Ir a contenido

MAL DEBUT

El tenis 'yanqui' se estrella en Australia

Venus Williams encabeza el desastre norteamericano en la primera jornada del Abierto

Jaume Pujol-Galceran

Venus Williams devuelve una bola a Belinda Bencic, durante el duelo de la primera jornada en Australia.

Venus Williams devuelve una bola a Belinda Bencic, durante el duelo de la primera jornada en Australia. / Vincent Thian

El golpe de efecto del primer día del Abierto de Australia no fue ver a Rafael Nadal, de nuevo con su su camiseta sin mangas, como hace 10 años, ni con unos calcetines negro y pantalones rosas, como se presentó el número 1 mundial en su debut en la Rod Laver Arena, sino el terremoto que supuso para el tenis estadounidense la desaparición en el primer día de cinco de sus cabeza visibles en el torneo.

Un auténtico día negro, especialmente para el tenis femenino 'yanqui' que perdió a Venus Williams, quinta favorita y finalista el año pasado, a Sloanne Stephens, última campeona del Abierto de Estados Unidos y a Coco Vandeweghe, semifinalista el año pasado en Melbourne y Nueva York, además de Jack Sock y John Isner, número 9 y 16 del mundo.

Un enero sin ninguna Williams

Por primera vez en los últomos 20 años, no habrá en la segunda ronda del torneo australiano una de las hermanas Williams. Si Serena, actual campeona, renunció a jugar por no estar preparada tras su reciente embarazo, su hermana Venus, de 37 años, se despidió el primer día al perder con la tenista suiza Belinda Bencic, de 20 años y 78 mundial por 6-3 y 7-5.

La última vez que la mayor de las Williams había sido eliminada en primera ronda se remonta al año 2000 en Wimbledon. «No creo haber jugado mal. «Ella jugó mejor y hay que felicitarla por su victoria. Evidentemente duele marcharse así del torneo», dijo con respuestas telegráficas Venus Williams que era consciente de la dificultad de la primera ronda que le tocó.

Bencic es una de las esperanzas del tenis femenino. La tenista suiza  llegó a estar número 17 mundial hace dos años pero el año pasado no pudo apenas jugar y cayó hasta el puesto 300. La semana pasada ya demostró que estaba recuperada ganando la Copa Hopman (torneo mixto por equipos) con Roger Federer. «He aprendido en la pista y fuera», explicó ayer y Venus Williams lo comprobó en  la pista.