31 oct 2020

Ir a contenido

ROLAND GARROS

Nadal, en semifinales: "'Així està bé', Rafa"

El campeón ha estado entrenando con Moyà y Roig para ajustar sus golpes ante el partido de semifinales con Schwartzman este viernes

Jaume Pujol-Galceran

Seguidores de Nadal, en el partido de cuartos en Roland Garros.

Seguidores de Nadal, en el partido de cuartos en Roland Garros.

Cara seria y gesto concentrado. Camiseta negra, con el logotipo del toro en su pecho, pantalones azul celeste. Rafael Nadal pisa la pista número 2 de Roland Garros bajo un agradable sol otoñal y apenas 10 horas después de meterse en las semifinales casi en clandestinidad. A su lado Francis Roig, llegado el domingo de Barcelona, dándole consejos y corrigiendo su movimiento con el ‘drive’ y al otro la de la red, Carlos Moyà,  sparring de lujo.

Nadal pega con fuerza a esa "piedra", como catalogó a las nuevas bolas Wilson del torneo. La pelota amarilla no bota como le gusta pero Nadal consigue, a cambio, lanzarla con potencia a las líneas de la pista una y otra vez, mientras sus dos entrenadores y amigos le animan. "Bona", "així està be", le dicen. Tras una hora justa se marcha serio pero a la vez, satisfecho.

Ni una queja

Nadal no se da respiro en el entrenamiento. Ni una queja si falla el golpe, se limita a corregir el próximo. Tampoco se quejó, eso dice,  cuando tuvo que jugar por la noche. "Son cosas que pasan en un torneo así. Cómo me voy a enfadar". Su actitud es positiva. No quiere que nada le altere. Sabe que "queda lo más difícil aún debo mejorar algunas cosas”, dijo tras ganar a Jannik Sinner (7-6 (7-4), 6-4 y 6-2), casi en la en la clandestinidad . Apenas 400 personas vieron su victoria para ganarse por 13ª vez su pase a las semifinales. En la pista 2 viendo su entrenamiento hay un centenar de aficionados silenciosos.

Nadal, durante el partido de cuartos de final de Roland Garros. / AFP - MARTIN BUREAU

“Hay que seguir como hasta ahora”, decía tras su victoria, ante la entrevista virtual con los periodistas acreditados. Ya eran las dos de la mañana y Nadal aún debía regresar al hotel Pullman, donde está concentrado con el resto de jugadores desde que aterrizó en París. Nadal llega a la penúltima ronda sin haber perdido un set aunque sus rivales (Gerasimov, 83 mundial; Travaglia, 74; Korda, 213 e incluso Sinner, 75) son habituales de challengers más que de grandes torneos. A Nadal le ha venido bien jugar ante ellos para adaptar su juego a las condiciones de este atípico Roland Garros.

Schwartzman, el peligro

Ayer en el entrenamiento ajustaba los golpes para afrontar el partido del viernes ante Diego Schwartzman. Siente que ha hecho bien las cosas pero no quiere cometer errores como en Roma. “Hay que repasar lo que se hizo mal”, explicó. "Estar en semifinales después de  seis meses sin jugar, no está mal”, decía. La determinación y la agresividad con la que acabó el partido ante Sinner son su punto de referencia para enfrentarse el viernes a Schwartzman. El larguirucho tenista italiano le sorprendió en el primer set con un tenis de talento y potencia que empieza a dar que hablar.

Sinner puso a Nadal ante su primer muro de verdad. El número 2 mundial lo superó. Su experiencia y tablas le permitieron salvar la situación y acabar apuntándose la victoria con cierta facilidad. Schwarzman (14 mundial) pondrá el listón más alto y le complicará la vida, seguro. No es un rival que le guste a Nadal. En la pista es una bala y un muro devolviendo la bola. En Roma, en unas condiciones similares a París, el tenista argentino le derrotó (6-2, 7-5) y en Roland Garros hace dos años no se lo puso fácil (4-6, 6-3, 6-2, 6-2).

 “Diego me ganó la última vez y eso es una ventaja para su confianza. Le vi ante Thiem y jugó un gran partido. Deberé hacer las cosas distintas a Roma. Jugar con determinación y agresividad. Tener un actitud positiva, eso es lo que necesito. Las condiciones de este año son favorables a su estilo de juego pero este es un torneo especial para mí y saldré a dar el máximo”, destacó.