Ir a contenido

Servicio Público

Terrassa asume definitivamente la gestión pública del agua

Se convierte en la primera ciudad catalana en apostar por la municipalización de este servicio a través de la empresa pública Taigua

ACN

El alcalde de Terrassa, Alfredo Vega, visita las instalaciones de la nueva empresa pública del agua Taigua.

El alcalde de Terrassa, Alfredo Vega, visita las instalaciones de la nueva empresa pública del agua Taigua.

La gestión del agua ya es pública en la ciudad de Terrassa. Desde este lunes, 10 de diciembre, la nueva empresa pública Taigua coge el relevo de Mina Aigües de Terrassa, la compañía que en los últimos 77 años ha prestado el servicio a la población.

De esta forma, la cocapital vallesana se convierte en el primer municipio de Catalunya y uno de los más grandes del Estado que apuesta por la gestión municipal directa como garantía de eficiencia, calidad, transparencia y participación.

“A partir de hoy el agua es de todos, estamos ante la expresión de la soberanía popular y legítima, que se ha manifestado por la mayoría de la composición del pleno municipal. Hoy consolidamos el agua como un derecho humano”, apunta el alcalde de Terrassa, Alfredo Vega.

El alcalde agradece la colaboración y participación de los grupos municipales, así como la tarea realizada por la Mesa del Agua. “Gracias a ellos y ellas estrenamos hoy un nuevo gobierno del agua en Terrassa, un gobierno transparente que tendrá en cuenta la participación de la ciudadanía, tanto a través del propio Consejo de Administración, como con el Observatorio del Agua, que se constituirá el próximo mes de enero”. Así mismo, también ha agradecido la tarea llevada a cabo todos estos años por Mina Pública d’Aigües de Terrassa S.A.

Largo y complejo camino

Para llegar a la gestión pública del agua, Terrassa ha hecho un largo y complejo camino con dos años de prórrogas y de recursos interpuestos por la empresa. Finalmente, el pasado mes de septiembre, se llegó a un pacto con la concesionaria. Taigua contratará varios servicios a Mina como el laboratorio, el mantenimiento informático o la lectura de contadores, y también le pagará un alquiler para poder instalarse en las mismas oficinas. La empresa pública subrogará los 117 trabajadores de Mina.

El 9 de diciembre de 2016 finalizó el contrato con Mina y se abrió el debate político y ciudadano sobre el modelo de gestión que debía tener el servicio a partir de aquel momento, que acabó decidiéndose con un amplio consenso social y político para la gestión pública directa.

Finalmente, el 22 de marzo de 2018 el consistorio dio luz verde de forma definitiva a la gestión directa del servicio de abastecimiento de agua mediante una entidad pública empresarial local, con los votos favorables de 20 de los 27 concejales del Ayuntamiento, los de PSC, TeC, ERC-MES y CUP.

El alcalde insiste que el traspaso que este lunes se hace realidad “no comportará ninguna afectación a la ciudadanía, ni se deberá realizar ningún trámite ni gestión relacionada”.

Más noticias de Terrassa en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA