EL CAMINO FINAL DEL NÚMERO UNO

Federer, un adiós cada vez más cercano

El exnúmero 1 pone fin a su temporada para volver a operarse la rodilla y abre las dudas sobre su regreso a las pistas o una retirada cada vez más próxima

Federer, en su último partido en Wimbledon,

Federer, en su último partido en Wimbledon, / Federer, en su último partido en Wimbledon,

4
Se lee en minutos
Jaume Pujol-Galceran
Jaume Pujol-Galceran

Periodista

ver +

El último torneo lo ganó en el 2019 en su ciudad natal en Basilea. Desde ese título (el 103 de su carrera) y hasta anunciar, este domingo, su renuncia a seguir la temporada para operarse por tercera vez de su rodilla derecha, Roger Federer solo ha jugado 23 partidos (7 derrotas) hasta perder este año en los cuartos de final en Wimbledon. Un bagaje que abre las dudas sobre su regreso a las pistas y le acerca cada vez más a la retirada.

Recién cumplidos los 40 años (8 de agosto), Federer declaraba en su aniversario que era «el primer sorprendido en seguir en activo». Muchos de los rivales a los que se enfrenta en el circuito no habían nacido cuando debutó como profesional en 1998. Federer sabe que el tiempo corre en contra de las aspiraciones y los retos que se había puesto en su final de carrera. Se han esfumado. 

Planes rotos

El exnúmero 1 había planificado, antes de su adiós definitivo, luchar por el noveno título en Wimbledon y ganar la medalla de oro, que falta en su palmarés, en los Juegos Olímpicos de Tokio. El reto ya de por sí complicado sin la lesión de rodilla se complicó aún más con la pandemia del coronavirus que ha paralizado más de un año el circuito.

El último Grand Slam que Federer ha conseguido, el 20 de su carrera, se remonta a 2017, cuando ganó el Abierto de Australia, en un retorno triunfal después de haber estado fuera del circuito seis meses. 

Un pulso imposible

Entonces, Federer se sentía aún fuerte para mantener el pulso con Rafael Nadal y Novak Djokovic que le perseguían en la carrera por acaparar Grand Slams. El tenista mallorquín logró igualarlo la pasada temporada al ganar su 13º Roland Garros y el actual número 1 mundial lo ha conseguido ganando de corrido en Australia, París, Wimbledon este año y podría superarle con 21 si gana también el Abierto de Estados Unidos. 

Federer sabe que no está en condiciones de seguir el pulso con el ‘Big Three’, ni para seguir arriba con la llegada de jóvenes lobos como Daniil Medvedev, número 2 mundial; Alexander Zverev, último campeón olímpico o Stefanos Tsitsipas

Federer asegura que su decisión de pasar por el quirófano es imprescindible para «seguir siendo competitivo y para mejorar a largo plazo, según me dijeron los médicos.

Dos operaciones

Federer había estado de baja por primera vez durante seis meses en 2016 tras su derrota en las semifinales de Wimbledon antes de ganar el Abierto de Australia a principios de 2017. En 2020, volvió a someterse a otra operación de rodilla tras el Abierto de Australia, y había anunciado su ausencia hasta Roland Garros, antes de la llegada del Covid, tras el que decidió no jugar hasta el 2021.

El problema del tenista suizo parece un problema de articulación, aunque ni él ni su entorno nunca han explicado el tipo de lesión que arrastra desde que en 2016 se operó el menisco

El parón para pasar por el quirófano permitirá a Federer proteger su despedida del tenis. En 1.526 partidos, nunca se ha retirado de una pista en juego. Y ahora el exnúmero 1 mundial quiere decidir como será su adiós, eligiendo los escenarios y la manera de hacerlo ante sus seguidores y sus patrocinadores.

Última oportunidad

Federer ha explicado que su prioridad con esta decisión es recuperarse por completo y darse una última oportunidad en el circuito, antes de una retirada definitiva que cada vez parece más cerca. La baja para operarse le permitirá proteger su clasificación en el ránking.

Noticias relacionadas

Cuando vuelva Federer tendrá la oportunidad de jugar con el ránking protegido (actualmente 9 mundial) y no caer en la clasificación de la ATP en la que ha conseguido mantenerse estos años en el ‘top 10’ gracias a la congelación de los puntos de los jugadores por la pandemia del coronavirus. La regla finalizaba el 9 de agosto y en la clasificación del año, Federer ocupa el puesto 53. Federer quiere una última foto, en una pista y feliz, orgulloso de su excepcional palmarés, antes de guardar sus raquetas.

Medvedev conquista el título en Toronto

Daniil Medvedev ha frenado la gran semana de Reilly Opelka en el Masters 1.000 de Canadá (Toronto) imponiéndose en la final por 6-4 y 6-3 ante el gigante estadounidense (2,11 metros). El tenista ruso, número 2 mundial, ha sumado su cuarto Masters 1.000 de su carrera después de los conquistados en Cincinnati, y Shanghai en 2019 y Paris-Bercy en 2020.

En la final femenina la italiana Camila Giorgi (77 mundial) ha concluido una gran semana conquistando el título ante la checa Karolina Pliskova por 6-3 y 7-5.