Ir a contenido

VICTORIA HISTÓRICA EN EL TENIS

Nadal se corona en Montecarlo por 11ª vez

El mallorquín supera con autoridad a Nishikori (6-3, 6-2) y gana su 31º Masters 1.000

Joan Carles Armengol

Nadal muerde su 11º trofeo ganado en Montecarlo.

Nadal muerde su 11º trofeo ganado en Montecarlo. / REUTERS / ERIC GAILLARD

Rafael Nadal sigue haciendo historia a sus 31 años. El tenista mallorquín ha conquistado su 11º título en Montecarlo, el primer Masters 1.000 de la temporada en tierra batida, al superar con insultante autoridad al japonés Kei Nishikori, que pese a desarrollar un buen tenis se ha ido de la pista con un contundente 6-3 y 6-2 en una hora y 33 minutos de final.

Con esta victoria, Nadal ha conseguido el triple objetivo que perseguía en el Sporting Club de la capital monegasca. En primer lugar, elevar a 11 los títulos logrados en el mismo torneo, algo que nadie ha conseguido nunca en la era Open (desde 1968). En segundo lugar, conservar el número 1 en la clasificación mundial, por delante del suizo Roger Federer. Y en tercer lugar, superar al serbio Novak Djokovic en títulos ganados en la categoría de Masters 1.000, la segunda, después de los cuatro Grand Slam. Nadal ya lleva 31, por 30 de 'Nole'.

Nadal celebra la victoria. / YANN COATSAIOU (AFP)

Nadal, además, se ha hecho con el 76º título de su carrera deportiva, y el 54º en tierra batida, tras una semana modélica en la que no ha cedido ningún set en sus cinco partidos. De hecho, no pierde ninguno en tierra desde los cuartos de final del Roma del 2017 (ante Dominic Thiem). Desde entonces, el manacorense se ha adjudicado 36 mangas consecutivas sobre la superficie que domina con mano de hierro, hasta el punto de que en esa superficie está por encima del 90% de partidos ganados: 324 de 359 jugados.

En Montecarlo, uno de sus jardincitos particulares, sus cifras también son estratosféricas. En sus 15 participaciones, ha llegado a 12 finales, de las que ha ganado 11 (solo perdió en el 2013, ante Djokovic). Ni coincidir en los mejores años de Federer y Djokovic le ha impedido adueñarse de la tierra, en cuyo circuito, de poco más de dos meses, Nadal fundamenta su número 1 mundial. La pasada temporada ganó en Montecarlo, Barcelona (torneo que empezará a afrontar este miércoles), Madrid París (Roland Garros), y solo tropezó en los cuartos de final de Roma. Ello le obligará en este 2018 a tener una actuación similar para mantener el número 1, ya que Federer no defiende ni un solo punto en tierra.

Por otro lado, su victoria número 11 en un torneo también la perseguirá tanto en el Open Banc Sabadell de Barcelona como en Roland Garros, mientas que en Roma ya ha ganado siete veces. Inaudito.

"Siempre es muy especial estar aquí, lo disfruto mucho, gracias por haceme sentir así, como en casa", aseguró Nadal tras apartar a Nishikori de su camino con la misma autoridad con que lo hizo en días anteriores con Thiem (6-0, 6-2) y Dimitrov (6-4, 6-1). "Y gracias también a mi familia y mi equipo, porque he pasado unos meses muy duros con lesiones", ha recordado el manacorense, que debió retirarse en los cuartos de final del Abierto de Australia, en enero, y ya no jugó más hasta este abril, en la Copa Davis.

Nishikori ha comenzado la final con fuerza, con un 'break' que le ha situado 1-2 arriba. Pero la reacción de Nadal ha sido furibunda: le ha roto el servicio dos veces para un parcial de 4-0 y sentenciar la primera manga con su servicio. Dos roturas más en el segundo set han hecho el resto. El japonés de 28 años y desde este lunes 22º del mundo, se ha visto vaciado por la abrumadora energía del español, que ya le ha ganado 10 veces en sus 12 enfrentamientos. "Has dominado demasiado", soltó en plan de broma en el parlamento al final del partido el japonés, que le había arrebatado el bronce olímpico a Nadal en Río 2016 en una de sus dos victorias.

Temas: Rafa Nadal

0 Comentarios
cargando