Ir a contenido

Ramos cede ante Djokovic el primer punto en la Davis

El tenista catalán no tiene ninguna opción ante el serbio en Belgrado (6-3, 6-4, 6-2)

Albert Ramos devuelve una bola en su partido ante Novak Djokovic.

Albert Ramos devuelve una bola en su partido ante Novak Djokovic. / AP / DARKO VOJINOVIC

Albert Ramos no ha tenido ninguna opción a la sorpresa y ha cedido el primer punto de la eliminatoria que el equipo español de la Copa Davis juega en Belgrado ante el favorito, el número 2 del mundo, Novak Djokovic, que ha ganado en tres sets directos en menos de dos horas: 6-3, 6-4 y 6-2.

Ramos, mataronés de 29 años situado en el puesto 24º del ránking mundial, no ha podido hacer nada ante el número 1 de Serbia en el primer partido de los cuartos de final del Grupo Mundial, a los que España accedió en febrero tras eliminar en casa a Croacia (2-3). Pero en esta ocasión España lo tendrá mucho más complicado, ya que la capitana Conchita Matínez no ha podido contar con los mejores jugadores españoles, como Rafael Nadal y Roberto Bautista, además de tener las bajas por voluntad propia de Feliciano López, Fernando Verdasco y, a última hora, de Marcel Granollers, que obligó a la capitana a llamar al debutante Jaume Munar (245º del mundo) para formar un presumible doble el sábado con Marc López.

En el segundo individual de este viernes, el número 1 español, Pablo Carreño (19º) se medirá con Viktor Troicki (39º) para intentar equilibrar el marcador y alargar el duelo al menos hasta los dos últimos individuales del domingo.

Djokovic, que había ganado sus dos duelos anteriores con Ramos sin ceder tampoco ningún set, ha impuesto de nuevo su superioridad al amparo de su público en el Aleksandar Nikolic Arena de Belgrado. El serbio es un ilustre veterano en la Davis, donde tiene un balace de 39 victorias y 7 derrotas, mientras que el tenista catalán afrontaba solamente su tercer individual. El partido ha ido en una sola dirección, con 'Nole' imponiendo su mejor saque y juego más sólido desde el fondo. Una rotura en cada una de las dos primeras mangas le han bastado para adjudicarse esos sets (Ramos no ha tenido ni una opción de 'break'), mientras que en el tercero su dominio ha sido más manifiesto, ya que se ha puesto 5-2 con su segunda rotura.

"Me he sentido cómodo y confortable, sobre todo con mi servicio", ha reconocido Djokovic, que jugaba frente a su público y se ha sentido muy arropado.