Ir a contenido

REMONTADA ANTE GRAN BRETAÑA

Rafa Nadal impulsa a España hasta la final de la Copa Davis

España jugará esta domingo ante Canadá por el título tras otro triunfo épico en dobles

Alejandro García

Rafa Nadal (d) y Feliciano López celebran un punto en el partido de dobles ante Gran Bretaña.

Rafa Nadal (d) y Feliciano López celebran un punto en el partido de dobles ante Gran Bretaña. / EFE

España volvió a perder el primer partido de una eliminatoria, como todas salvo la de Croacia, y Rafa Nadal volvió a reflotar lo que era, a primera hora de la tarde, un barco a la deriva. Como si afrontara un partido a seis sets, el número uno del mundo lideró un triunfo épico en el partido de dobles junto a Feliciano López (7-6, 7-6), de nuevo dedicado a un Bautista que, tras el entierro de su padre, animaba desde el banquillo español.

“Que Roberto haya vuelto significa mucho, es una inspiración”, dijo Nadal tras la victoria pleno de satisfacción: “Son días inolvidables porque son en equipo, la alegría compartida es mayor y difícil de explicar, sobre todo en un deporte tan individual como el tenis”, aseguró el número uno.

El manacorí había igualado antes la semifinal ante el británico Daniel Evans (6-4, 6-0), después de la derrota de Feliciano López en el primer partido (6-3, 7-6), antes de definir una eliminatoria que nació torcida. Después del anuncio de la titularidad de Carreño para el primer partido, la comunicación oficial de una lesión en la pierna dio paso a un Feliciano López que sufrió sobremanera ante Kyle Edmund.

El británico exhibió un imparable juego de saque y una consistencia desde el fondo de la pista superior a un Feliciano López que sostuvo la igualdad en el segundo set a base buenos servicios y disfrutó de su mejor momento con 5-4 arriba y 15-40, pero cuatro saques tremendos del británico neutralizaron la ventaja. Feliciano alargó el partido hasta el desempate, pero cayó sin remedio 7-3.

Primera victoria de Nadal

Con el barcelonista Piqué perenne en el palco tras ganar en Butarque al Leganés, el segundo partido individual empezó con mucha más igualdad de la que hubiera deseado un Rafa Nadal al que le costó mucho trabajo romper el servicio del inglés Daniel Evans, muy proactivo y metido en el juego desde el inicio, para ganar 6-4 el primer set.

La eliminatoria empezó a tomar buen color para España con otra rotura a favor al inicio del segundo parcial, con Nadal creciendo en el partido al ritmo que aparecían sus golpes ganadores. El set empezó 2-0 a favor de Nadal, siguió con el 3-0 y el 4-0... hasta el 6-0 final que empujó la eliminatoria al partido de dobles y le dio a Feliciano una oportunidad para redimirse.

Doble decisivo

La pareja de zurdos que dispuso Bruguera inició animosa el partido, ante los consolidados en el doble y con automatismos Jaime Murray y Neal Skupski, con tentativas de ruptura de saque rival que no se concretaron y pasaron al bando británico, antes de terminar en un desempate. Emergió entonces Nadal, secundado por Feliciano mientras la Caja Mágica coreaba su nombre, para apuntarse el primer parcial. 

El toledano fue sólido como una roca con su saque y creció en el partido al abrigo de un Nadal que ejerce como el líder natural dentro de la pista, con el ejemplo de la energía contagiosa que desprendió.

La igualdad no abandonó el partido en el segundo set, ya en horas del domingo, sin fallo en el servicio hasta otro desempate que se parecía decantado para los británicos, entre la polémica con la juez de silla, hasta dos apariciones sobrenaturales del número uno para remontar y ganar 10-8. “Hemos pasado una eliminatoria más, pero no hemos ganado nada. Sé que son momentos de adrenalina y felicidad, pero hay que calmar la euforia para estar preparados en la final”, aseguró Nadal tras el partido.

El rival por el título, esta tarde (a partir de las 16.00 horas), será una Canadá que superó a Rusia tras otro partido de dobles, con remontada en el desempate del tercer set. La pareja canadiense, que ha jugado todos los partidos de su selección, ha encontrado la excelencia entre la vigorosidad de la juventud de  Denis Shapovalov, 20 años, y el poso de la experiencia de Vasek Pospisil, rondando la treintena.

Temas: Rafa Nadal