Ir a contenido

Terrassa crea una tasa para viviendas vacías que comenzará a cobrar en 2014

El Ayuntamiento presenta una propuesta de ordenanzas que buscan la "moderación " en la presión fiscal

ACN / Terrassa

El Ayuntamiento de Terrassa ha creado una nueva tasa para viviendas o edificios que estén vacíos de manera injustificada. Esta es la principal novedad del proyecto de ordenanzas fiscales para 2014 que el consistorio ha presentado este viernes a los grupos municipales en el marco de una comisión informativa extraordinaria.

La propuesta del Ayuntamiento de Terrassa crea una nueva tasa por la tramitación de expedientes para la desocupación permanente e injustificada de una vivienda o un edificio de viviendas. Con esta nueva tasa el consistorio pretende continuar en su política para garantizar el derecho a la vivienda. La nueva tasa no afectará a la gran mayoría de familias que no tengan la obligación de hacer declaración de patrimonio.

Otra de las novedades es la introducción de una graduación en la bonificación de la plusvalía en caso de herencia. Hasta ahora, todas las fincas que se heredaban como vivienda habitual tenían una bonificación del 95% pero a partir de 2014 la bonificación será de entre el 20% y el 95 % según el valor del suelo.

Más allá de estas novedades, el incremento general en los principales e impuestos será del 1, 5%. En el caso del IBI y la plusvalía, si hay incremento del valor catastral, el incremento no será superior a ese 1,5 %. En cuanto al impuesto de vehículos de tracción mecánica y el de construcciones, se congelan.

Por otra parte, se mantendrán las bonificaciones existentes y las facilidades de aplazamiento y fraccionamiento o de ayuda en el pago. Además, el primer plazo del IBI se adelanta del 28 de febrero al 31 de enero porque de esta manera se consigue un avance en la tesorería a principios de año que busca dar respuesta al retraso en los pagos de la Generalidad. En esta línea, la tasa de mantenimiento y conservación del cementerio pasará a tener un calendario concreto, del 2 de mayo al 31 de junio.

El Ayuntamiento ha defendido que son unas ordenanzas diseñadas "para mantener la solvencia económica del municipio" y deben permitir al Gobierno hacer unos presupuestos que garanticen recursos suficientes.

En esta ocasión, no se han presentado las ordenanzas y los presupuestos de manera conjunta ya que el consistorio afirma que quiere elaborar las cuentas con el mínimo de incertidumbres posibles.

Lea más informaciones de Terrassa en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA