Ir a contenido

Juicio

La joven de Terrassa detenida por adoctrinar yihadistas acepta dos años de cárcel

También será expulsada del Estado por llevar a cabo una intensa actividad a través de las redes sociales a favor del Daesh

ACN

La joven detenida en una operación de los Mossos d’Esquadra contra el terrorismo yihadista en Terrassa en abril de 2017 acepta una condena de dos años de cárcel y que se la expulse del Estado. La joven, de 20 años, estaba acusada de un delito de autoadoctrinamiento y enaltecimiento terrorista y descrédito a las víctimas y la Fiscalía de la Audiencia Nacional pedía un total de siete años de cárcel.

Según la Fiscalía, la chica había realizado un “trabajo intenso de publicación y difusión de contenidos en las redes sociales sobre la doctrina del terrorismo yihadista para “captar y adoctrinar” adeptos para que se unieran al Estado Islámico, especialmente a través de Youtube, Facebook e Instagram. También utilizaba imágenes de este tipo como avatar en los perfiles de Whatshapp y de Telecom.

Después de llegar a un acuerdo con la defensa, la Fiscalía rebajó la petición de pena y retiró la acusación por enaltecimiento del terrorismo, pero mantuvo la de adoctrinamiento. Un delito por el cual ha solicitado una condena de dos años de cárcel, además de la expulsión del territorio estatal. La joven ha aceptado la pena y después de salir del territorio no podrá volver en un plazo de cinco años.

Según recoge la Fiscalía, la chica se habría sumergido en “un proceso intenso de radicalización religiosa” propiciado por el contacto con personas afines a los postulados del terrorismo yihadista, como varios detenidos en la operación Caront, uno de los cuales había sido su pareja. El proceso de radicalización de la joven se había complementado con un “consumo masivo” de una gran variedad de contenidos divulgados por las estructuras propagandísticas de Daesh.

Los Mossos d’Esquadra detuvieron a la joven, de nacionalidad marroquí, en una operación contra el terrorismo yihadista que tuvo lugar en Terrassa el 5 de abril de 2017 y que fue ordenado por el juzgado central número 3 de la Audiencia Nacional.

En su momento, el entonces conseller de Interior, Jordi Jané, destacó que con la operación los Mossos habían evitado que terceras personas se siguieran “radicalizando”. El objetivo de la captación eran las mujeres, a quienes animaba a integrarse al Estado Islámico y, por ejemplo, tener hijos para incorporarlos a la causa yihadista, además de exaltar a los terroristas.

Más noticias de Terrassa en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA.

0 Comentarios
cargando