Ir a contenido

Serena Williams olvida que sí jugó contra un hombre

La exnúmero 1 y su hermana Venus Williams fueron derrotadas de forma contundente por el alemán Braasch en 1998

JAUME PUJOL-GALCERAN / BARCELONA

Serena Williams celebrando un punto.

Serena Williams celebrando un punto. / EFE / EPA / LUKAS COCH (EFE)

"Querido John, te adoro y te respeto, pero si no te importa, déjame tranquila con tus declaraciones", respondió a través de su cuenta de Twitter oficial  Serena Williams a John McEnroe que, en una entrevista en una radio estadounidense, dijo que la exnúmero 1 mundial y campeona de 23 Grand Slams, entre otros títulos, "sería la 700 del mundo en la clasificación ATP", si jugara en el circuito masculino. McEnroe aseguró también que esa opinión no le impedía "destacar a Serena como una jugadora increíble" y que estaba convencido de que "ella podría ganar, algún partido, algún día, porque tiene una increíble fuerza mental, pero jugar en el circuito masculino, eso es otra historia", recalcó también el exnúmero 1 mundial.

Serena Williams, actualmente número 4 mundial, que está apartada del circuito esperando su primer hijo, no ocultó su enfado. "Respéteme señor, respete mi vida privada, yo estoy esperando un hijo, que tenga un buen día señor", contestó la campeona estadounidense que negó, además, haber jugado nunca con un tenista masculino del circuito.

Evidentemente no lo ha hecho nunca a nivel oficial pero Serena Williams si lo hizo una vez. Fue a principios de 1998, cuando ella y su hermana Venus Williams pedían, animadas por su padre, Richard Williams, jugar en el circuito masculino, porque se sentían capacitadas para derrotar a los hombres.

DERROTAS CONTUNDENTES

El elegido fue el alemán Karsten Braasch, de 30 años de edad, ya en su declive -llegó a ser el 34 mundial- que jugaba su última temporada en el circuio individual y estaba clasificado el puesto 203. Braasch encontró divertido el reto pero puso como condición que se jugara en una pista al aire libre porque en una cubierta no le dejarían fumar. El duelo se llevó a cabo en una pista exterior de las instalaciones de Melbourne Park y ante un centenar de espectadores, la mayoría periodistas, jugadores y técnicos. Se jugó por la tarde, después de que Braasch jugara al golf por la mañana, se zampara una buena comida, un par de cervezas y se fumara casi un paquete de cigarrillos, según explicó.

Braasch derrotó a Serena Williams, entonces 20 del mundo y de 16 años de edad, por un contundente doble 6-1 y, seguidamente, hizo lo propio con su hermana Venus Williams, número 4 mundial, por un inapelable doble 6-2. "Cualquier jugador del 'top 500', hasta uno bueno de 15 años, ganaría a las Williams fácilmente porque yo saqué como si fuera el 600 del ránking", dijo entonces Braasch, que aquel año solo ganó tres partidos en el circuito.