Ir a contenido

KO de Muguruza en Australia

Jaume Pujol-Galceran

Garbiñe Muguruza se despidió en Melbourne.

Garbiñe Muguruza se despidió en Melbourne. / AFP / SAEED KHAN

Desesperada y desconcertada. Así ha salido de la central Rod Laver Arena Garbiñe Muguruza después de ser eliminada por la taiwanesa Su-Wei Hsieh, especialista en dobles, número 88 del mundo, que ha superado a la española por 7-6 (7-1) y 6-4. Un batacazo. Un golpe inesperado, incluso, sabiendo la baja forma con la que Muguruza llegó a Melbourne después de retirarse en los torneos de Brisbane y Sídney por problemas físicos, habiendo jugado solo dos partidos. 

Muguruza se ha visto sorprendida por una tenísta atípica, con un juego tan peculiar como talentoso, una doblista -campeona de Wimbledon (2013) y Roland Garros (2014)- , que sabe aprovechar la potencia del rival para dar velocidad a la bola y cambiar ángulos con rapidez.

Hsie, pese a perder el primer juego, se ha adelantado por 5-2 en apenas media hora. Una ventaja que no ha podido concretar. Muguruza ha presionado con mayor convencimiento para romper la dinámica del partido hasta remontar y forzar el 'tie break'. Pero en la muerte súbita la tenista asiática, de 32 años, ha vuelto a ofrecer un recital de golpes para llevársela, cediendo solo un punto ante la desesperación de la española.

Incómoda y rabiosa

Nada ha cambiado en la segunda manga. Al contrario ha ido a peor. Muguruza estaba incómoda, rabiosa con su juego, y se ha dejado llevar por su actitud negativa, que la ha llevado a cometer hasta 43 errores no forzadosy 6 dobles faltas en el partido. Hsie ha roto el saque de la española en dos ocasiones para colocarse de nuevo 5-2 en el marcador, como en el primer set. Muguruza ha recortado esa ventaja de nuevo hasta el 5-4, pero nunca ha jugado convencida de poder dar la vuelta a la situación. Sus piernas estaban paradas, sin chispa para jugarse el partido con tiros a cara o cruz.  Demasiado riesgo ante una rival que ha aguantado para conseguir una victoria que "ni podía imaginar", ha admitido tan feliz como sorprendida.

Muguruza reconoció que su verdugo, Su-Wei Hsieh, mereció el triunfo. "Siempre una rival peligrosa, más cuando juega bien. Creo que ha jugado bien y, aunque yo podría haber hecho las cosas mejor, ha merecido ganar. La realidad es esa".

"Desde el principio del choque sentí que se me estaban formando ampollas, así que preferí seguir compitiendo con un vendaje para prevenir el problema", explicó la española, quien aprovechará su precipitada eliminación en el primer Grand Slam para recuperarse totalmente de sus molestias físicas. Tiene previsto regresar a Suiza y descansar "durante algunos días" antes de retomar los entrenamientos. Este paréntesis le permitirá recuperarse de la lesión en el aductor derecho que motivó su retirada en el torneo de Sídney, pocos días antes del comienzo del Abierto de Australia.

"Creo que lo mejor será no jugar y descansar completamente", dijo Muguruza. "Hasta ahora he tenido que compatibilizar los entrenamientos con la recuperación y eso ha sido duro para mi cuerpo", confesó. La vigente campeona de Wimbledon, quien asimismo se retiró en Brisbane (Australia) por calambres, desveló que hablará con los miembros de su equipo para tratar "de empezar la temporada mejor". "Aunque hoy me he sentido mucho mejor y eso es una buena noticia", sentenció.

Suárez, única española

La eliminación de Muguruza deja a Carla Suárez como única representante española ya que también ha caído eliminada en la segunda ronda Lara Arruabarrena ante la checa Barbora Strycova (número 21 mundial)  por 6-3 y 6-4.

La jornada la abrió en la Rod Laver Arena , la rusa Maria Sharapova, campeona del torneo en el 2008, que volvía al torneo después de un año fuera del circuito por una sanción de dopaje. La exnúmero 1 mundial, ahora 48, se ha clasificado para la tercera ronda al vencer a  la letona Anastasija Sevastova (15 mundial) por 6-1 y 7-6 (7-4). Sharapova se ha mostrado intratable en la primera manga y ha tenido más problemas en la segunda, al perder el 'timing' de su saque, que ha cedido en tres ocasiones antes de apuntarse la victoria.

Triunfo de Ramos y derrotas de Verdasco y García López

En el torneo masculino, Albert Ramos se ha impuesto al estadounidense Tim Smycek por 6-4, 6-2 y 7-6 (7-2). El tenista de Mataró, que celebraba su 30º aniversario, se ha llevado un buen regalo clasificándose por primera vez para esta ronda en Australia. "Me siento muy feliz, no era fácil el partido por el calor que hacía -37 grados- y en el tercer set estaba preocupado por que se alargara el partido", dijo al final. Ramos se enfrentará en la próxima ronda al serbio Novak Djokovic, que a su vez ha eliminado al francés Gael Monfils por 4-6, 6-3, 6-1 y 6-3.

Los otros dos españoles participantes en este jueves han corrido pero suerte. Fernando Verdasco se despidió al perder ante el alemán Maximilian Marterer, por 6-4, 4-6, 7-6 (7-5), 3-6 y 6-3, en tres horas y 28 minutos. Por su parte, el veterano manchego Guillermo García López también quedó fuera al sucumbir ante el checo Tomas Berdych (19º cabeza de serie) por 6-3, 2-6, 6-2 y 6-3 en dos horas y media. García López consiguió igualar el partido en el segundo set pero no pudo con el jugador checo quien, con 12 saques directos, accedió a la siguiente fase sin grandes dificultades.

Victorioso en su estreno ante su compatriota Roberto Bautista, Verdasco no pudo prorrogar su andadura en Melbourne Park. En segunda ronda, le apeó el joven Marterer, quien ganó en cinco sets un duelo inédito en el circuito profesional. Marterer, de 22 años, número 94 en el ránking mundial y debutante en el cuadro principal del Abierto de Australia, se medirá en tercera ronda con el estadounidense Tennys Sandgren, quien hoy sorprendió al suizo Stan Wawrinka (6-2, 6-1 y 6-4).

  

LA JORNADA DEL JUEVES, 18 de enero

EL PROGRAMA DEL VIERNES, 19 de enero

0 Comentarios
cargando