Ir a contenido

Investigación

Un investigador de la UPC de Terrassa detecta nuevos patrones en el cambio climático

La oscilación térmica es menor en el Ártico, con menos picos de temperaturas frías, y mayor en la Amazonia, con picos de altas temperaturas

Efe

Dario Zappalá descubre otra perspectiva para estudiar el cambio climático.

Dario Zappalá descubre otra perspectiva para estudiar el cambio climático. / periodico

El investigador de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) Dario Zappalà ha descubierto un nuevo patrón del cambio climático al hallar grandes anomalías en las oscilaciones de las temperaturas cerca del Polo Norte, donde la amplitud térmica ha caído un 50 % desde 1979, y en la Amazonía, donde ha aumentado un 50 % en una década.

En su investigación, que publica la revisa científica 'Earth System Dynamics', Zappalà ha cuantificado y caracterizado estos cambios, y ha encontrado un patrón utilizando una metodología poco común en el estudio del cambio climático, que aplica a las oscilaciones y los cambios de amplitud y frecuencia de las temperaturas.

Según ha explicado Zappalà, "el clima del planeta es un sistema complejo, donde interactúan muchos elementos entre ellos mismos. Para entender su funcionamiento y cómo o por qué se producen los cambios, no es suficiente estudiar de manera aislada los elementos que lo integran".

Siguiendo esta premisa, Dario Zappalà, científico del grupo de investigación de Dinámica y Óptica no Lineal y Láseres (DONLL) de la UPC, ha descubierto este nuevo patrón de cambio que confirma, más allá del incremento de temperatura ya conocido, grandes cambios en determinadas regiones que podrían afectar de manera importante y en un período corto de tiempo el equilibrio climático del planeta.

Modelo matemático

Zappalà ha usado una metodología inusual en el estudio de las temperaturas, que se basa en el análisis de los resultados después de aplicar 'la transformada de Hilbert', una ecuación que también se ha utilizado, por ejemplo, para detectar terremotos o para estudiar el comportamiento de señales eléctricas y biomédicas.

"Nuestro trabajo proporciona una herramienta más para caracterizar el cambio climático, es decir, otra perspectiva desde la que analizarlo. Cuantas más perspectivas diferentes tengamos, mejor podremos entender qué está pasando y, por tanto, mejor podremos actuar", ha argumentado.

El investigador de la UPC ha analizado la frecuencia y la amplitud de las oscilaciones de temperatura y ha encontrado grandes cambios en el norte de Finlandia y en la Amazonía.

Los datos con que ha trabajado han sido extraídos de los que generan los satélites desde 1979, año en que se empezaron a obtener.

Según el patrón de cambio climático descubierto por Zappalà, desde 1979, en el área cercana al Polo Norte (en el norte de Finlandia) la amplitud de la oscilación de temperatura ha disminuido alrededor de un 50% y los picos de temperatura muy baja se han reducido muy significativamente durante los últimos 10 años debido a la fusión de los hielos polares.

En cuanto a la zona de la Amazonia, Zappalà ha comprobado que la amplitud de la oscilación de temperatura ha aumentado un 50% debido a la disminución drástica de lluvias en esta área estratégica para el sistema climático de la tierra. En esta zona, según Zappalà, la diferencia de temperatura entre la estación seca y la lluviosa ha aumentado, con picos de muy alta temperatura durante los últimos 10 años.

Además, el investigador también ha descubierto patrones de cambio estudiando las fluctuaciones rápidas de temperatura. El área donde se producen estas fluctuaciones se encuentra en los trópicos y se denomina 'zona de convergencia intertropical'. El trabajo de Dario Zappalà confirma que esta zona de convección se está desplazando hacia el norte, lo que supone un cambio importante de la dinámica de temperatura desde 1979 hasta ahora.

Según el investigador, "nuestro trabajo es una prueba concluyente que evidencia un cambio climático de proporciones importantes. Hemos demostrado con pruebas de significación estadística que los cambios son reales y sistémicos, y no son fruto del azar".

"Además, hemos aplicado el análisis en dos importantes bases de datos, obtenidos con modelos diferentes aplicados a medidas de satélites y estaciones meteorológicas, y los resultados son muy similares en las mismas áreas sensibles de nuestro planeta, lo que confirma también su validez", ha concluido Zappalà, que ha contado con la colaboración de Cristina Masoller (UPC) y de Marcelo Barreiro, de la Universidad de La República de Montevideo (Uruguay).

0 Comentarios
cargando