Ir a contenido

LA FINAL DE LA COPA DAVIS

Francia salva el primer 'match ball' ante Croacia

El doble Mahut-Herbert vence a Pavic-Dodig y pone el 1-2 en el marcador

Los franceses Mahut (de frente) y Herbert, en el partido de dobles contra Croacia.

Los franceses Mahut (de frente) y Herbert, en el partido de dobles contra Croacia. / REUTERS / PASCAL ROSSIGNOL

Francia prolongó la final de la Copa Davis, después de que el doble Nicolas Mahut y Pierre-Hugues Herbert se impusiera a la pareja croata formada por Mate Pavic e Ivan Dodig por 6-4, 6-4, 3-6 y 7-6 (7-3) en tres horas y 39 minutos y colocara el marcador en 1-2.

El duelo, que habría sido decisivo en caso de triunfo croata, cayó del lado de los franceses, favoritos en ese partido, por lo que la última Copa Davis en su formato tradicional se resolverá en los individuales de este domingo.

Croacia mantiene su condición de favorita, porque solo necesita que uno de sus dos primeras raquetas, Marin Cilic, séptimo del mundo, o Borna Coric, duodécimo, sumen un punto más.

Los ganadores del último Roland Garros y finalistas la semana pasada en Londres se mostraron más sólidos que los croatas, menos habituados a jugar juntos, que, pese a todo, ganaron un set y mantuvieron el suspense hasta el final, antes de caer ante un ambiente propio de la Copa Davis tradicional, con el calor de un público bullicioso apoyando a los locales en un estadio Pierre Mauroy de Lille con más de 26.000 aficionados.

El capitán francés, Yannick Noah, que tras el 2-0 de la víspera se había mostrado muy pesimista, lo resumió al término del encuentro: "La energía ha cambiado de lado, tenemos que aprovecharlo para conseguir la remontada del siglo".

Croacia sigue siendo favorita, porque sus dos primeros jugadores se mostraron muy superiores en la primera jornada. Marin Cilic, siete del mundo, y Borna Coric, duodécimo, no dieron muestras de flaqueza y parten ambos como favoritos en sus respectivos individuales para dar a Croacia su segunda ensaladera en su tercera final, tras la ganada en 2005 y la perdida contra Argentina en 2016.

Para Francia la tarea sigue siendo ardua, casi milagrosa. Solo un equipo ha logrado dar la vuelta a una final tras perder los dos primeros duelos. Fue Australia en 1939 en Estados Unidos.

Francia se aferró al milagro con su triunfo en el doble, pero la diferencia mostrada el viernes en los individuales mantiene a sus jugadores abocados a la hazaña. Habrá que esperar para ver si Jo-Wilfried Tsonga, que acabó con problemas en los aductores el duelo contra Marin Cilic, está listo para jugar otro individual o si Noah se ve obligado a sustituirle por Lucas Pouille, descartado de entrada pese a ser el convocado con mejor ránking.

Tampoco convenció la actuación de Jérémy Chardy, debutante en una final, frente a Coric, por lo que no es seguro que participe el domingo.

Temas: Copa Davis