TRASLADADO A UN HOTEL

Australia expulsa a Djokovic por no estar vacunado contra el covid

  • El número 1 había sido retenido por un problema burocrático con su visado después de que su presencia en el Abierto de Australia por exención médica indignara al país

  • El primer ministro australiano puso en marcha el procedimiento para "enviar a Djokovic a casa en el primer avión" en una prueba de que el caso del tenista se ha convertido en una cuestión de Estado

Djokovic se coloca una mascarilla.

Djokovic se coloca una mascarilla.

5
Se lee en minutos

El Gobierno australiano ha rechazado el visado del tenista Novak Djokovic y le exige abandonar el país este jueves, por lo que no podrá disputar el Abierto de Australia.

El número uno del mundo estuvo retenido en el aeropuerto de Melbourne desde que aterrizó en la medianoche del martes tras haber recibido una exención médica que le permitía jugar el primer Grand Slam del año.

Sin embargo, un miembro de su equipo realizó mal la solicitud del visado, sin tener en cuenta dicha exención para no vacunados, y el tenista estuvo aislado a la espera de que las autoridades tomaran una decisión sobre si dejarle pasar al país o no.

La audiencia, el lunes

Después de ocho horas retenido, fue trasladado a un hotel con otros viajeros en circunstancias similares a la espera de la previsible expulsión a no ser que prospere la apelación presentada por los abogados de Djokovic con la intención de permanecer en el país para poder disputar el Abierto de Australia. El jugador persigue el récord de 21 Grand Slams, cifra con la que superaría a Roger Federer y Rafa Nadal.

Según ha adelantado The Guardian la audiencia para decidir la deportación o la aceptación del visado del tenista se pospone hasta el lunes, por lo que Djokovic tendrá que permanecer en cuarentena en el Park Hotel de Melbourne hasta entonces. El juez Anthony Kelly ha pedido a los abogados de las partes que preparen sus recursos durante el fin de semana.

"Es la lucha del mundo"

Para lograr la exención, Djokovic había alegado que ya pasó el Covid-19 en los últimos meses y así, supuestamente, no vacunarse, como tenían la obligación de hacer todos los tenistas que quieren participar en el primer Grand Slam de la temporada.  

Según datos de la ATP, prácticamente el 100% de los primeros 100 tenistas del mundo han recibido ya las dos dosis de la vacuna, que era requisito imprescindible para entrar a Australia.

Srdjan Djokovic, padre del tenista, confirmó que el número 1 mundial estuvo retenido en una sala del aeropuerto de Tallarine custodiado por dos policías, solo y sin su móvil durante varias horas.

El padre se mostró indignado en palabras a la agencia rusa Sputnik: “No tengo ni idea de lo que está pasando. Llevan cinco horas teniendo a mi hijo en cautividad. Esta es una lucha del mundo liberal, no solo de Novak, ¡es una lucha de todo el mundo!”.

El extenista Goran Ivanisevic, técnico de Djokovic, colgó una foto en Instagram en estado de espera con un texto elocuente: "No es el típico viaje al país de allá abajo".

Gran indignación

La llegada de Djokovic ha generado una indignación en el país, principalmente en Melbourne, la ciudad que sufrió el confinamiento más largo del mundo, así como por toda Australia, que ha sido una de las naciones que más restricciones impuso sobre sus fronteras.

La ministra de Interior la ministra australiana del Interior, Karen Andrews, indicó que en la frontera Dkojovic debería demostrar que no puede ser vacunado. "Si bien el Gobierno (regional) de Victoria y Tenis Australia pueden permitir que un jugador no vacunado compita en el Abierto de Australia, es el Gobierno de Australia el que hará cumplir nuestros requisitos en la frontera australiana", dijo Andrews en un comunicado.

«Si no está vacunado, deberá explicar las razones médicas para poder viajar en las mismas condiciones que las personas vacunadas». [...] Si esta prueba no es suficiente, será tratado como todas las demás (no vacunados)», declaró el primer ministro australiano Scott Morrison de forma contundente. En concreto, amenazó al tenista serbio de «enviarlo a casa en el primer avión».

Y lo cumplió. "El visado del señor Djokovic ha sido cancelado", escribió anoche. "Las reglas son las reglas, especialmente cuando se trata de nuestras fronteras. Nadie está por encima de estas reglas. Nuestras fuertes fronteras han sido cruciales para que Australia tuviera uno de los porcentajes de muertes por covid más bajos del mundo, seguiremos vigilantes".

Nuevas explicaciones

El bloqueo al tenista serbio se convirtió en un asunto de Estado también para Serbia. De hecho, cuando Djokovic recuperó el móvil, pudo hablar con el presidente de su país, quien le mostró todo su apoyo.

"Acabo de terminar una conversación telefónica con Novak Djokovic. Le dije que toda Serbia está con él y que nuestras autoridades están tomando todas las medidas para que pare el acoso al mejor tenista del mundo en el menor tiempo posible", dijo Aleksandar Vucic en una publicación en sus redes sociales.

En el centro de la diana

El director del torneo, Craig Tiley, objeto de numerosas críticas, volvió a explicar para una cadena local la decisión de conceder la exención médica. “Para los tenistas es un proceso incluso más denso que para cualquier otra persona porque tienen que someterse al escrutinio de un comité más, el cual evalúa las solicitudes sin considerar al solicitante para después conceder las exenciones cuando se considera menester”, comentó al canal de televisión australiano Nine.

Tiley, que ha estado en el centro de la diana este miércoles por gran parte de la sociedad australiana tras la noticia, animó al serbio para que hiciera pública la razón por la cual se le ha concedido la exención médica con el objetivo de calmar la tormenta generada. No lo logró.

Críticas de deportistas

«Debo reconocer que, hasta este anuncio, pensé que el serbio renunciaría a disputar el torneo, o bien que se inyectaría la vacuna», escribía sorprendido , Toni Nadal, en un artículo en El País. 

Noticias relacionadas

No encontró Djokovic solidaridad entre los deportistas australianos. «Me encantaría verlo jugar en Melbourne pero si hay una razón para su exención que la diga. Deberíamos saberla», valoraba el campeón australiano, Rod Laver, en ‘The Sun’.

«Creo que si fuera yo el que no estuviera vacunado no recibiría esa exención médica», decía Jamie Murray (hermano de Andy Murray). «Los australianos hemos pasado por meses muy complicados, y hemos tenido que estar muchos meses confinados en sus casas. Entiendo que haya muchas personas que se sientan frustradas con la decisión», valoraba la australiana Ashleigh Barty, número 1 mundial .