Ir a contenido

LA PREPARACIÓN EN WIMBLEDON

Las claves de la transformación de Nadal en hierba

Jaume Pujol-Galceran

Nadal se entrena en Wimbledon sobre una pista seca, en Aorangi Park.

Nadal se entrena en Wimbledon sobre una pista seca, en Aorangi Park. / JAUME PUJOL-GALCERAN

De estar a cinco metros de la linea de fondo como en el último Roland Garros a casi pisarla como hace Rafael Nadal en Wimbledon para restar al rival. De dar las máximas revoluciones de giro a la bola como busca en París para que bote alto y con el máximo peso a buscar el golpe plano y limpio para que salga disparada y resbale lo máximo posible o a jugar un revés cortado para que la bola se levante lo menos posible. El salto de la tierra a la hierba no es precísamente fácil ni cómodo, pero en las cuatro semanas que hay entre Roland Garros y Wimbledon, Nadal ha transformado su juego y parece totalmente adaptado a las condiciones de una superficie que no permite errores.


Nadal está  satisfecho por la aclimatación en una superficie en la que si bien no es un especialista  le gusta jugar. "Soy un jugador que se adapta a las superficies, no un especialista, pero por mi potencia y fuerza puedo generar golpes que no son habituales sobre hierba", explica el número 1. Dos títulos (2008 y 2010) y cinco finales avalan su valoración. La experiencia acumulada es un grado. “Ha aprendido a adaptar su juego y sacar el máximo rendimiento”, valora Francis Roig, su entrenador en este torneo, ausente Carlos Moyà

Las nuevas condiciones

Las condiciones del juego han variado en Wimbledon. "Ahora la bola se frena cuando bota, se levanta más y el tiempo de recepción y golpeo es mayor para el restador y para los tiros en general", explica Eddie Searward, encargado del césped cuando se sembró uno nuevo (Perennial Ryegrass) en el 2001 ante las quejas de los jugadores.

Ahora los puntos ganados en tres golpes o con un saque no son tan decisivos, aunque siguen ayudando y la prueba es que este año en cuartos de final, además de Roger Federer, hay 'bombarderos' como Milos RaonicJohn IsnerKevin Anderson o Del Potro pero también buenos restadores, jugadores más completos como el propio Nadal, Novak Djokovic, triple campeón de Wimbledon, o Kei Nishikori.

"El gran cambio no es el bote de la bola, sino la pista seca  que permite mejores apoyos"

Rafael Nadal

Número 1 del mundo

El clima seco de este año, y el calor (ha habido días de más de 30 grados) han dejado el suelo de las pistas más compactado y seco. Y Nadal lo tiene claro. "El gran cambio para mi no es donde salta la bola porque donde cae sigue corriendo y resbalando como siempre. El cambio es que sobre la pista, por el desgaste, los apoyos son más cómodos y te mueves más seguro". Esa es una razón del buen juego de Nadal, la otra, para Roig, es que "Rafa lee muy bien como viene la bola. Eso es básico porque el bote a veces engaña. Él sabe adaptarse y puede buscar más el 'winner'".

Desafío Del Potro


Y ese buen ojo de Nadal volverá ser decisivo para que Nadal afronte hoy  a Juan Martín Del POtro (segundo turno en la central, sobre las 17.00) , el último cuartofinalista que quedaba por clasificarse y que lo consiguió tras vencer al francés Gilles Simon por 7-6 (5), 7-6 (1), 5-7 y 7-6 (7-5). El tenista argentino ya se enfrentó a él en semifinales del pasado Roland Garros, pero sobre tierra Nadal lo destrozó (6-4, 6-2, 6-1). En Wimbledon se enfrentaron en octavos del 2011 y Nadal se impuso con más problemas por 7-6 (6), 3-6, 7-6 (4) y 6-4.

"La cancha está seca y favorece a Nadal. Tendré que hacer mis mejores tiros para alcanzar a ganarle"

Juan Martín Del Potro

Número 4 del mundo


El poderoso saque de Del Potro (lleva 65 ‘aces’) y su derecha van a hacer sufrir a Nadal. “Será supercomplicado. La cancha está seca y eso le va bien a Rafa. Tendré que disponer de mis mejores golpes para alcanzar a ganarle”, aseguraba ayer Del Potro. En el bando del mallorquín también había precaución.  “Contra Del Potro,  Rafa tendrá que cambiar ritmos, bajar la bola, no perder pista y evitar darle tiempo”, destacaba ayer Roig, que en el entrenamiento en las pistas de Aorangi puso especial atención para que el número 1 practicara el revés cruzado y después el paralelo. Este miércoles, sobre la central, después del partido entre Novak Djokovic y Kei Nishikori (aproximadamente a partir de las 17.00 horas), será la hora de seguir demostrando todos los progresos.