La victoria más soñada

La brutal transformación de Paula Badosa: de la depresión al éxtasis

  • La tenista catalana conquista el Masters 1.000 de Indian Wells tres años después de que estuviera a un paso de dejar el tenis, hundida y sin confianza.

  • Badosa se impuso en una batalla de mas de tres horas a la exnúmero 1 mundial, Victoria Azarenka.

Paula Badosa se emociona al celebrar su fantástica victoria ante Azarenka en Indian Wells.

Paula Badosa se emociona al celebrar su fantástica victoria ante Azarenka en Indian Wells. / Rob Prange / AFP

4
Se lee en minutos
Jaume Pujol-Galceran
Jaume Pujol-Galceran

Periodista

ver +

“Nada es imposible. Si luchas y trabajas puedes conseguir cualquier cosa. Tienes que soñar”, decía Paula Badosa, orgullosa y feliz, tras convertirse en la campeona del Masters 1.000 de Indian Wells al imponerse a la exnúmero 1 mundial y dos veces vencedora del torneo, la bielorrusa Victoria Azarenka por 7-6 (5), 2-6 y 7-6 (2).

Apenas tres años antes de conquistar la victoria más importante de su carrera en el desierto californiano, en septiembre de 2018, la tenista catalana pensaba en colgar la raqueta por problemas personales y los malos resultados que acumulaba. 

"Era un juguete roto, una persona hundida, sin confianza en ella misma. Muchas cosas de su carrera le habían superado. Era una persona devorada por su personaje. Tenía una ansiedad enorme que no la dejaba vivir”, explicaba entonces Xavier Budó, exentrenador de Carla Suárez, que se volcó con ella para ayudarla a reaccionar, seguro del talento que atesoraba la tenista con la que ya había trabajado cuando ganó Roland Garros júnior en 2015.

Salir del pozo

No fue fácil salir de ese pozo en el que se encontraba Badosa. Había que empezar a trabajar de cero. Era un reto mayúsculo que debía empezar fuera de la pista para reorganizar su entorno. “Recordarle todo lo bueno que tenía como persona y conseguir que volviese a ser Paula”, explicaba entonces Budó

"Nada es imposible. Si luchas y trabajas puedes conseguir cualquier cosa. Tienes que soñar"

Paula Badosa / Campeona en Indian Wells

Badosa estaba sin patrocinador, en el ‘top 200’ y sin recursos económicos para afrontar un reto que no iba a ser fácil. Un camino muy duro pero en el que la tenista se entregó en cuerpo y alma.

“He atravesado momentos muy complicados”, recordaba Badosa tras ganar el título en Indian Wells, en un durísimo partido de tres horas montada “en una montaña rusa física y mental en la que he vivido muchas emociones”, explicaba la tenista de Begur, de 23 años, aunque nacida en Nueva York, donde sus padres, modelos de profesión, se habían instalado para trabajar. 

La 'próxima Sharapova'

Fue una época en la que ya destacaba como promesa y la federación estadounidense de tenis intentó nacionalizarla, aunque finalmente, con 14 años, optó por marchar a Valencia a trabajar con Pancho Alvariño.

El título de Indian Wells es el segundo de su carrera tras el logrado en Belgrado hace unos meses. En los últimos JJOO solo una lipotimia la apartó de luchar por las medallas

El camino desde entonces, cuando la presentaban como la “próxima Sharapova”, también lo ha vivido en una montaña rusa, con luces y sombras. De ganar Roland Garros júnior (2015) fue cayendo en un pozo en el que tocó fondo en septiembre de 2018, metida en una depresión de la que no encontraba salida.

El 'reset' con Budó fue decisivo para reencontrarse a ella misma y sentirse realmente tenista. Al lado del técnico catalán recuperó sus ganas de jugar. La metamorfosis de Badosa ha sido tan rápida como espectacular. De estar clasificada en el puesto 247 hace tres años, ha dado un salto espectacular en su carrera hasta el número 13 mundial.

Cambios de entrenador

En su equipo ya no está Budó, con quién logró colocarse en el ‘top 100’. La intensidad y exigencias con la que ambos trabajaron rompieron el tándem a las puertas de Roland Garros 2020 donde, ya sin el técnico catalán, Badosa alcanzaría los octavos de final en París.

Javier Martí, extenista y amigo, tomó el relevo para acompañar a Badosa en una ascensión meteórica que le permitió asentarse en el circuito hasta esta temporada, en la que han llegado los mejores éxitos, ya sin él, tras acabar Wimbledon, y con Jorge García, un técnico que conoció en su etapa de Valencia, como nuevo entrenador desde hace un par de meses.

Los retos inmediatos

"No esperaba para nada esta subida en el ranking. Comencé el año en el puesto número 87 y ahora estoy muy cerca del 'top ten'. Nunca pensé que eso pasaría tan rápido y lo conseguiría este año. Es increíble. Ahora miro la clasificación y veo que estoy en posiciones de clasificarme entre las mejores y es un sueño para mí”, destacaba tras convertirse en la primera española campeona en Indian Wells y la quinta en ganar un Masters 1000, tras Arantxa, Conchita, María José Martínez y Garbiñe Muguruza.

Noticias relacionadas

El título en California es el segundo de su carrera tras ganar el primero en Belgrado hace unos meses y después de haber alcanzado las semifinales en el Masters 1.000 de Madrid y los cuartos en los Juegos Olímpicos de Tokio, donde solo una lipotimia le apartó de disputar las medallas.

Tras Indian Wells, Badosa tiene como objetivo las finales WTA que se disputarán del 10 al 17 de noviembre, pero antes la tenista catalana estará en el equipo español de las Billie Jean King Finals (antigua Copa Federación) que del 1 al 6 de noviembre luchará por el título en Praga, junto a Garbiñe Muguruza, Sara Sorribes, Nuria Parrizas y Carla Suárez.