08 ago 2020

Ir a contenido

OPEN DE AUSTRALIA

La última hazaña del increíble Federer

El suizo es el tenista que más puntos de partido ha salvado en unas finales de Grand Slam desde la era Open (1968)

Jaume Pujol-Galceran

Rofer Federer devuelve un golpa en el partido ante Sandgren que le abrió paso a la semifinal

Rofer Federer devuelve un golpa en el partido ante Sandgren que le abrió paso a la semifinal / WILLIAM WEST (AFP)

Siete puntos de partido tuvo que salvar Roger Federer para alcanzar las semifinales del Abierto de Australia por 15ª ocasión desde que debutó en el torneo en el 2000. La proeza no fue récord. Ese récord sigue en manos  de la alemana Helga Schultze que tuvo 11 puntos de partido en contra antes de ganar a la francesa Janine Lieffring en Wimbledon, en 1966.

Desde la era Open (1968), según los datos de de la ATP, el récord de puntos salvados en un partido es de nueve y lo comparten el estadounidense Vincent Spadea que lo consiguió ante el francés Florent Serra (1995) en Roland Garros y el australiano Nick Kyrgios que lo logró en Wimbledon (2014) ante el también francés Richard Gasquet. Ese año Kyrgios se dio a conocer también por eliminar a Rafael Nadal.

Pero la proeza de Federer, o 'el milagro', como admitió él mismo, sí que es un récord en un partido de cuartos de final de un Grand Slam y tiene el valor, más importante, de mantener al exnúmero 1 mundial, entre los cuatro últimos aspirantes al título tras salvarse del K.O. y ganar el partido por 6-3, 2-6, 2-6, 7-6 (8) y 6-3.

"He tenido mucha suerte. Hoy no merecía la victoria, pero ahí estoy……y muy feliz”, le dijo a Jim Courier, en la misma pista tras el partido. No es la primera vez que este año el suizo está contra las cuerdas en Melbourne. En tercera ronda ya estuvo al borde de la eliminación ante el australiano John Millman al que ganó en cinco sets y en un ‘super tie break’ definitivo en el que estuvo 8-4 abajo, antes de ganar seis puntos seguidos.

22 partidos salvando 'match balls'

En toda su carrera profesional Federer ha salido de situaciones embarazosas y salvado ‘match balls’ en 22 partidos, el primero en 1999, en Rotterdan ante el francés Guillaume Raoux. Y en seis de estas ocasiones ha acabado ganando el título del torneo que jugaba. La primera vez en el 2005, en Dubai, cuando derrotó en segunda ronda a Juan Carlos Ferrero. Después lo consiguió también en Halle (2006, ante Olivier Rochus), en Shanghai (2014, ante Leonardo Mayer), en Miami (2017, ante Andy Roddick) y otras dos veces en la Copa Masters (2003, ante Andre Agassi y 2006, ante Roddick).

Que siga esa racha en Australia este año parece complicado. Y el propio Federer lo admitía. “Tendré que jugar mejor, porque si no, ¡estoy seguro de que puedo irme a esquiar!”. Federer jugó con problemas físicos en su ingle ante Sandgren.”Mi pierna estaba tensa y me molestaba”, explicó el suizo, aunque no quiso pedir asistencia médica. “No me gusta mostrar mis debilidades”.

Tendrá dos días para recuperarse antes de jugar este jueves contra Novak Djokovic  (09.30, Eurosport). “no se si puede llamarse lesión o solo es dolor. Esperemos que sea un tirón por haber jugado tanto o por los nervios. Tengo un día extra, dos noches de descanso y espero los fisios y la adrenalina me ayuden”, insistió.

Admiración de Djokovic

“Lo que ha hecho hoy Federer ha sido increíble, salvar siete ‘match balls’ y a su edad, demuestra que es un gran luchador”, reconocía el número dos que estuvo viendo el partido en los vestuarios antes de entrar en pista para jugar con Milos Raonic.

Federer y Djokovic se enfrentarán en uno de los clásicos del circuito. El 50º entre ellos y con 26 victorias para el serbio. La última se la apuntó el tenista suizo en la Copa Masters de Londres (6-4, 6-3) pero Federer no tiene un gran recuerdo de la final que unos meses antes perdió en Wimbledon ante Djokovic cuando desperdició dos ‘match balls’ Djokovic se lo arrebató ante sus narices.