TERREMOTO EN EL TENIS

Djokovic, un incierto futuro tras su expulsión de Australia

  • El número 1 del mundo, que no podrá defender el título en Melbourne, no cumple ahora mismo los requisitos para jugar en Estados Unidos, Canadá y Francia

  • El tenista se siente "tremendamente decepcionado" y el presidente serbio habla de "maltrato a una persona y un país"

Djokovic, en el aeropuerto de Melbourne para dejar Australia. Loren Elliott | Reuters

Djokovic, en el aeropuerto de Melbourne para dejar Australia. Loren Elliott | Reuters

4
Se lee en minutos
Jaume Pujol-Galceran
Jaume Pujol-Galceran

Periodista

ver +

Novak Djokovic ha perdido. El número 1 mundial no podrá empezar a defender este lunes el título que ganó el año pasado en Melbourne, noveno de su colección de Grand Slams australianos, y no podrá volver a entrar en Australia en los próximos tres años. Los tres jueces del Tribunal Supremo australiano, presidido por James Allsop, decretaron por unanimidad la expulsión del país y sin apelación posible.

Durante casi cuatro horas, Nick Wood, responsable del equipo de abogados de Djokovic, intentó impedir la deportación del tenista serbio después de que el ministerio de Inmigración del gobierno australiano le denegara una segunda visa, al considerar que su presencia en territorio australiano representaba un peligro para la salud pública y el orden al contradecir las normas decretadas contra el covid-19 en el país.

El expediente de 268 páginas, en el que Djokovic presentaba declaraciones juradas en las que aceptaba los errores cometidos en su primer visado, al llegar el 5 de enero a Melbourne y omitir su viaje a Marbella el pasado 30 de diciembre, no fue ni tenido en cuenta. A las 22.50 de la noche del domingo en Australia, Djokovic tomaba un avión hacia Dubái, mostrándose "tremendamente decepcionado". El número 1 mundial se tomará ahora "un poco de tiempo para descansar y recuperar antes de hacer más comentarios sobre la situación". 

Djokovic sale del Park Hotel camino a una audiencia, el sábado.

/ James Ross / Reuters

Después de 11 días de un culebrón que ha tenido en vilo a medio mundo, Djokovic se marcha de Australia con una derrota fuera de las pistas y con la inseguridad de un futuro incierto deportivamente ante su negativa a vacunarse.

Un torneo descabezado

La expulsión de Djokovic deja el torneo descabezado sin el número 1 mundial, algo que no sucedía en ningún Grand Slam desde hace 13 años, y abre las expectativas de sus máximos rivales por el título.

La sustitución del tenista serbio por el italiano Salvatore Caruso (150º mundial) deja descompensado la parte alta del cuadro en la que los tenistas más beneficiados serán el alemán Alexander Zverev (3) y Rafael Nadal (6), uno de los cuales teóricamente debería cruzarse al campeón en las semifinales. Sin Djokovic en la pista Daniil Medvedev (2) será el gran favorito al título que se le escapó el año en la final ante el serbio.

La temporada se complica

Los problemas no se acaban con la deportación en Australia. La temporada 2022 se presenta muy complicada para el tenista serbio que tampoco cumple ningún requisito para entrar actualmente en Estados Unidos y Canadá, donde en marzo iba a jugar los Masters 1.000 de Indian Wells y Miami , así como el próximo verano los Masters 1.000 de Canadá, Cincinnatti y el US Open.

Djokovic, en su último entrenamiento en las pistas del Abierto de Australia antes de ser deportado.

/ Diego Fedele / Efe

El calendario tenístico de Djokovic se reducirá también en el resto del circuito. Si quiere jugar en Wimbledon deberá pasar antes una cuarentena de 10 días en Gran Bretaña.

El serbio ha sufrido a última hora de este domingo un gran varapalo. El Gobierno francés ha optado por vetar la participación de no vacunados en recintos deportivos, por lo que Djokovic ha quedado fuera de Roland Garros. De momento, podrá jugar en Montecarlo, Madrid y Roma, aunque en Italia deberá estar sometido a unas duras restricciones, saliendo del hotel solo para entrenar o jugar.

Récords en peligro

A sus 34 años, el todavía número 1 mundial tendrá mas difícil la consecución de los récords por los que dice que sigue jugando. De momento pierde la oportunidad de ganar el 21º Grand Slam de su carrera y corre peligro de perder el número 1 mundial donde llevará instalado este lunes 351 semanas y perseguía al récord absoluto de Steffi Graf con 377.

Daniil Medvedev podría arrebatarle la plaza de número 1 si alcanza la final de Australia (1.200 puntos) o gana el título (2.000 puntos). Actualmente Djokovic lidera el ranking con 11.015 puntos, por delante del tenista ruso, con 8.935 puntos. 

Serbia se indigna por el trato

Aleksandar Vucic, presidente de Serbia, considera la expulsión de su compatriota una decisión puramente política y se quejó este domingo de "una caza de brujas" y "un maltrato contra una persona y un país". El primer ministro serbio habló personalmente con Djokovic para trasladarle su apoyo: "Le dije que me muero de ganas de que venga a Serbia". 

Seguidores de Djokovic siguen el desenlace del juicio a Djokovic.

/ Loren Elliott / Reuters

Noticias relacionadas

Por contra, el primer ministro australiano, Scott Morrison, expresó su satisfacción por el fallo judicial al justificar que la decisión responde al "interés público, por motivos de salud" del gobierno australiano, que desde el inicio de la pandemia aplica una de las políticas más duras del mundo contra el covid-19 y la lucha por el repunte de contagios en los últimos meses.

La ATP evita el conflicto y habla del "final de una serie de hechos profundamente lamentables", pero valora que "hay que respetar las decisiones de las autoridades judiciales en materia de salud pública" y pide tiempo para "sacar lecciones" de este caso.