UN FINAL DE PELÍCULA

Djokovic se salva del KO en Australia y y sin público en las gradas

Djokovic es atendido por uno de los fisios del torneo.

Djokovic es atendido por uno de los fisios del torneo. / Djokovic es atendido por el fisio del torneo.

Se lee en minutos

Jaume Pujol-Galceran

El rugido de Novak Djokovic se ha debido oír en todo Melbourne Park cuando el tenista serbio ha gritado tras salvarse del KO en el Abierto de Australia, en un partido que se ha acabado jugando sin público en las gradas, después de que el estado de Victoria decretase este viernes un nuevo confinamiento de la población de Melbourne por un rebrote de COV-19.

Djokovic, lesionado en los abdominales, se ha impuesto en un final de película al estadounidense Taylor Fritz por 7-6, 6-4, 3-6, 4-6. Su celebración, con las gradas vacías, llena de orgullo y rabia después ha sido una respuesta al su victoria y a un público que, cuando estaba en las gradas, le ha abucheado en varios momentos del partido y cuando se quejaba de sus molestias físicas.

Desalojo del público

El número 1 mundial se ha sobrepuesto a la situación para alcanzar los octavos de final, en un partido espectacular tanto por la emoción como extraño por las circunstancias del desalojo del público en el 3-2 del cuarto set, cuando el árbitro ha detenido el partido para pedir a los aficionados que marcharan de la Rod Laver Arena.

Eran las 11.30 de la noche en Melbourne (01.30 en España) , momento señalado por las autoridades sanitarias para desalojar las instalaciones de Melbourne Park, ante el confinamiento decretado desde est sábado hasta el próximo jueves por 13 casos de COVID-19 que se han dado en el hotel Holiday Inn del aeropuerto de Melbourne.

De unas gradas enloquecidas con el duelo se ha pasado al silencio total. Djokovic, con molestias en sus abdominales desde el inicio del tercer set, ha visto cómo Fritz le reducía la ventaja en el marcador para igualar el partido y forzar el quinto y definitivo set. En esta manga, como en las dos anteriores, Djokovic ha intentado controlar el partido a su ritmo, evitar esfuerzos innecesarios y acabar derrotando a Fritz.

"No olvidaré este partido"

Djokovic ha sacado su máximo temperamento para tomar el mando el quinto set tras hacer el 'break' (3-2) y lograr mantener, con su saque y golpes ganadores, la ventaja para ganar el partido que le coloca en los octavos de final donde se enfrentará al canadiense Milos Raonic.

"Ha sido un partido que recordaré el resto de mi vida. Uno de los más complicados. Desde el tercer set tenía molestias pero he aguantado, eso es lo importante, y a partir del final del cuarto set me he ido encontrando un poco mejor. He tratado de aprovechar mi saque y mantenerlo para poder ganar a Fritz, lo siento por él", ha manifestado ya más tranquilo sobre la pista.

Te puede interesar

Retirada en mente

Djokovic espera recuperarse en las próximas 48 horas que le quedan para jugar este domingo el partido de octavos ante el canadiense Milos Raonic, otro 'bombardero' al que las rápidas pistas de este año en Melbourne favorecen su juego. El número 1 mundial valorará si salta a jugar el partido. "Veremos cómo va lo que tengo ahí", ha dicho señalando el costado derecho de su abdomen.