UN TORNEO 'LOW COST'

Y Nadal puede pasearse

La pandemia del coronavirus impidió celebrar el Barcelona Open Banc Sabadell el año pasado y este año los organizadores han asumido «el riesgo» de hacerlo aunque en una versión ‘low cost’, limitada a la presencia de 1.000 espectadores al día, en un torneo donde Nadal busca su 12º título

Vista de la central Rafael Nadal.

Vista de la central Rafael Nadal.

Se lee en minutos

En el pasillo de acceso a la zona de jugadores cientos de aficionados se agolpaban hace un par de años para ver la salida de Rafael Nadal, pedirle autógrafos o fotografiarle, cuando iba a entrenarse protegido por varios miembros de seguridad. Este lunes, la imagen era muy distinta.

 El 11 veces campeón del torneo salió del entrenamiento sin ningún agobio e incluso durante un buen rato, con su raquetero a hombros, pudo pararse a ver el partido de dobles que, en la pista número 2, estaban jugando Pablo Carreño y Carlos Alcaraz, como si fuese un tenista más. Nadie se acercó a él para hacerse un selfi o pedirle un. Estuvo solo un buen rato y, cuando quiso, se marcó tranquilamente. Una imagen imposible de ver si no fuese por las normas de protocolo por el coronavirus que han limitado el acceso al recinto en esta 68 edición del torneo barcelonés.

En años anteriores las instalaciones del RCT Barcelona estaban desbordadas de gente y era complicado moverse o acceder a la pista desde el primer día. En la últim edición acudieron al evento durante la semana 92.130 personas. Todo es muy distinto. Este año la gran grada de mecanotubo que podía albergar a más de 8.000 personas ha quedado reducida a una grada de 3.000 plazas que envuelve la central Rafael Nadal para acoger, según las normas de seguridad, a los 1.000 espectadores por día que permite el protocolo de sanidad del Procicat.

 

‘Glamour’ de incógnito’

El ‘village’ donde años anteriores los patrocinadores recibían a sus invitados y por donde se paseaban famosos, deportistas y políticos ha quedado reducido a una zona de ‘hospitality’ de acceso privado con tres zonas de restaurante de una capacidad límite de 280 plazas, repartidas en dos turnos para las comidas. El ‘glamour’ este año es de incógnito.

Los jugadores ya están acostumbrados a la situación. «Todo es muy complicado y evidentemente, no es lo que querríamos. No llevamos ni media temporada y la gente está desesperada pero es lo que toca», asegura Feliciano López, que sabe de primera mano las dificultades de organización que supone esta situación, como director del Mútua Open de Madrid, que se disputará dentro de dos semanas «con un 30% de aforo», asegura . el veterano tenista que este año batirá récord de presencias en Barcelona, con 20 participaciones.

Como la mayoría de jugadores, Feliciano López se aloja en el Hotel Melià, que ha abierto las puertas solo para alojar a los participantes del torneo, familias, técnicos, árbitros y personal de la organización. Todos ellos están obligados a pasar un test PCR cada 72 horas. En el caso de los jugadores que se alojan en sus domicilio, como Nadal, el control es cada 48 horas. Todos asumen los inconvenientes.

Saldo positivo

«Podemos estar contentos por organizar el torneo. En noviembre cuando decidimos tomar un mínimo riesgo y hacerlo teníamos peores escenarios como suspenderlo o hacerlo sin público», asegura Jordi Cambra, presidente del RCT Barcelona.

La suspensión de la edición del 2020 tuvo una repercusión económica que el club pudo asumir gracias a su salud económica, pero otro año de vacío habría sido un golpe duro. En un año bueno la facturación del torneo rondaba los 10 millones de euros, según fuentes externas.

 «El coste del torneo se ha visto reducido por la rebaja de los premios, que la ATP ha situado en un 50% menos, por un 45% menos de ingresos y otro 50% en la reducción de gastos pero, a cambio, hemos conseguido mantener el 95% de los ingresos de patrocinio», destaca Xavier Pujol, CEO del torneo.

 “Los números saldrán y no vamos a tener pérdidas. El saldo será positivo. La pena es que no tengamos el público”, asegura Cambra

Deportivamente también ha salvado la situación con la presencia de Nadal y un cuadro en el que estarán cuatro ‘top ten’, entre ellos el campeón y el finalista de Montecarlo, el griego Stefanos Tsitsipas y el ruso Andrey Rublev.

Noticias relacionadas

Todos los resultados de la primera jornada del Barcelona Open Banc Sabadell y la jornada del martes.

Ivashka, primer rival de Nadal

El bielorruso Ilya Ivashka (111 mundial) será este miércoles el primer rival del español Rafael Nadal en el Barcelona Open Banc Sabadell, después de que se impusieran en un duelo de jugadores procedentes de la previa al holandés Tallon Griekspoor (144) en 57 minutos y por 6-3 y 6-1.

En otros resultados de la primera jornada, el doble campeón del torneo (2014 y 2015), el japonés Kei Nishikori tuvo que pasar un calvario antes de deshacerse del argentino Guido Pella por 4-6, 7-6 (4) y 6-2. Nishikori podría cruzarse con Nadal en los octavos de final si supera en la segunda ronda al chileno Christian Garín.





Temas

Rafa Nadal