Tenis

Djokovic, a las puertas de la historia en el Abierto de Estados Unidos

  • El número uno puede batir en Nueva York los 20 grandes de Federer y Nadal, y lograr el Grand Slam

  • El torneo vuelve con público, vacunado, y reforzada atención a la salud mental de los jugadores

Djokovic, en un partido de una edición pasada del Abierto de EEUU.

Djokovic, en un partido de una edición pasada del Abierto de EEUU. / EP

2
Se lee en minutos
Idoya Noain
Idoya Noain

Periodista

ver +

Decía Novak Djokovic el viernes en Nueva York que intenta siempre “estar en el presente” pero el número uno del mundo está “enormemente inspirado y motivado” porque las dos semanas que arrancan este lunes en Flushing Meadows son también una cuestión de de pasado, de futuro y, en definitiva, de historia. Si el serbio gana a los 34 años su cuarto Abierto de Estados Unidos batirá la marca de 20 grandes que ahora comparte con Roger Federer y Rafael Nadal, ambos ausentes del último grande del año. Se convertiría, además, en el primer hombre desde Rod Laver en 1969 y el primer tenista desde Steffi Graff en 1988 que cosecha los cuatro grandes en un año, el Grand Slam.

Los potenciales siete partidos que separan a Nole de la gloria definitiva son los imanes principales pero no él único de un Abierto en el que compiten 25 tenistas españoles liderados por Pablo Carreño Busta y Roberto Bautista Agut en el cuadro masculino, y Garbiñe Muguruza y Paula Badosa en el femenino.

Ansias de normalidad

Los ojos se vuelven también a la lucha para romper finalmente el techo de los grandes que van a plantear Daniil Medvedev, Stefanos Tsitsipas y Alexander Zverev (sacudido el viernes de nuevo por una acusación de violencia de género de su exnovia que él desmiente), así como a la defensa del título de Naomi Osaka y el ‘momentum’ con que llega la campeona de Wimbledon, Ash Barty, a unas pistas que no pisará Serena Williams este año.

Noticias relacionadas

Tras una edición el año pasado a la que el coronavirus dejó sin público el Abierto estadounidense vuelve también con ansias de normalidad. La pandemia, no obstante, no es cosa del pasado y el viernes la Asociación de Tenis de EEUU (USTA), que inicialmente había adoptado medidas algo laxas que no satisfacían a la alcaldía neoyorquina dada la virulencia de la variante Delta, anunció que finalmente requerirá a todos los asistentes de 12 años o más estar vacunados con al menos una dosis para entrar en el Centro Nacional de Tenis Billie Jean King. Los jugadores no tienen que haberse inmunizado pero serán sometidos a pruebas cada cuatro días y deberán abandonar el torneo si dan positivo.

"Habitaciones de silencio"

Este Abierto llega también con una atención renovada a la salud mental de sus protagonistas, a cuya disposición va a poner a profesionales certificados, servicios e instalaciones como “habitaciones de silencio”. Además, ha engordado su bolsa de premios un 22% hasta los 57,5 millones de dólares y aunque los ganadores individuales se embolsarán 2,5 millones (500.000 dólares menos que el año pasado y 1,35 millones menos que en 2019) quienes se despidan en primera ronda lo harán con 75.000 dólares en el bolsillo.