En la avenida Josep Tarradellas

Unos 300 vecinos de Terrassa piden un mapa de ‘puntos negros’ en la ciudad a raíz de un accidente de tráfico mortal

El incidente ha motivado al Ayuntamiento a incorporar un nuevo semáforo en la avenida Josep Tarradellas

Veintiséis fallecidos en las carreteras desde el inicio de la operación de Semana Santa

Manifestación en Terrassa para reclamar un semáforo

Manifestación en Terrassa para reclamar un semáforo / Cedida

Clàudia Mas

Clàudia Mas

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Tener más seguridad (con más semáforos) y un mapa de ‘puntos negros’ en la ciudad. Estas reivindicaciones han sido abanderadas por unos 300 vecinos de Terrassa (Vallès Occidental), quienes se han concentrado, y han cortado el tráfico, este miércoles 12 de junio a las 19:30 h al final de la Avenida de Josep Tarradellas, el lugar que hace justo una semana se convirtió en el triste escenario donde un joven de 23 años falleció atropellado.

Ante el hecho, los vecinos no han tardado en reaccionar y se han concentrado para reclamar un semáforo en este punto, en lo que se conoce como "agujero negro", en una protesta organizada por la Federación de Asociaciones de Vecinos de Terrassa (FAVT), la Asociación de Vecinos de Pere Parres y la Asociación de Comercio de Can Boada.

La manifestación, más allá de la demanda de esta instalación, ha exigido la elaboración de mapas de puntos negros en todos los barrios de la ciudad, con la voluntad de que se aprueben en el Pleno municipal con carácter de urgencia y que estén listos en un plazo de dos años. “La señalización en esta zona se ha convertido en una reclamación histórica”, asegura el portavoz de la asociación de vecinos, Josep Parres, Txetxu Sanz.

El Ayuntamiento de la ciudad, ante el alud de críticas tras el incidente mortal de esta semana, anunció el martes 11 de junio la programación de la instalación de semáforos en la intersección entre la avenida de Josep Tarradellas y la calle de Balmes, adelantándose así a la manifestación. “Esta medida ya estaba contemplada en la programación anual de control y seguridad del servicio municipal de Movilidad; las peticiones de los vecinos y el trágico accidente han acelerado su implementación”, señalan fuentes municipales. Sin embargo, Sanz, en nombre de la asociación vecinal, lamenta que "no haya ninguna calendarización específica".

La avenida

Una de las arterias principales de Terrassa es justamente la avenida de Josep Tarradellas, configurada por cuatro carriles y un tráfico considerable que, según Sanz, "enfrenta una situación preocupante". La avenida pertenece a los barrios de Josep Parres y Gibraltar Lluis Companys, cuyos vecinos han estado clamando por medidas de seguridad debido al alto tráfico y los riesgos para los peatones. A pesar de que todas las intersecciones cuentan con semáforos, en la última no, únicamente hay una señal de ceda el paso, lo cual sigue siendo una preocupación persistente. La implementación del semáforo es una demanda histórica, respaldada por la realidad de los accidentes, según confirman desde las asociaciones vecinales.