Ir a contenido

ANÁLISIS DEL 2018

¿Qué día de la semana llueve más en Catalunya?

Los viernes fueron los días de la semana que más precipitaciones registraron, según un análisis de Wireless DNA

En las ciudades de Barcelona y Madrid la contaminación es un factor que podría haber influido en la distribución de los chubascos

El Periódico

Sábado de lluvia el pasado mes de octubre en Barcelona.

Sábado de lluvia el pasado mes de octubre en Barcelona. / JORDI COTRINA

El 2018 ha sido sin duda un año húmedo en las comunidades del litoral mediterráneo, con multitud de episodios que han hecho superar varios registros. ¿Pero cómo se ha distribuido esa precipitación? ¿Es cierto el dicho de que siempre llueve cuando no hay escuela? ¿Qué día llueve más? Los resultados, claro, difieren en función de la zona donde se pone el foco y de la dimensión del territorio estudiado. Sin ánimo de llegar a grandes conclusiones científicas, un análisis de Wireless DNA para EL PERIÓDICO ofrece variadas y curiosas conclusiones.

Esta evaluación está basada en los datos recogidos entre el 1 de enero y el 30 de noviembre por todas las estaciones meteorológicas que tiene la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en Catalunya, desestimando los datos inferiores a un litro por metro cuadrado. Y aunque para establecer una tendencia clara y obtener unos resultados eficientes y considerables se debería analizar una serie de datos más longevos de hasta 30 años, dicho examen sí ofrece respuesta a una pregunta que mucha gente se ha formulado especialmente este 2018: ¿llueve más en sábado y domingo? 

Muchos meses de este año, por ejemplo, fueron considerablemente más copiosos en precipitaciones a lo largo y ancho de la península Ibérica que las estaciones de años anteriores. Y como en otros lugares, en el caso concreto de Catalunya depende de la zona estudiada para que acierten más o menos quienes tienen la percepción de que las nubes suelen descargar más cuando no hay escuela y cuando la mayoría de la población tiene unos días de descanso laboral. Los resultados, vaya por delante, no arrojan grandes ventajas hacia ninguna teoría.

El global de Catalunya

En el global de Catalunya, de acuerdo con los datos recopilados por Wireless DNA se puede ver cómo los días de la semana que más ha llovido son el viernes y el sábado, con 42 días cada uno, mientras que los que registran menos precipitaciones son los martes y jueves. No obstante, en cantidad de agua recogida, los mayores acumulados se han registrado los viernes, con 6.971 litros por metro cuadrado, seguidos de los domingos, con 6.892. El día que menos precipitación ha acumulado, con mucha diferencia, es el jueves, con 2.311 litros por metro cuadrado.

Acercando más el foco y reduciendo la escala para analizar los datos por provincias, el estudio de Wireless DNA sitúa a la de Lleida como líder en días con precipitación: 129 jornadas entre el 1 de enero y el 30 de noviembre. Unos resultados esperados, ya que la provincia leridana se encuentra muy influenciada por los efectos orográficos de los Pirineos. Tampoco resulta sorprendente que Tarragona, con 88 días pasados por agua, es la última de las cuatro provincias con menos precipitaciones. Pero, ¿y por días de la semana? En este caso, las demarcaciones de Barcelona y Tarragona tienen el lunes como el más pasado por agua de la semana, mientras que en Girona y Lleida es el domingo.

Con estos resultados resulta evidente que no se puede establecer una tendencia clara, al menos durante el último año. Sin embargo, los especialistas de Wireless DNA aún rizan más el rizo al centrarse en una estación meteorológica del centro de la ciudad de Barcelona y compararla con otra en el centro de Madrid, en el Retiro.

El ciclo semanal

¿Pero por qué? Porque hay diversos estudios que certifican que en muchas partes de Europa el tiempo sigue un ciclo semanal relacionado con la contaminación del aire. Según estas investigaciones, de lunes a viernes generamos mayor polución, aumentando así la cantidad de partículas higroscópicas en la atmósfera que se encargan de absorber luz solar, calentar el aire y alterar el régimen de vientos. Además, estas partículas se conforman como un núcleo perfecto para captar la humedad del aire y formar nubes que acaban descargando durante el fin de semana.

Es un patrón que puede producirse en algunas de las urbes más industrializadas y con mayor contaminación, pero que también está influenciado por las condiciones geográficas del lugar y por una componente caótica como es la dinámica atmosférica, que es la principal responsable de las precipitaciones. En este caso se puede ver que en Barcelona los días más lluviosos son los lunes, sábados y domingos y, en Madrid, los viernes, los domingos y los lunes.

Temas: Lluvias