Sanidad pública y transporte

Rubí, Sant Cugat y Terrassa proponen un bus lanzadera para conectar las tres ciudades con el Hospital de Terrassa

  • Los tres municipios han consensuado una propuesta para mejorar la línea de autobús interurbano B8

De izquierda a derecha: Mireia Ingla, Ana María Martínez y Lluïsa Melgares.

De izquierda a derecha: Mireia Ingla, Ana María Martínez y Lluïsa Melgares. / Ayuntamiento de Rubí

2
Se lee en minutos
El Periódico

La alcaldesa de Rubí, Ana María Martínez Martínez, la alcaldesa de Sant Cugat del Vallès, Mireia Ingla Mas, y la 3a teniente de Alcaldía del Ayuntamiento de Terrassa, Lluïsa Melgares Aguirre, han presentado este miércoles su propuesta para mejorar, con un bus lanzadera, la línea de autobús interurbano B8, que une Sant Cugat con el Hospital Consorci de Terrassa, pasando por Rubí.

Los tres municipios del Vallès Occidental, que aglutinan a una población de más de 385.000 personas, plantean la incorporación de un autobús lanzadera que conecte con este centro sanitario mientras no se construye un hospital comarcal.

Actualmente, el Hospital Consorci de Terrassa es uno de los centros hospitalarios de referencia para estas tres poblaciones, aparte de otros municipios de la zona. Este equipamiento sanitario está ubicado en la N-150 (entre Terrassa y Sabadell), a 7 km del centro de Terrassa, a 11 km del centro de Rubí ya 18 km del centro de Sant Cugat, unas distancias que obligan a las personas a desplazarse en vehículo privado motorizado o en transporte público.

Según las tres responsables políticas, la conexión actual en autobús (línea B8) es “del todo ineficiente por el elevado tiempo al llegar al hospital” (54 minutos desde Rubí y 75 minutos desde Sant Cugat) y su baja frecuencia de paso (70 minutos). Las ediles señalan que este hecho provoca quejas reiteradas por parte de la ciudadanía, puesto que supone una situación discriminatoria para aquellos colectivos que no disponen de vehículo privado motorizado.

Por este motivo, desde los servicios técnicos de los ayuntamientos de Rubí, Sant Cugat del Vallès y Terrassa se ha analizado en profundidad la situación actual de la línea B8 y se ha valorado la posibilidad de mejorar la conexión con el hospital con una lanzadera para garantizar una movilidad "más equitativa, sostenible y eficiente" en aquellos desplazamientos entre las tres ciudades.

Reducir el tiempo de trayecto

"Creemos que mientras no se aborda definitivamente la construcción de un hospital comarcal, nuestra demanda al menos servirá para atenuar los quebraderos de cabeza que representa desplazarse hasta Terrassa", ha explicado la alcaldesa de Rubí, Ana María Martínez. “Desde hace muchos años, Rubí persigue la construcción de un hospital de referencia en la ciudad”, recuerdan desde el consistorio.

Por su parte, la alcaldesa de Sant Cugat, Mireia Ingla, ha señalado que "cuando se tardan 75 minutos [desde Sant Cugat] para llegar al hospital, es obvio que el servicio no es útil". En este sentido, ha explicado que la propuesta planteada por los tres municipios reduciría este tiempo a 57 minutos en el caso de Sant Cugat y remarcó la importancia de que el recorrido sea el mismo de ida que de vuelta.

Noticias relacionadas

Por todo ello, los tres municipios han solicitado mantener una reunión con el máximo responsable del departamento de Vicepresidencia y de Polítiques Digitals i Territori de la, el conseller Jordi Puigneró Ferrer, para tratar esta situación y buscar posibles soluciones que faciliten el acceso de la ciudadanía al centro hospitalario.

Más noticias de Rubí y Terrassa en la edición local de EL PERIÓDICO