Ir a contenido

BARCELONA OPEN BANC SABADELL

Nadal: "¿El mejor de la historia? Los números son los que son"

El último ganador de Montecarlo llega a Barcelona preparado para "mantener el mejor nivel"

Jaume Pujol-Galceran

Rafael Nadal atiende a los medios informativos en Barcelona.

Rafael Nadal atiende a los medios informativos en Barcelona. / JORDI COTRINA

Rafael Nadal ha aterrizado en Barcelona con un Montecarlo más en el museo de Manacor, y van 11, preparado para repetir lo mismo en el Open Banc Sabadell pero con la precaución y la humildad habitual de siempre desde que un abril del año 2003 cruzó la puerta del RCT Barcelona, con 16 años y la bolsa cargada de ilusiones y sueños que nunca podría pensar que llegarían hasta donde ha alcanzado por sus números como uno de los mejores tenistas de la historia, ahora con 31 años.

"Llego a Barcelona después de una semana muy buena, por las sensaciones y porque he conseguido una victoria muy importante al ganar en Montecarlo, como lo he hecho y la confianza que me da haber ganado mi primer torneo del año", ha valorado el actual número 1 mundial.

La presencia de Djokovic

En las 14 participaciones de Nadal en Barcelona, la de este año posiblemente sea la más dura que afronte por el cuadro del torneo, en el que a última hora ha aparecido el serbio Novak Djokovic, exnúmero 1 mundial, que viene a la tierra de su rival (se han enfrentado 50 veces) en busca de su recuperación. "El cuadro es duro y se ha complicado un poco con Djokovic, pero yo habría hecho lo mismo que él en su situación. Para los aficionados que Djokovic esté aquí es una buena noticia, para los rivales es peor", ha admitido Nadal que podría cruzarse con el tenista serbio en cuartos de final del torneo.

Nadal, durante la conferencia de prensa  / jordi cotrina

Nadal le espera confiado y tranquilo, seguro de sentirse en casa, en un torneo que ha ganado también en 10 ocasiones y donde Djokovic jugará por segunda vez desde el 2006. El tenista mallorquín se siente fuerte para mantener el nieviel demostrado en Montecarlo, el primer torneo que gana este año después de caer en los cuartos de final del Abierto de Australia y no haber jugado ningún torneo más.

¿Eres el mejor jugador de la historia sobre tierra?, le han preguntado. Una cuestión habitual año tras año , pero que ha tenido una respuesta distinta esta vez. "Con toda la humildad que puedo decir, los números son los que son. ¿El mejor? No lo sé. Eso lo debéis decir vosotros, pero me guste o no responder esa pregunta, evidentemente soy el que ha logrado más títulos en tierra --54-- y los más importantes".

Pendiente de la Race

Nadal tiene claro que los triunfos no se regalan, se gana en la pista y para eso, desde pequeño, solo ha tenido una idea muy clara. Trabajar y trabajar. No ha querido valorar la defensa de los 500 puntos que tiene en Barcelona y que le permitirán seguir de número 1 mundial una semana más, ya lleva 171. "Los puntos duran un año. Nunca me planteo defenderlos. Cada año empiezo de cero. Solo sirven para ser cabeza de serie de los torneos. Lo importante es la Race --la carrera al Master-- y en esa, después de Montecarlo, voy cuarto", ha insistido en una rueda de prensa en la que no ha obviado las preguntas incómodas como los pitos al himno en la Copa del Rey de fútbol.

Elogio a Iniesta y pitos al himno

"No entiendo que se pite nada ni a nadie pero respeto el sentimiento de quien decida hacerlo", ha destacado. También ha tenido un recurdo por Iniesta cuando le han preguntado por su posible marcha a la China. "Da pena no poder seguir disfrutando de él cada semana. Nos ha dado muchas alegrías y después de lo que ha hecho tiene todo el derecho y libertad de hacerlo. Es un futbolista especial y único, una persdsona que destacaría por su respeto, humildadf, naturalidad. Un modelo para la sociedad".

  Y sobre el partido de la Champions del Madrid del martes ha insistido que "será dificil. Ganará el que esté más acertado y preparado los dos días ganará". Una respuesta que Nadal se aplica en la pista desde que juega. Y no le ha ido mal. El miércoles ante el alemán Heider-Maurer o Roberto Carballés podrá empezar a verse.