Ir a contenido

Nadal gana pero sigue buscando un mejor nivel

El número 2 mundial se deshizo del alemán Struff y se fue a entrenar

EL PERIÓDICO

nadal celebra el triunfo sobre Struff en Barcelona.

nadal celebra el triunfo sobre Struff en Barcelona.

Después del susto del primer día y del partido de  despedida de David Ferrer las sensaciones de Rafael Nadal en la pista siguen sin ser las que le gustarían. Ayer tras superar los cuartos de final del Barcelona Open Banc Sabadell al vencer al alemán Jan-Lennard Struff (7-5, 7-5) , sin salir de la central, les dijo a Carlos Moyà y Francis Roig, sus entrenadores, que quería pista para entrenarse. “Necesitaba soltar el brazo cinco minutos” , explicó después de la sesión extra dedicada especialmente a su ‘drive’.

Nadal ha ganado a Struff pero no se ha encontrado cómodo sobre la pista. El tenista alemán, con el antes nunca había jugado, no le dio el ritmo que quiere en su retorno a la tierra para “encontrar el nivel. Voy de menos a más y estoy contento porque he conseguido otra victoria contra un rival complicado”, decía en la sala de prensa, sin haberse duchado todavía. Él es el primero en saber que necesita y ayer no lo encontró, al contrario.

El tenista alemán sabía que solo tenía alguna opción de sorprender a Nadal si no le daba ritmo y si afinaba con su saque y una derecha plana profunda. Y eso fue lo que hizo, intentando desbordar al número 2 mundial. Así en el primer set y a pesar de ceder su servicio pronto (3-1) Struff se recuperó gracias a esas armas con 7 ‘aces’ y un 85% de puntos ganados con el primer saque. Así logró igualar el marcador (4-4), aunque en el momento decisivo, cuando parecía que forzaría el ‘tie break’, se vino abajo para ceder el set y su servicio en blanco.

'Overbooking en las gradas

Superado el susto, en la segunda manga Nadal ya se mostró más confiado de cómo debía afrontar a Struff (51 mundial), que el día anterior había dado la sorpresa eliminando a Stefanos Tsitsipas, finalista el año pasado y número 8 mundial.

El campeón empezó a afinar con el resto y mantuvo en nivel de su servicio (78% de efectividad) para mantener la igualdad en el marcador hasta el último juego en el que le hizo el ‘break’  con un ‘passing shot’ espectacular que levantó al público que llenaba las gradas de la central en la que, oficialmente caben 8.126 espectadores, pero que ayer ofrecía un peligroso 'overbooking', con muchos aficionados sentados en las escaleras para seguir el partido.

“Ha sido un partido complicado, me ha faltado ritmo. Struff metía mucha presión, pero yo no encontraba las mejores sensaciones", decía a pie de pista a Àlex Corretja, comentarista de TVE.

Thiem,  peligro a la vista

Salvado el muro de cuartos de final Nadal se enfrentará este sábado (no antes de las 16.00 horas, TV3) al austriaco Dominic Thiem (número 5 mundial) que se impuso en el último partido de la jornada al argentino Guido Pella por 7-5 y 6-2 . Un rival que el año pasado le ganó en Madrid y Roma aunque Nadal le ganó la final de Roland Garros. “Thiem es un jugador peligroso y candidato a ganar cada torneo que juega sobre tierra”. El tenista austriaco ganó hace unas semanas su primer Masters 1.000 en Indian Wells, derrotando a Roger Federer, aunque desde entonces no ha tenido buenos resultados y su cambio de entrenador.

Nadal reacciona contrariado a un mal golpe. / REUTERS

Nadal desconfía de ese momento bajo de Thiem y lo afronta como una nueva prueba para seguir subiendo escalones. “El triunfo de hoy me da confianza y energía. Cuantos más partidos juegue mejor. De momento vuelvo a estar en unas semifinales. Thiem es un rival de máxima entidad y ante él tendré otra oportunidad de probarme a mi mismo. Las victorias dan confianza y seguridad y eso es lo que estoy buscando en estos momentos”, valoró.

Nishikori y Medvedev, la otra semifinal

La otra semifinal (13.30 horas) también se presenta con un duelo espectacular con el campeón del torneo en el 2014 y el 2015, el japonés Kei Nishikori, ante uno de los tenistas más en forma del momento, el único de la ‘next gen’ que ha aguantado en Barcelona, el ruso Daniil Medvedev (23 años y número 14 mundial). Nishikori se ganó la plaza en otras semifinales en Barcelona tras vencer a Roberto Carballés (6-4, 7-5) y Medvedev lo consiguió al imponerse al chileno Nicolás Jarry (6-3 6-4), los dos afortunados con una segunda oportunidad, después de haber sido eliminados en la última ronda de la fase previa.

Temas: Rafa Nadal