23 sep 2020

Ir a contenido

SEGURIDAD CIUDADANA

La Policía Municipal de Terrassa desaloja la nave de la calle Apolo en la que se celebraban fiestas ilegales

Esta es una de las primeras actuaciones de este tipo que el Ayuntamiento ordena para garantizar la "seguridad ciudadana y frenar los contagios de covid"

Se identificaron a cuatro personas que presuntamente habitaban el inmueble y se desalojó la nave, que a día de hoy ya tendría las entradas soldadas

El Periódico

Coches patrulla de la Policia Municipal de Terrassa.

Coches patrulla de la Policia Municipal de Terrassa. / AYUNTAMIENTO DE TERRASSA

La Policía Municipal, en coordinación con los Mossos d'Esquadra, desalojaron el pasado martes 25 de agosto una nave situada en la calle Apolo, donde se había detectado la organización de fiestas ilegales en las que, informa el Ayuntamiento, "se aglomeraban muchas personas procedentes de diferentes partes de Catalunya, convocadas a través de las redes sociales". 

Fue la teniente de alcaldía de Territorio y Sostenibilidad, Lluïsa Melgares, la que dio la orden a través de una resolución en la que se argumenta la "necesidad de la actuación ya que se trata de un inmueble que no admite el uso generalizado como vivienda, que la manca de las instalaciones de seguridad contra incendios supone un riesgo alto y que el uso de la nave es indebido, agravado por la situación de emergencia sanitaria por el covid-19".

La actuación, según ha explicado el consistorio egarense, se inició a las 9h con la intervención de siete agentes de la Policía Municipal y cuatro de los Mossos. También contaban con la presencia del regidor de Vía Pública, Protección Civil y Seguridad, Xavier Fernández Rivero, y varios trabajadores del servicio de gestión del espacio público del Ayuntamiento. 

Se identificaron a cuatro personas que presuntamente habitaban el inmueble y se desalojó la nave, que a día de hoy ya tendría las entradas soldadas

Durante la acción se identificaron a cuatro personas que presuntamente habitaban en el inmueble y "se les instó a desalojar la nave". Como ha detallado el gobierno local, las personas que lo ocupaban no opusieron resistencia pero pidieron un margen para poder retirar sus pertenencias, a lo que se les dio un margen hasta las 16h, dejando efectivos policiales en la zona para supervisar el desalojo. 

Así, a las 16h en punto se cerró el edificio con un candado y, en la mañana del pasado miércoles 26, trabajadores municipales habrían soldado las entradas a la nave. 

Esta, destaca el Ayuntamiento de Terrassa, es la primera de un seguido de actuaciones que el consistorio ha iniciado con tal de evitar aglomeraciones y la celebración de fiestas ilegales en la ciudad. Apuntan, "estas actuaciones van encaminadas a garantizar la seguridad de los ciudadanos y ciudadanas y frenar el aumento de contagios". 

Más noticias de Terrassa en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA