TECNOLOGÍA EN EL TENIS

Arbitrar sin error

El sistema Foxtenn de arbitraje electrónico se estrena por primera vez en un Masters 1000 de tierra y permite ver el bote real de la bola en la pista de la Caja Mágica de forma infalible.

 

Una pelota bota en la pista.

Una pelota bota en la pista. / Una pelota bota en la pista.

Se lee en minutos

No hay discusión. La bola toca la línea o no. Es buena o fuera. En la central Manolo Santana de la Caja Mágica, este año, eso lo decide un sistema electrónico que controla el juego con 40 microcámaras y 10 láser situados estratégicamente a nivel de la pista que permiten ver, sin error aseguran sus inventores, el momento exacto del contacto de la pelota con la superficie.

El sistema Foxtenn de arbitraje electrónico ha llegado por primera vez a un torneo Masters 1.000 de tierra, superficie en la que hasta hace dos años ese tipo de tecnologías estaba prohibido y que en 2019, después de muchos estudios, aprobaron la Federación Internacional de Tenis, WTA, ATP y los Grand Slams.

Es el único sistema en el mundo aprobado para el arbitraje electrónico sobre tierra”, destaca Xavier Simón, inventor y CEO de la empresa catalana que tiene la patente. “Un gran paso adelante qué mejora la competición y que los jugadores agradecen”.

Sin equivocaciones humanas

Las pistas de tierra son, aunque parezca lo contrario, donde más errores pueden darse porque los jugadores corren y se mueven superponiéndose las pisadas, los deslizamientos, los botes de las bolas, que se tocan en la misma zona, además de condiciones climáticas distintas de humedad o calor que varían la superficie. Situaciones que pueden llevar a confundir el bote real de la bola con el consiguiente error arbitral.

“Es una tecnología espectacular. Si es infalible, si la máquina no falla, ¿Por qué hay que jugar con errores?”, se pregunta Àlex Corretja, extenista.

“Otros sistemas no son fiables, perjudican al jugador y engañan a los aficionados”, dice su creador, Xavier Simón.

“Se han acabado los errores humanos o de otros sistemas electrónicos que no son al 100% fiables. El nuestro capta el momento del contacto real de la bola con la superficie de la pista. Los otros enmascaran errores, perjudican a los jugadores y engañan a los aficionados”, recalca Simón.

2.500 imágenes por segundo

La empresa Foxtenn ha colocado 40 microcámaras, a nivel del suelo, combinadas con un sistema de láser, que permite captar la imagen del bote de la bola. Cada cámara recoge 2.500 imágenes por segundo (el ojo humano ve 30 imágenes al segundo), entre todas las cámaras en pista se captan 150.000 imágenes por segundo, recogiendo 12 billones de datos. La tecnología permite, además, captar y registrar todos los datos del partido y de un entrenamiento para analizarlos posteriormente o al momento, aunque en Madrid no se usa por el contrato que tiene la ATP con su proveedor IBM.

“Nuestro sistema capta la realidad. Permite ver exactamente dónde bota y cómo se deforma la pelota. Es una imagen real al milímetro, con una credibilidad absoluta, no una trayectoria estimada y que acaba dando una proyección al suelo en 3D como hacen otros sistemas”, dice Simón

Diferencias con el Ojo de Halcón

El sistema del ‘Ojo de Halcón’, que se utiliza desde 2001, hace servir un máximo de diez cámaras suspendidas sobre la pista, que captan el bote en base a cálculos de triangulación del vuelo y la velocidad de la bola, proyectando su trayectoria y visualizando el bote en la pista en 3D.

Su margen de error, según estudios oficiales, es de 3 milímetros. “Seguramente los jugadores han perdido muchos partidos que habrían ganado”, destaca Simón.

La utilización del arbitraje electrónico en el tenis ha puesto en el disparadero la presencia de los jueces de línea. En Madrid siguen en la pista señalando los errores, aunque en la central Manolo Santana, el Foxtenn se activa cada vez que el jugador reclama una revisión, ya que el juez de silla no puede bajar a pista a comprobar la huella. En pista dura y en hierba solo se permite tres veces por set y una mas en el ‘tie break’. 

Nuevo modelo ‘live’

La empresa catalana presentará la próxima semana una tecnología aún mejorada que permitirá el arbitraje ‘live’ , marcando el error al momento, sin necesidad de jueces de línea en la pista, como ya se hizo con el ‘Ojo de Halcón’ en el pasado Abierto de Australia y las Finales ATP en Londres, donde no hubo jueces de línea. Una opción obligada a consecuencia de los protocolos sanitarios por la pandemia del coronavirus.  

"La máquina facilita el trabajo del árbitro. Es más precisa que el ojo humano”, valora el juez árbitro Javier Moreno.

En ese punto está el debate entre quienes están a favor y quienes los eliminarían. Las razones que se enfrentan son económicas, de tradición histórica o porque los jueces de línea son necesarios para la formación de los futuros árbitros. 

 “El sistema facilita el trabajo del árbitro. La máquina es más precisa que el ojo humano”, admite Javier Moreno, juez árbitro de la Federación Internacional de Tenis (FIT) y evaluador, en Madrid ,de los jueces de silla de la ATP y la WTA.

Este sistema es genial, me habría venido muy bien a mí, ante jugadores como Sampras, por ejemplo", dice Àlex Corretja.

Noticias relacionadas

Àlex Corretja, exnúmero 3 mundial y, ahora, comentarista de Eurosport y TVE piensa que esa tecnología le habría venido muy bien en su época de jugador. "Por ejemplo, en Estados Unidos, contra Sampras, un jugador que te sacaba a 220 km y no teníamos ni Ojo de Halcón... Estábamos en manos de un juez de línea que debía decidir si la bola entraba o no en milésimas de segundo”, destaca.

 “No era lo ideal. Jugabas contra el número 1 mundial, te pegaba un ‘ace’ y gritaba ‘Come on!!’ para meter más presión antes de que la bola tocase el suelo….No era sencillo, la verdad. Este sistema me habría venido muy bien a mí y a muchos” valora Corretja.