Ir a contenido

Apuestas deportivas

Desmantelan una organización que arreglaba partidos de tenis con 28 tenistas profesionales involucrados

La operación está relacionada con las apuestas ilegales e incluyó registros e Terrassa i Tarragona

ACN

Fachada del edificio intervenido. 

Fachada del edificio intervenido.  / ACN

La Guardia Civil ha desmantelado una organización que arreglaba partidos de tenis a través de sobornos a tenistas profesionales de las categorías ITF Futures y Challenger y después apostaba de forma masiva de acuerdo con lo pactado con el jugador. Hay 15 detenidos, entre los cuales se encuentran los jefes del grupo, y se han investigado hasta 68 personas. Entre los 83 implicados hay 26 tenistas profesionales. Uno de ellos participó en el último US Open.

Por orden de la Audiencia Nacional, la Guardia Civil hizo a finales de octubre registros en nueve provincias españolas, incluyendo entradas en Terrassa y en Tarragona. La operación se puso en marcha a partir de la denuncia que pusieron los responsables de la Tennis Integrity Unit (TIU), un organismo anticorrupción internacional.

A partir de la denuncia, los agentes centraron su investigación sobre un tenista español y consiguieron desenmascarar el entramado que había construido el grupo, que usurpaba miles de identidades de ciudadanos para hacer las apuestas y las vinculaba a cuentas de apostadores y monederos electrónicos donde cobraban las ganancias, y así no tributaban a Hacienda.

Los responsables del grupo, de nacionalidad armenia, utilizaban un tenista profesional como nexo entre ellos y el resto de miembros de la red. Una vez hecho el soborno, se desplazaban al lugar donde se jugaba el partido y comprobaban que el tenista cumplía con aquello pactado. También daban la orden de hacer las apuestas deportivas en diferentes puntos del Estado y del mundo. La organización funcionaba como mínimo desde febrero de 2017, lo que supone que han generado ganancias millonarias.

A finales de octubre se hicieron once registros simultáneos en domicilios de nueve provincias españolas. En Catalunya se produjeron entradas en Terrassa y en Tarragona. La Guardia Civil intervino 167.000 euros en efectivo, una arma corta, prueba documental de las identidades robadas, más de 50 dispositivos electrónicos, ordenadores, piezas de joyería, numerosas tarjetas de crédito y monederos electrónicos y cinco vehículos de alta gama.

También se han bloqueado e intervenido los saldos de 42 cuentas bancarias de los investigados, varios inmuebles, y cuentas asociadas a monederos electrónicos donde acumulaban importantes sumas de dinero utilizando ingeniería financiera.

Los detenidos transferían el dinero entre varias cuentas para acumularlo finalmente en cuentas bajo su control, siempre bajo identidades robadas. Se les acusa de los delitos de integración en organización criminal, corrupción entre particulares estafa, blanqueo de capitales, tenencia ilícita de armas y usurpación de identidad.

Más noticias de Terrassa en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA