Ir a contenido

LA FINAL DE LA COPA DAVIS

Croacia se adelanta con claridad en Francia (0-2)

Las elecciones de Noah (Chardy y Tsonga) sucumben claramente ante Coric y Cilic

Agencias

Jo-Wilfried Tsonga mira el techo en presencia del capitán francés, Yannick Noah.

Jo-Wilfried Tsonga mira el techo en presencia del capitán francés, Yannick Noah. / REUTERS / PASCAL ROSSIGNOL

Croacia está a un solo paso de conquistar su segundo título en la Copa Davis (tras el del año 2005 y la final perdida del 2016 ante Argentina) después de conseguir una clara ventaja en la primera jornada (0-2). Francia escogió sede (Lille) y superficie (tierra batida) para defender su corona del 2017, pero su capitán, Yannick Noah (que se despide en esta final de su tercera etapa al frente del equipo francés) cometió un par de errores que le han puesto en bandeja la victoria al cuadro croata.

Borna Coric dio el primer punto a Croacia al derrotar a Jérémy Chardy por 6-2, 7-5 y 6-4 en dos horas y 19 minutos y, en el segundo individual, el número 1 croata Marin Cilic sumó el segundo frente a Jo-Wilfried Tsonga también en tres sets directos, por 6-3, 7-5 y 6-4, en dos horas y 23 minutos.

Coric, de 22 años, se mostró muy superior a su rival de 30, que jugaba su primera final y fue una apuesta personal de Noah, que lo prefirió al teórico número 1 francés, Lucas Pouille, que poco podrá hacer ya seguramente para enderezar la situación.

La elección de Tsonga para el segundo individual también ha sido polémica, ya que el veterano francés de 33 años, y actualmente en el puesto 259 del ránking mundial, reapareció a mediados de septiembre tras estar siete meses apartado de las pistas tras una operción en el menisco de la rodilla izquierda. De hecho, con dos sets y 3-2 en contra en el tercero, Tsonga se ausentó de la pista para ser atendido durante casi 10 minutos . Al regresar al juego, el francés intentó acortar los puntos, pero los servicios directos de Cilic decidieron.

Francia tendrá que intentar una reacción desesperada en los dos días que quedan de esta última final con el actual formato de la Davis, un trofeo con 118 años de historia que el año que viene iniciará en Madrid una nueva etapa con una final concentrada en una semana de noviembre con la presencia de 18 países, según el proyecto auspiciado por la empresa de Gerard Piqué que fue aprobado por la Federación Internacional de Tenis (ITF).

Francia está contra las cuerdas y convierte en decisivo el doble de este sábado, que enfrentará a los franceses Pierre-Hugues Herbert y Nicolas Mahut con los croatas Mate Pavic e Ivan Dodig.

Dominio de Coric

Tras un juego inicial de más de 10 minutos, en el que Coric rompió el saque de Chardy, el tono del primer partido fue de constante dominio del joven croata, que ya se había mostrado muy ambicioso en la anterior final de Copa Davis disputada contra Argentina en 2016.

Coric no dio opciones al francés, que mejoró su nivel en el segundo set, alentado por el público que abarrotó el pabellón Pierre Mauroy de Lille, en el norte del país, pero que acabó por ceder su servicio en el undécimo juego, para permitir al croata servir para apuntarse el parcial.

La ventaja se mantuvo en el tercero desde el primer juego, cuando Coric arrebató el servicio del francés, renta que supo conservar hasta el final del partido, muy celebrado por la presidenta croata, Kolinda Grabar-Kitarovic.

La afición croata se llevó un susto cuando en la tercera manga, con 4-3 a favor de Coric, el joven tenista, 12 del mundo, se retiró del estadio sin dar una explicación. Tras unos minutos de ausencia regresó sin que, aparentemente, tuviera ningún problema.

Tsonga, lejos de su mejor nivel

En el segundo individual del día, Tsonga, que llevaba siete meses sin competir por las lesiones, que no había disputado un partido en tierra batida este año y solo uno a cinco sets, demostró que todavía está muy lejos de su mejor nivel.

Cedió su saque en el sexto juego de la primera manga, que acabó perdiendo. Cilic levantó dos bolas de rotura en contra en el segundo set, que habrían puesto a Tsonga con 5-3 y servicio, pero el francés acabó perdiéndolo en el undécimo juego para dejar escapar el parcial.

En el tercero, cuando el cansancio comenzó a hacer más mella en el galo, que volvió a desperdiciar dos bolas de rotura en el cuarto juego, Tsonga se desvaneció definitivamente. El tenista de Le Mans cedió su servicio en el quinto juego y se retiró unos minutos tras un gesto de dolor en el siguiente, lo que hizo temer por su continuidad.

Volvió, pero sin hambre, más por no saciar el apetito de tenis de los casi 25.000 espectadores que por fe en la remontada. El francés llegó a tener otras dos bolas de rotura, pero en ningún momento pareció poder inquietar a Cilic, que se limitó a ganar sus saques para sumar el segundo punto.

Temas: Copa Davis