La situación del tenista serbio

Australia estudia si cancela el visado de Djokovic pese a su victoria judicial

  • Un tribunal australiano anula la decisión del Gobierno australiano y deja en libertad al tenista.

  • El ministro de Inmigración, Alex Hawke, valora si aplica la parte más dura de la ley para expulsar al jugador y no dejarlo entrar en el país durante tres años.

Djokovic, en las pistas de Melbourne, junto a su séquito. / TWITTER / NOVAK DJOKOVIC

Djokovic, en las pistas de Melbourne, junto a su séquito. / TWITTER / NOVAK DJOKOVIC

5
Se lee en minutos
Sergi López-Egea
Sergi López-Egea

Periodista

ver +

El ministro de Inmigración de Australia, Alex Hawke, estudiará durante la mañana del martes (madrugada española) si cancela nuevamente el visado a Novak Djokovic después de que este lunes un tribunal de Melbourne haya ordenado su liberación. El número uno del tenis mundial se encontraba retenido desde el jueves pasado en un hotel de la capital del estado de Victoria por no estar vacunado contra el covid-19.

El juez Anthony Kelly, del Tribunal del Circuito Federal de Melbourne, ordenó al Gobierno australiano implementar la orden de liberación de Djokovic en los 30 minutos siguientes a su fallo, entregarle el pasaporte y los efectos personales y pagar los costes legales del jugador.

Djokovic, en principio, podría jugar el Abierto de Australia. O quizá no. Todo depende de si el ministro Hawke le aplica el artículo 133 de la ley de inmigración, el apartado más duro de la legislación, que aparte de significar la deportación inmediata de la estrella serbia, le impediría entrar en Australia los próximos tres años. Hawke podía haber tomado la decisión dentro de las cuatro horas siguientes al fallo judicial pero al caer la noche australiana (10 horas más que en España) dejó la decisión para el día siguiente, según informa el diario 'The Age'.

El abogado que actuó en nombre del Gobierno australiano, Christopher Tran, avisó al tribunal que el ministro de Inmigración iba a considerar si ejercía "el poder personal de cancelación" del visado del tenista a pesar de la decisión del juez, quien respondió con ironía a la advertencia. "Gracias por el aviso; habría sido inflamatorio enterarme de madrugada de ello". Según las leyes australianas, el Gobierno federal no tiene que avisar al juez en el supuesto de que revoque su veredicto. "El ministro está considerando cancelar nuevamente el visado de Djokovic", dijeron fuentes del Ministerio de Inmigración a los medios locales.

La decisión judicial dio alegría al centenar de seguidores de Djokovic, muchos de ellos serbios, que aguardaban el veredicto a las puertas del tribunal. Se escucharon tambores, se vieron bailes y cánticos de "Nole, Nole, Nole". Estos mismos aficionados se dirigieron luego hacia el despacho de abogados que ha asesorado el tenista. Hacia las 21.30 hora local (11.30 horas en España) fueron disueltos con gas pimienta por la policía, según la prensa local. Algunos aficionados tuvieron que ser atendidos a consecuencia de la carga de los agentes. En Australia no se andan con chiquitas.

Los argumentos del juez

El juez del caso ya había dado pistas sobre el sentido de su dictamen al interrogar al abogado del ministerio de inmigración sobre "qué más podía haber hecho este hombre" durante la vista después de escuchar al equipo legal de Djokovic. El letrado del tenista expuso que Djokovic cumplió con los requisitos del consejo en inmunización de Australia, recibió un permiso de viaje del Gobierno federal, recibió también la exención médica de Tennis Australia (la federación nacional) y además proporcionó en la aduana la documentación de dicha exención, principalmente el documento oficial con la prueba positiva de una PCR realizada el 16 de diciembre en Belgrado.

El juez Kelly basó su dictamen en que la decisión del Gobierno de revocar su visado fue tomada sin dar tiempo al número uno del mundo a responder al aviso. En este sentido, el magistrado consideró "no razonable" la cancelación por:

  • A Djokovic se le dijo a las 5.20 de la mañana del jueves que tenía hasta las 8.30 de tiempo para replicar a la cancelación del visado.

  • Los argumentos de de Djokovic no se buscaron hasta las 6.14 horas y la autoridad aduanera tomó la decisión oficial a las 07.42 h. “El afectado fue, por tanto, negado incluso una respuesta hasta las 8.30h", indicó el juez.

  • Si Djokovic hubiera tenido al menos hasta las 08.30 h, podría haber realizado consultas y dar respuesta a por qué su visado no debía ser cancelado.

La vista fue interrumpida en varias ocasiones por problemas con la conexión online. Nada más comenzar, el juez ordenó que a Djokovic se le permitiera salir del hotel en que se encontraba retenido junto a otros ciudadanos en su misma situación para seguir el desarrollo de lo que ocurría dentro del tribunal.

Tensión diplomática

Queda por ver ahora si Djokovic podrá disputar el Abierto de Australia, que empieza el 17 de enero y en el que busca su 21º título de Grand Slam, el que le podría por delante de Rafa Nadal y Roger Federer, que suman 20 cada uno.

Noticias relacionadas

La vista fue seguida con enorme interés en todo el mundo y en particular en su Serbia natal, donde el caso se ha convertido en un asunto de Estado y ha tensado las relaciones diplomáticas entre los gobiernos de Australia y Serbia. Precisamente, este lunes, el padre del tenista, Drajan Djokovic, dio por hecho de que su hijo volvería a ser detenido para ser expulsado de Australia.

"Esta es una gran derrota para el Gobierno australiano", reflexionó el hermano menor del número uno, Djordje Djokovic, a una cadena de televisión serbia, donde subrayó que todo el caso "tiene que ver con la política y solo la política". "Están siendo muchas noches sin dormir para toda la familia. Son momentos difíciles y Novak está demostrando lo persistente que es, lo mucho que cree en sus ideales y el gran hombre que es. Pero ha sido una gran derrota de las autoridades australianas", añadió el hermano del tenista.