La final femenina

Wimbledon corona a Rybakina, una tenista nacida en Moscú

La jugadora, nacionalizada kazaja en 2018, se impuso en la final a la tunecina Ons Jabeur

Rybakina besa su trofeo de campeona de Wimbledon.

Rybakina besa su trofeo de campeona de Wimbledon. / Wimbledon

2
Se lee en minutos
Jaume Pujol-Galceran
Jaume Pujol-Galceran

Periodista

ver +

Si Wimbledon no quería tenistas rusos y bielorrusos en sus pistas, no ha podido evitar que una tenista nacida en Moscú, Elena Rybakina, inscriba su nombre, eso sí, bajo la bandera de Kazajistán, país que la acogió hace cuatro años, aún cuando no se había producido la invasión de Putin en Ucrania. Rybakina se impuso este sábado por 3-6, 6-2 y 6-2 a la tunecina Ons Jabeur, en 1 hora y 50 minutos.

El torneo británico ha coronado, además, a una campeona primeriza en una final de Grand Slam, después de la checa Barbora Krejcikova, que ganó Roland Garros, y la británica Emma Raducanu, en el Abierto de Estados Unidos, ambas en 2020. 

Victoria con remontada

La tenista kazaja remontó un set en contra a Jabeur, que parecía lanzada a la victoria. La tenista tunecina, de 28 años y 3 mundial, se encogió ante la potencia de golpes de Rybakina, más valiente en su juego. La ansiedad y la presión de poder convertirse en la primera tenista africana que conquistaba un Grand Slam la llevaron a una dura derrota, en la que no pudo dejar escapar las lágrimas al final del partido.

"Estoy feliz de que se haya acabado. Nunca he sentido algo así. No me esperaba llegar a la segunda semana de Wimbledon", decía en la pista, donde se la vio sonreír por primera vez y celebrarlo con su familia.

Rybakina, de 23 años y 23 mundial, no hubiese estado en la final si no se hubiera acogido a la ciudadanía kazaja. "Ahora juego para Kazajistán, estoy feliz de representar a este país que creyó en mí”, decía.  La tenista, que tiene a toda su familia viviendo en Rusia, se mostró esquiva cuando le preguntaron por si apoyaba la guerra. "Perdona pero no te entiendo, mi inglés no es bueno", zanjó.

Noticias relacionadas

Rybakina representó a Rusia a nivel júnior, con presencia en los Grand Slams, y también en sus inicios en el circuito profesional de la WTA e ITF, hasta que a mediados de 2018, cuando ya estaba en el top 200, cambió su bandera a cambio de apoyo económico y de representar a ese país en el ámbito deportivo.

Es una práctica común en ese país fronterizo con Rusia, que también nacionalizó a Mikhail Kukushkin, Alexander Bublik y Yulia Putintseva entre otros tenistas conocidos a nivel internacional. Wimbledon es el tercer título de su carrera después de Bucarest (2019) y Hobart (2020). La tenista kazaja, 23 mundial, solo había ganado un partido en hierba en sus anteriores torneos de preparación.

Temas

Wimbledon