Tenis

Gerard Piqué se queda sin el reclamo de España en la Copa Davis

  • La eliminación del campeón a manos de Rusia es un duro golpe para el interés del público español que Kosmos confía aliviarlo con la presencia de Djokovic y Medvedev, número 1 y 2 del mundo, en el Madrid Arena.

Pique, este domingo en Madrid siguiendo la Davis.

Pique, este domingo en Madrid siguiendo la Davis. / EFE

4
Se lee en minutos
Jaume Pujol-Galceran
Jaume Pujol-Galceran

Periodista

ver +

La presencia de España en la fase decisiva de la Copa Davis para defender el título ganado en 2019 era vital para el reclamo del público en el Madrid Arena el próximo fin de semana. La eliminación del equipo de Sergi Bruguera, en la fase de grupos, será un problema más para Kosmos, la empresa de Gerard Piqué, que confiaba en tener a los españoles este jueves en los cuartos de final.

La imagen de Fernando Verdasco, director del torneo, animando desde las gradas como un seguidor más a sus excompañeros, ponía en evidencia la necesidad de la victoria española. En las dos eliminatorias jugadas por España en la fase de grupos ante Ecuador y, especialmente, el domingo ante Rusia, las 9.155 localidades del antiguo Rockodromo se habían llenado para apoyar al equipo que, hasta la medianoche del domingo, estuvo luchando por clasificarse para cuartos de final. 

A un set de clasificarse

Feliciano López había dado esperanzas con su victoria en el primer partido ante Andrey Rublev (2-6, 6-3, 6-4) y, por momentos, estuvo cerca de confirmarse cuando el veterano tenista toledano y Marcel Granollers ganaban el primer set en el doble decisivo para la eliminatoria, después de que Daniil Medvedev igualara el marcador derrotando en el segundo individual a Pablo Carreño (6-2 y 7-6). 

Pero el doble ruso formado por Rublev y Aslan Karatsev les quitó el caramelo de la boca a los españoles arrebatándoles un set que daba la clasificación a Rusia como uno de los dos mejores segundos de grupo, y al final ganando el partido (4-6, 6-2, 6-4) que echaba a España fuera de los cuartos de final, por un solo set, en beneficio de la Serbia de Novak Djokovic

"No puedo estar más orgulloso de mi equipo. Han competido todos los partidos y han sido un 10 en entrega y compromiso. No podía pedir más", destacaba Bruguera después de la eliminación, recordando los “todos los problemas que había tenido el equipo” con las bajas a última hora de de Roberto Bautista y Carlos Alcaraz, que se añadían a la ausencia de Rafael Nadal.

Un solo set impidió a España seguir defendiendo el título en una eliminatoria de cuartos de final, en la que se habría cruzado con Suecia, rival asequible, para buscar una plaza en las semifinales que habría asegurado la clasificación directa para el 2022 que, ahora, deberá buscar en las previas del próximo año. 

En manos de Djokovic y Medvedev

Sin España en la lucha por la Ensaladera las expectativas que podía tener Kosmos con la venta de entradas son ahora una incógnita, aunque desde la organización se mostraban contentos por “el ambientazo” y destacaban en un comunicado la presencia en la fase de grupos de 60.000 aficionados entre las dos sedes de Madrid y Turín, dado que en Innsbruck se ha tenido que jugar sin público por las medidas anticovid decretadas por el gobierno de Austria.

La posibilidad de tener asegurados en Madrid a los números 1 y 2 del mundo (Djokovic, líder de Serbia, se enfrentará el miércoles a Kazajistán y Medvedev estará con Rusia el jueves ante Suecia), aún permitía ser optimista a los organizadores de cara a la afluencia de público en las semifinales y final del próximo fin de semana. 

Cuando Kosmos optó por disgregar la fase de grupos entre las sedes de Madrid, Innsbruk y Turín pretendía reducir los costes organizativos del torneo y mejorar la venta de entradas y audiencias televisivas respecto a las que tuvo en la primera edición en 2019, en la Caja Mágica, con los 18 equipos presentes, que solo se maquillaron al final con la conquista de España de la sexta Ensaladera de su historia.

Arabia Saudí, en el horizonte

Noticias relacionadas

En esa primera edición de la nueva Copa Davis de Piqué las pérdidas de Kosmos superaron los 50 millones de euros según desveló el diario francés L’Equipe. La suspensión del torneo en 2020, por la pandemia del coronavirus, permitió no pagar los 18 millones de euros destinados a premios para los jugadores y supuso un alivio económico para encarar el torneo del 2021. 

La edición de este año podría ser la última que se celebre en Madrid, si se confirma el principio de acuerdo al que habría llegado Kosmos para disputar la Copa Davis los próximos cinco años en Abu Dhabi (Arabia Saudita) con un contrato supermillonario, no desvelado, que acabaría con los problemas de Kosmos y tranquilizaría a la Federación Internacional de Tenis, al menos económicamente, aunque sigue teniendo las críticas del cambio de formato y la petición jugadores y federaciones, que se quejan de la pérdida del “espíritu” de una competición centenaria.