha presentado las obras este sábado es "que esté operativo ya este lunes, que es cuando comienzan los colegios y vuelve el grueso de la circulación a ponerse en marcha".

La tipología de usuarios que podrán utilizar la infraestructura no ha variado. El carril, elevado en su mayor parte, que comprende seis kilómetros entre la salida de la avenida Meridiana de Barcelona y Ripollet, podrán utilizarlo los turismos con más de dos ocupantes y las motocicletas, más vehículos de transporte público (como autocares, autobuses y taxis) aunque vayan vacíos, los adaptados a personas de movilidad reducida y los coches eléctricos o mixtos. "Los mismos que antes", según Espadaler.

Carril reforzado 

En un mes, los operarios han reacondicionado los carriles hasta un ancho de 3,2 metros, con una franja central de 0,6 metros con una línea central rugosa que los primeros días estará sobremarcada con una hilera de conos "para que nadie se despiste", según el director general de Trànsit, Joan Josep Isern.

"Hemos reforzado las condiciones de seguridad, a partir de una auditoría que realizó la Conselleria de Territori i Sostenibilitat, que es quien ha pagado la obra", admitió Espadaler. Interior, de quien depende Trànsit, ha sido quien finalmente ha impuesto el criterio de ampliar el horario de uso de la infraestructura, que no ha cubierto los objetivos iniciales de uso desde que se abrió en octubre del 2012, y el doble sentido de la marcha. Antes, el carril, que costo unos 80 millones de euros, daba paso alternativo en uno u otro sentido en distintos horarios y permanecía cerrado los fines de semana.

A menos velocidad

La velocidad máxima también se ha reducido de 100 km/h a 90 km/h. "La intención de los cambios es aumentar la eficiencia del carril, no tanto ganar vehículos", explicó Espadaler, que no quiso dar la cifra del aumento que prevé Trànsit sobre la ocupación actual del carril.