Ir a contenido

Muguruza, contra el planeta de las Williams en Wimbledon

"Saldré a la pista dispuesta a ganar y creérmelo", anuncia la española ante la final de este sábado ante Venus

Jaume Pujol-Galceran

Garbiñe Muguruza se dirige al entrenamiento de este viernes, escuchando música en sus auriculares.

Garbiñe Muguruza se dirige al entrenamiento de este viernes, escuchando música en sus auriculares. / AFP / DANIEL LEAL-OLIVAS

Garbiñe Muguruza o Venus Williams. Pocos se atreven al pronóstico.Las apuestas no ayudan (1,8 contra 2,05) a decidirse por una u otra para ganar Wimbledon. La igualdad es total. A la española se le reconoce el gran momento que está atravesando en el torneo, su cambio de actitud en la pista, la concentración y el gran nivel de juego que la ha llevado hasta la final de este sábado (15.00 h, Movistar+). Nada que ver con la desconocida tenista que hace dos años sorprendió a todo el mundo cuando se enfrentó a la otra WilliamsSerena. A la estadounidense se le valora la experiencia, su palmarés y el nivel de juego que está demostrando esta temporada, a sus 37 años.

Se habla de una batalla generacional. Muguruza representa a la juventud, a la nueva saga de tenistas que quieren tomar el relevo. Venus defiende a la vieja guardia que se resiste a dejar paso y, especialmente, al planeta Williams. A un dominio de casi dos décadas en los que las dos hermanas llevan 30 Grand Slams ganados (23 Serena y 7 Venus).

Garbiñe Muguruza

TENISTA

"Me veo con más opciones de ganar que hace cinco días. Saldré a la pista dispuesta a ganar y a creérmelo"

La batalla promete. Muguruza y Venus se cruzaron este viernes en las pistas de Aorangi Park, a la salida de sus respectivos entrenamientos, y ni se saludaron. Se cruzaron sin mirarse. Cada una con sus pensamientos y sus cascos de música. Muguruza, posiblemente escuchando 'Malibu', de Miley Cyrus. La canción, muy estilo Disney, que la tiene atrapada estos día en Londres.

"A veces me siento como ahogándome / pero ahí estás tú para salvarme / Es un nuevo comienzo / un sueño hecho realidad / en Malibu", dice la última estrofa de la canción. Wimbledon puede ser su Malibú este sábado. El paraíso de cielo azul, playas doradas, océano calmado  y felicidad.

LA EXPERIENCIA DEL 2015

Está dispuesta a no dejar escapar su segunda oportunidad en Wimbledon  y lograr lo que no pudo en el 2015 ante Serena Williams. Entonces se conformó con disfrutar de una fiesta a la que fue "la primera sorprendida en jugar esa final. Estaba hecha un manojo de nervios y todo me parecía tan bonito...", explicaba este viernes. Ahora es distinto. Ya sabe lo que es ganar un Grand Slam (Roland Garros) y su actitud, admite, es mucho más profesional.

Muguruza se siente preparada para el último asalto. La única victoria de tres este año en Roma le da confianza, "aunque la superficie (tierra) no tiene nada que ver", decía. En su fuero interno se siente favorita, pero públicamente evita decirlo. "Me veo con más opciones de ganar que hace cinco días. Saldré a la pista dispuesta a ganar y a creérmelo. ¿Cómo? No dejando bolas a media pista -bromeó-. Venus es una de las mejores jugadoras en hierba que ha habido. Deberé estar muy atenta, agresiva y a la vez tranquila, no hay más secretos. Definitivamente quiero llevarme el trofeo grande", ha dicho a los periodistas.

De Venus valora la gran temporada que está haciendo, sin mucha efusión. Lo que más le sorprende de su rival "es que siga jugando, su motivación por estar ahí y el hambre que aún tiene por ganar títulos", aunque ella no se imagina jugando a su edad.  

ARANTXA Y CONCHITA

Otras hace tiempo que están  jugando el torneo de leyendas, como Arantxa Sánchez, que expresa su confianza en el triunfo de Muguruza. "Garbiñe es una clara candidata al título. Su juego en hierba ha mejorado mucho y se adapta muy bien. Ha estado en una final y la veo muy madura", destacó la finalista en Wimbledon en 1995 y 1996. Arantxa, que pasa desapercibida entre los aficionados, raquetas y bolsa en mano, anuncia un duelo duro. "Venus  es una gran competidora y en hierba su juego es muy peligroso. Además no tiene nada que perder", asegura.

Conchita Martínez, ahora entrenadora temporal de Muguruza y campeona del torneo en 1994, recuerda que también ganó en una batalla generacional ante Martina Navratilova (6-4, 3-6, 6-4), que también tenía 37 años y buscaba su décimo plato dorado en Wimbledon. "Será un partido difícil, ante una leyenda que querrá imponer su ley, Garbiñe debe jugar como hasta ahora y sacarla de su zona de confort".
 

0 Comentarios
cargando