TENIS

Nadal no aguanta más dolor y pone fin a su temporada

  • El tenista renuncia a jugar el Abierto de Estados Unidos por sus molestias en el pie que arrastra desde hace 15 años y espera recuperarse de cara el próximo curso

Rafael Nadal.

Rafael Nadal. / Christopher Levy/ZUMA Press Wire / DPA

4
Se lee en minutos
Jaume Pujol-Galceran
Jaume Pujol-Galceran

Periodista

ver +

«Necesito tiempo para descansar», ha dicho Rafael Nadal este viernes en las redes sociales para anunciar su decisión de poner fin a la temporada por culpa de la lesión que arrastra en el pie izquierdo desde hace ya 15 años pero que ahora le impide jugar a su mejor nivel tenístico y disfrutar en la pista.

Después de la derrota con Novak Djokovic en las semifinales de Roland Garros, Nadal renunció a jugar en Wimbledon y los Juegos Olímpicos de Tokio y, aunque ha intentado volver al circuito en la gira estadounidense, solo ha podido jugar dos partidos más en Washington antes de darse de baja en los Masters 1.000 de Toronto y Cincinnati y, finalmente, anunciar que pone punto y final a la temporada en la que apenas ha disputado 29 partidos y ha ganado los títulos en Barcelona y Roma.

A 10 días del Abierto de Estados Unidos, Nadal no ha visto signos de recuperación en sus molestias y ha tomado una decisión drástica de acuerdo con su equipo y su familia. «Creo que es el camino a seguir para intentar recuperarme bien. Durante este último año no he tenido la capacidad de poder entrenarme y prepararme y competir de la manera que realmente me gusta hacerlo, pues llego a la conclusión que lo que necesito es un tiempo para recuperarme», ha explicado. 

"Es un año que me he perdido cosas que me importan mucho, como Wimbledon, como son las Olimpiadas, como va a ser ahora el Abierto de Estados Unidos. Y en vista de que durante este último año no he tenido la capacidad de poder entrenarme y prepararme y competir de la manera que realmente me gusta hacerlo, pues llego a la conclusión que lo que necesito es un tiempo para recuperarme", ha añadido.

El síndrome Müller-Weiss

Nadal padece una lesión conocida como el síndrome Müller-Weiss, una lesión congénita producida por la deformación del escafoides del pie, hueso en el que se insertan múltiples estructuras tendinosas y ligamentosas.

A Nadal le detectaron ese problema en 2005 y le advirtieron que podía suponer el final de su incipiente carrera. Un estudio podológico permitió fabricar unas plantillas a medida que salvaron ese problema que ahora vuelve a preocuparle.

 «Es una lesión que tengo desde el 2005 pero que no me ha impedido desarrollar mi carrera», ha recordado pero admitiendo su preocupación. «Llevo una temporada en que las cosas no van como deberían. Es el momento de tomar decisiones para encontrar una solución», ha insistido.

A sus 35 años Nadal ha convivido con el dolor desde los inicios de su carrera, con diversas lesiones, especialmente en las rodillas, que le han obligado a parar en otras ocasiones.

Convivir con el dolor

 No es la primera vez que Nadal se ve obligado a parar tanto tiempo. El exnúmero 1 ha visto como esa lesión en el pie, solucionada hasta ahora con las plantillas, ha derivado en los problemas en sus rodillas. En 2009 se le detectó una dolorosa tendinitis que le afectó en su primera derrota en Roland Garros aunque no le impidió recuperarse para volver a ser número 1 en 2010 ganando el torneo francés, Wimbledon y el Abierto de EEUU.

Una rotura del tendón rotuliano de su rodilla le dejaría de nuevo fuera de combate ese año el final de temporada, sin poder participar en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, donde iba a ser el abanderado, sin poder reaparecer hasta la siguiente temporada.

Djokovic, se queda solo

Noticias relacionadas

La baja de Nadal se une a la de Federer, que también ha optado por parar para operarse de su rodilla izquierda por tercera vez. La ausencia de los dos tenistas deja a Djokovic con la posibilidad de romper el empate a 20 Grand Slams que mantienen el 'Big Three'. Si el número 1 ganase el título en el Abierto de Estados Unidos se convertiría, además, en el primer tenista en lograr los cuatro grandes en el mismo año desde que el australiano Rod Laver lo consiguió por última vez en 1969.

La ausencia de Nadal en este final de temporada podría hacerle salir del ‘top 10’ por primera vez desde que ingresó en ese privilegiado club el 25 de abril de 2005. Nadal, actualmente cuarto mundial con 5.055 puntos, perderá 2.269 puntos hasta final de año. Pero esa no es su gran preocupación. Su renuncia está encaminada a poder estar totalmente en forma la próxima temporada. «Recupérate rápido y vuelve fuerte en 2022, Rafa» le animaron ayer los organizadores del Abierto de Australia. Y ese es su reto y su gran apuesta.

Temas

Rafa Nadal