Espacio urbano y movilidad

La implatación de la zona de bajas emisiones entre los 58 proyectos de Terrassa para Next Generation

Entre las propuestas -que suman una inversión de más de 17 millones de euros- se incluye la compra del primer autobús eléctrico de la ciudad

Presentación de las propuestas de Terrassa para los fondos europeos Next Generation

Presentación de las propuestas de Terrassa para los fondos europeos Next Generation / Ayuntamiento de Terrassa

3
Se lee en minutos
El Periódico

El Ayuntamiento de Terrassa (Vallès Occidental) ha presentado 58 proyectos para la convocatoria de este año del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (MITMA) en el marco de los fondos europeos Next Generation.

El conjunto de iniciativas, que suman un coste de 17.378.216 euros, siguen tres grandes líneas de actuación: la implantación de la zona de bajas emisiones; priorizar el transporte público colectivo y la movilidad activa en entornos urbanos y metropolitanos; y la mejora y digitalización de la actividad de los servicios públicos de transporte.

"Muchos de los proyectos que presentamos a Next Generation tienen que ver con la mejora de la ciudad, priorizando el uso del transporte colectivo, ofreciendo una alternativa al vehículo privado (...) Hay que mejorar la accesibilidad, contribuir a la pacificación del tráfico y mejorar el transporte público, gracias a la tecnología y la digitalización de los servicios de control de tráfico", explica la teniente de alcaldía de Territorio y Movilidad, Lluïsa Melgares.

Zona de bajas emisiones

Entre los 58 proyectos de la propuesta municipal para la movilidad está la implantación de la zona de bajas emisiones, que los municipios de más de 50 mil habitantes deben crear antes de 2023.

El consistorio prevé la instalación de cámaras para el control de acceso de vehículos mediante la lectura de las matrículas asociada a la etiqueta ambiental. Paralelamente, también se prevé usar la infraestructura para controlar los accesos a las áreas peatonales y para el conteo de los vehículos que acceden por cada una de las puertas de entrada.

En relación al control de la ZBE, el Ayuntamiento de Terrassa ha solicitado la implantación de ocho paneles que informarán a la ciudadanía del estado de la calidad del aire en tiempo real, de restricciones que se activen o incidencias, entre otros.

Dos nuevos Park & Ride

Con tal de promover la intermodalidad de transporte, el consistorio propone crear dos nuevos Park & Ride: uno en la estación de Renfe Terrassa Est y un segundo en la estación de FGC de Les Fonts.

Esto implicará la instalación de cámaras de lectura de matrículas que permitirán vincular los usuarios del aparcamiento con usuarios del tren y, así, favorecer su uso.

Paralelamente, también se prevé incorporar un nuevo sistema inteligente de gestión de zonas de estacionamiento regulado con parquímetros inteligentes que permitan establecer una política de precios en función de la etiqueta ambiental.

Transporte público y movilidad activa

Dentro de la segunda línea de acción, relacionada con el transporte público y la movilidad activa, se incluye la compra del primes bus eléctrico de la ciudad. Con esta adquisición, la flota egarense contaría con 33 vehículos híbridos y uno eléctrico.

Para fomentar el uso del transporte activo se prevé la creación de nueve carriles bici y vehículos de movilidad personal (VMP) con tal de ampliar la red de itinerarios a 10.451 metros.

También se han presentado iniciativas para la mejora de la accesibilidad de varias calles y para ejecutar las obras necesarias para la peatonalización de algunas vías, la ampliación de aceras y la mejora de cruces.

La tercera batería de proyectos de esta línea contempla la mejora de la accesibilidad en los servicios públicos de transporte con la instalación de nuevas marquesinas y paradas accesibles.

Tercera línea y presupuesto

En cuanto a los proyectos de gestión inteligente y sostenible, el consistorio ha planteado un sistema de motorización de la movilidad para obtener datos sobre los desplazamientos a pie y en bicicleta o de detección de vehículos mediante sensores bluetooth para la obtención de información de tiempo de recorrido en tiempo real.

También se ha solicitado un programa de centralización semafórica para la digitalización de la gestión del tráfico en las vías de circulación de la red primaria que, se prevé, permitirá una mejor adaptación de los semáforos a las condiciones reales de circulación.

Noticias relacionadas

El coste total del proyecto asciende a 17 millones de euros, 12.872.377 de los cuales corresponden a la parte solicitada en la convocatoria del MITMA; 4.505.839 irán a cargo del Ayuntamiento; y los 100.000 restantes corresponden a una ayuda de la Diputación de Barcelona.

Más noticias de Terrassa en la edición local de EL PERIÓDICO

Temas

Terrassa