Ir a contenido

Federer y Nadal reaparecen en la Laver Cup

Ginebra albergará este fin de semana el torneo por equipos que enfrenta a Europa y Resto del Mundo

Jaume Pujol-Galceran

Federer saluda a los fans durante la ceremonia de apertura de la Laver Cup en Ginebra.

Federer saluda a los fans durante la ceremonia de apertura de la Laver Cup en Ginebra.

Después de Praga (2017) y Chicago (2018) llega a Ginebra la Laver Cup, por primera vez incluida como competición en el calendario oficial de la ATP y que puso en marcha Roger Federer y que pretende ser una especie de Ryder Cup del tenis. El tenista suizo y Rafael Nadal volverán a jugar por primera vez después del pasado Abierto de Estados Unidos que ganó el tenista mallorquín para colocarse a solo un Grand Slam de los 20 que tiene Federer.

El Palaexpo de Ginebra será el tercer escenario, desde este viernes hasta el domingo 22 de septiembre, del duelo entre una selección de tenistas de Europa contra otra del resto del Mundo. Bjorn Borg, capitán europeo, contará con un equipo formado por Nadal (número 2 mundial), Federer (3), Dominic Thiem (5), Alexander Zverev (6), Stefano Tsitsipas (7), Fabio Fognini (11) y Roberto Bautista (10), como suplente, para buscar el tercer título después de haber ganado las anteriores ediciones en Praga (13-8) y Chicago (15-9).

Nadal y Thiem, en Ginebra. / AFP

John McEnroe, capitán del resto del mundo, ha convocado para enfrentarse al poderoso equipo europeo a John Isner (20), Milos Raonic (24), Nick Kyrgios (27), Denis Shapovalov (33), Taylor Fritz (30, Jack Sock (210) y Jordan Thompson (53), como suplente.

Nadal, que participó en la primera edición y jugó el doble junto a Federer en Praga, ha mostrado su ilusión volver a jugar. “Me gusta el espíritu de equipo que se vive y la posibilidad de jugar junto a rivales míos durante el resto de la temporada”, ha valorado en la presentación del torneo. "Es un torneo diferente, me encanta poder jugarlo y compartir equipo con grandes campeones como Nadal o Federer", ha destacado Tsitsipas que se estrena en esta edición.

Críticas y desigualdad

No piensan lo mismo algunos organizadores de torneos, federaciones e incluso algunos jugadores porque la competición se juega al mismo tiempo que se disputan otros torneos y han mostrado su disconformidad con la ATP que ha decidido apoyar y oficializar una prueba que inicialmente era una exhibición y se disputaba al final de la temporada.  Las desigualdades de los premios son evidentes para explicar las quejas. Por participar en la Laver Cup y jugar un solo partido un tenista como el estadounidense Jack Sock (210 mundial, ahora) tiene asegurado un cheque de 250.000 dólares, mientras que para ganar un torneo del circuito, como los que esta misma semana se juegan en San Petesburgo o Metz, el campeón se llevará  90.000 euros después de jugar un mínimo de cuatro partidos. 

En el caso de Nadal y Federer o Djokovic, que estuvo en la anterior edición en Chicago, las ganancias estarán rondando el  millón de euros. La sobrecarga de partidos de los que se quejan muchos tenistas, especialmente los grandes, no impide que jueguen este tipo de exhibiciones y, por contra, se ausente de los Masters 1.000 de final de temporada como Shanghái y París. 

El sistema de competición

La Laver Cup  se disputa durante tres días con cuatro partidos (tres individuales y un doble) en cada jornada. El primer día se da un punto por cada partido ganado, en el segundo se dan dos y en el tercer día tres puntos por victoria.

En total hay 24 puntos en juego y eso permite que se llegue a la última jornada sin nada decidido. El primer equipo en sumar 13 puntos es el ganador del torneo y si hay empate a 12 puntos, la victoria se decide con un partido de dobles.

Se exige también que, al menos, seis de los jugadores convocados jueguen por lo menos un partido de dobles. Así pues, cada capitán debe combinar sus opciones y guardarse sus mejores bazas para la última jornada, pero teniendo claro que para llegar con opciones debe sumar puntos los días anteriores.