Tiempo en Catalunya

Fuertes inundaciones en Tarragona paralizan carreteras y vías de tren

Se trata del día más lluvioso de la capital en trece años, superando el récord de 2019

Jordi Fortuny Baduell

4
Se lee en minutos
El Periódico

Los bajos de un hospital inundado, carreteras cortadas y convertidas en improvisados torrentes, desprendimientos y vías de tren paralizadas; así ha recibido Tarragona la llegada del otoño. Pues este viernes ha sido el día más lluvioso de la capital de provincia en los trece años que se registran lluvias en la estación meteorológica de Tarragona, superando así el récord de 107,2 mm del 22 de octubre de 2019.

Las tormentas y las inundaciones han incidido en el sur de Catalunya tras una mañana parcialmente nublada, y estas se han ido expandiendo durante la tarde por todo el territorio catalán, haciendo especial énfasis en las comarcas costeras, donde se han producido además cortes en el fluido eléctrico.

El Servei Meteorològic de Catalunya (Meteocat) había emitido un aviso de peligro máximo por lluvias intensas en la comarca del Tarragonès y otro por tiempo violento en el Montsià. También, Protecció Civil tenía activada la alerta del Plan Inuncat en la provincia. Asimismo, el servicio de emergencias ha pedido extremar las precauciones en toda la zona del Camp de Tarragona y evitar circular por zonas inundadas.

El Ayuntamiento de Tarragona ha alertado también de que en la comarca del Tarragonès se han acumulado más de 100 litros por metro cuadrado y se han reactivado las lluvias con intensidad que "podrán superar los 40 litros por metro cuadrado en 30 minutos". En concreto, según Meteocat, las precipitaciones han abundado en Constantí (con 121,6 mm) y Tarragona (con 117,3mm).

Una tarde complicada

El teléfono 112 ha recibido hasta las nueve de la noche hasta 759 llamadas de incidencias por la tormenta, con especial incidencia de inundaciones en los municipios del Catllar, Tarragona y Reus.

También, el Servei Català de Trànsit ha notificado el corte de la N-340 a la altura de Vila-seca y la AP-7 en los dos sentidos por inundaciones entre el Vendrell y Tarragona por la lluvia intensa. Y se ha tenido que desalojar el cámping Les Palmeres.

Asimismo, se ha activado la prealerta Ferrocat tras el corte de la circulación de trenes de Rodalies R15, R16 y R17, entre Tarragona y Port Aventura por falta de tensión en la catenaria, y un tren de alta velocidad se ha tenido que detener en Cambrils por las consecuencias de la lluvia. Poco antes de las ocho de la tarde han establecido un servicio alternativo por carretera.

El Ayuntamiento de Tarragona ha suspendido todos los actos de las fiestas de Santa Tecla previstos para este viernes por las fuertes lluvias y "las dificultades de la movilidad asociadas" y ha pedido a la población que se quede en casa hasta que pase la lluvia.

Sin acercarse al río Francolí

El Centro de Coordinación de Emergencias Municipal de Tarragona ha hecho esta noche una primera evaluación de las consecuencias de estas lluvias y ha informado de que la principal preocupación es en estos momentos la crecida del río Francolí, por lo que ha reiterado su petición de que nadie se acerque a la zona.

Las lluvias han ocasionado un desprendimiento de parte de una calzada, lo que ha afectado al patio de la escuela El Miracle, por lo que el centro se desalojó como medida preventiva. Los bomberos, según el ayuntamiento, trabajan también por inundaciones en Cala Romana y en el Hospital de Santa Tecla, donde el agua ha entrado en los vestuarios de los sanitarios ubicados en las plantas inferiores.

Las principales inundaciones, según el citado centro de emergencias, se han dado en la zona del Serrallo y el barrio del Port, en el acceso a la playa de la Arrabassada, en la Nacional-340 en Icomar y Torreforta, y en la zona baja de la avenida dels Països Catalans. Las lluvias han ocasionado también el desprendimiento de muros en la Via Augusta, el Camí del Llorito y en Ferran.

Preocupación en Barcelona

Noticias relacionadas

Las lluvias torrenciales han avanzado hasta llegar a la comarca del Barcelonès. Como medida preventiva, el Ayuntamiento de Barcelona trasladó los conciertos previstos para este viernes por la noche en la Nau Bostik a la Fabra i Coats por el aviso de lluvias intensas en la capital catalana. Pero eso no quitó que los botellones en la calle y los conciertos de las primeras horas de la madrugada se vieran afectados por la tormenta.

También, el ayuntamiento se vio obligado a cancelar el Toc d'inici, el acto tradicional que da inicio a las fiestas de la Mercè en la plaza de Sant Jaume, por la lluvia. También el primer concierto de Lucía Fumero y Rita Payés, que se iba a celebrar al aire libre, en el Teatre Grec de Montjuïc ha tenido que ser suspendido junto a la ballada de sardanes que se iba a celebrar en la plaza de la Mercè.