"Rodea nuestra Península": la última declaración de Mario Picazo deja a los españoles de piedra

"Estas próximas horas, atención": Mario Picazo lo confirma

Una fuerte tormenta obliga a cancelar vuelos en el aeropuerto de Palma

Truenos y relámpagos durante la tormenta de este miércoles por la tarde en Barcelona.

Truenos y relámpagos durante la tormenta de este miércoles por la tarde en Barcelona. / Alfons Puertas

Ángel Guerrero

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Durante los últimos días, la península Ibérica ha experimentado un clima adverso debido a una borrasca que ha traído consigo lluvias persistentes y, en algunos casos, intensas. Este sistema de baja presión ha causado que muchas regiones hayan sufrido condiciones climáticas desfavorables e incluso ha habido crecidas de ríos antaño más secos y desbordamiento de los mismos, lo que ha provocado inundaciones en algunas áreas.

Pero el impacto de la borrasca no se ha limitado a las precipitaciones. Las bajas temperaturas y los fuertes vientos también han sido características destacadas de este fenómeno meteorológico, afectando tanto a las zonas costeras como a las interiores. Estas condiciones han generado complicaciones en el transporte, tanto en carreteras como en aeropuertos -el de Palma, por ejemplo, ha tenido que cancelar varios vuelos este domingo-, y han afectado las actividades diarias de las personas.

A punto de cambiar

Sin embargo, los modelos meteorológicos actuales sugieren que esta situación está a punto de cambiar. Al menos, eso es lo que pronostica el destacado meteorólogo y comunicador científico Mario Picazo, que dice que se espera que, a partir de este jueves, un sistema de alta presión se desplace hacia la Península, estabilizando la atmósfera y disipando la borrasca. Este cambio traerá consigo una mejora en las condiciones meteorológicas, con cielos despejados y un aumento de las temperaturas diurnas.

Además, la transición de una borrasca a un sistema de alta presión suele marcar el fin de las precipitaciones continuas y la llegada de un periodo más seco y estable. Esta previsión es especialmente relevante para sectores como la agricultura, el transporte y el turismo, que se benefician significativamente de un clima más predecible y favorable.