TENIS

Djokovic se cuela en su octava final de Wimbledon

El serbio se impone al británico Norrie y buscará este domingo su 21 Grand Slam ante el australiano Kyrgios

Djokovic celebra un punto ante Norrie.

Djokovic celebra un punto ante Norrie.

3
Se lee en minutos
Jaume Pujol-Galceran
Jaume Pujol-Galceran

Periodista

ver +

Ya solo le queda un partido. Novak Djokovic logró la 27ª victoria consecutiva en Wimbledon al vencer al tenista británico Cameron Norrie por 2-6, 6-3, 6-2 y 6-4 y se plantó por cuarta vez seguida en la final del torneo en busca de su 21 Grand Slam y el séptimo título sobre la hierba del All England Tennis Club de Londres.

Ausente Rafael Nadal de las semifinales, lesionado, al tenista serbio le espera el díscolo australiano Nick Kyrgios para impedir que extienda un poco más su reinado sobre el jardín del añorado Roger Federer. "El trabajo no ha terminado", aseguraba en la pista tras alcanzar su 32 final de Grand Slam, superando las 31 de Federer y las 30 de Nadal.

Ambiente de gala en la central. Hacía nueve años que un tenista británico no tenía la posibilidad de jugar la final de Wimbledon. El último de ellos había sido Andy Murray en 2013. El tenista escocés entonces ganó el título ante Novak Djokovic. El recibimiento de Cameron Norrie, con ovación y el público en pie, fue un chute de adrenalina para el tenista británico que tuvo una salida espectacular. "Me siento capaz de ganar a cualquiera en estas pistas", había dicho tras alcanzar sus primera semifinales en un Grand Slam.

Punto espectacular

Y lo demostró de entrada rompiendo el servicio de Djokovic. El exnúmero 1 encajó el golpe para recuperarlo en el siguiente, pero no debía esperar que le respondiera con más contundencia, rompiéndole el servicio otras dos veces, para ganar el primer set en poco más de media hora. La grada de Wimbledon vibraba ante la actuación de su compatriota, el 12 del mundo, nacido hace 26 años en Johannesburgo (Suráfrica). Eso si, Djokovic se ganó la primera gran ovación en un punto espectacular que ganó con una dejada, un willy y un posterior globo a espaldas de Norrie, que quedará en la memoria de la 122ª edición del torneo.

El calor que hacía en Wimbledon (29 grados) parecía haber aplatanado a Djokovic que encadenaba los errores no forzados (12) y no encontraba la manera de desbordar a Norrie. El tenista serbio no se fue a los vestuarios a darse una charla como hizo ante Jannick Sinner, pero se puso una gorra para protegerse del sol.

Su actitud cambió para encadenar con su saque dos juegos en blanco y poner en aprietos por primera vez a su rival con dos 'break points' que no concretó en el cuarto y el sexto juego. Pero no desperdició el tercero (5-3) y, en el siguiente juego, ganó el set y devolvió las cosas a la lógica y la tranquilidad a las casas de apuestas. Djokovic ya no dejó escapar a la presa.

Noticias relacionadas

El tenista serbio se apuntó el tercer set, cediendo ya solo dos juegos y ganando el cuarto con un punto de saque para certificar, en 2 horas y 34 minutos, su pase a la final por cuarta vez consecutiva en busca de su séptimo título en Wimbledon después de haber ganado el año pasado a Matteo Berrettini, en tres ocasiones a Roger Federer (2019, 2015 y 2014), Kevin Anderson (2018) y Rafael Nadal (2011).

38 victorias en la central

Este domingo le espera en la central el australiano Kyrgios, que disputará su primera final de Grand Slam y que no tuvo que jugar las semifinales por el abandono de Nadal lesionado con una rotura abdominal. Djokovic se presenta como favorito sobre un escenario donde suma una racha de 38 victorias consecutivas sin perder en la central, desde que cayó con Murray en 2013, aunque ante Kyrgios ha perdido en las dos ocasiones anteriores que se han cruzado.