Ir a contenido

EL OPEN DE AUSTRALIA DE TENIS

Nadal tumba a Dimitrov en un partido épico y alcanza una final de leyenda

El exnúmero 1 se enfrentará a Federer por el título de Melbourne tras imponerse al búlgaro Dimitrov en cinco apretados sets

Jaume Pujol-Galceran

Nadal levanta los brazos al cielo tras su espectacular victoria

Nadal levanta los brazos al cielo tras su espectacular victoria / MICHAEL DODGE

Rafael Nadal lo ha conseguido. Dos años y medio después de jugar su última final en Roland Garros en el 2014, el último que ganó, el exnúmero 1 mundial luchará por el título del Abierto de Australia tras vencer al búlgaro Grigor Dimitrov por 6-3, 5-7, 7-6 (7-5), 6-7 (4-7) y 6-4.

Una auténtica batalla. Dura y emocionante en la que Nadal ha hecho valer su experiencia en los momentos clave ante un tenista lleno de talento, vital, que le ha forzado al máximo.  La final 'vintage', tan ansiada, entre Nadal y Roger Federer  está servida. Los dos exnúmero 1 vuelven a estar en la cima para enfrentarse en el clásico de los clásicos

De jugar por última vez un  partido de min-itenis en la inauguración de la academia de Nadal en Manacor, el pasado mes de octubre, tres meses después, Nadal y Federer, entonces lesionados, jugarán el domingo la  segunda final entre ambos en Australia después de ocho años, cuando Nadal conquistó el título en Melbourne (2009).

Federer, que siguió atentamente el partido de semifinales contra Dimitrov, ya sabe que tendrá el rival que menos quería. La última vez acabó llorando, mal recuerdo para el suizo que optará a ganar su 18º Grand Slam aunque enfrente tendrá al peor enemigo que buscará el 15º. Federer  lleva desventaja de 23-11 en sus enfrentamientos ante Nadal y la última vez que le ganó en una final de Grand Slam se remonta a la final de Wimbledon 2007. 

EL REENCUENTRO

"Jugar de nuevo con Nadal será un privilegio. Será especial volver los dos a reencontrarnos de nuevo", ha valorado el español. Feliz y orgulloso por alcanzar algo que "no podía imaginar" le ha dicho a Jim Courier.

Un espectáculo y una victoria épica de sus mejores tiempos. Ganada a pulso en cada punto. desde el primer juego que Nadal ha empezado el partido salvando un 15-40 y después ha roto el servicio de Dimitrov (3-1) para tomar una ventaja que no ha dejado hasta cerrar la primera manga en 35 minutos.

El español siempre ha controlado el ritmo del partido, se ha movido con rapidez en la pista, con profundidad de juego y agresividad. Un juego impecable y solo dos errores no forzados. Dimitrov, con un gran saque y una gran mano, no ha encontrado la fórmula de sorprender al mallorquín. 

BATALLA ESPECTACULAR

El búlgaro no se ha hundido. Ha buscado soluciones dando un paso adelante para entrar en la pista, presionar más y ha encontrado el premio en el cuarto juego, tras 54 minutos, cuando ha roto el saque de Nadal (3-1).

Su ventaja ha desaparecido en el sexto juego cuando ha dado el 'break' a Nadal con una doble falta. En el siguiente juego ha sido Nadal quien ha devuelto el favor a Dimitrov al ceder el juego también con doble falta, tras tener una ventaja de 40-15.

La situación se complicaba pero Nadal ha vuelto a romper. No solo eso. En el siguiente juego ha batallado más de ocho minutos para salvar hasta cuatro 'set balls'La épica ha salvado a Nadal, pero Dimitrov ha insistido. El búlgaro ha ganado su saque (6-5) y finalmente ha conseguido romper el saque de Nadal de nuevo para apuntarse el set en 63 minutos. 

En el tercer set la batalla ha continuado. Presión y tensión para ambos. Nadal ha conseguido el 'break' (2-3) pero Dimitrov lo ha contrarrestado en el siguiente para mantener la igualdad hasta llegar al 'tie break'. Y en el juego decisivo, el pulso se lo ha llevado el exnúmero 1 mundial. que ha aprovechado mejor sus opciones, ante el sufrimiento de su equipo en el palco resoplando en cada punto en juego hasta el 7-5 para el mallorquín. La última vez que se enfrentaron en Melbourne (2014, cuartos), Nadal ya le ganó los dos 'tie breaks' que jugaron.


MENTALIDAD FÉRREA

No se ha rendido Dimitrov, demostrando su cambio de mentalidad, cuando era una promesa demasiado inestable. El búlgaro ha seguido picando piedra para derribar el muro que era Nadal, aferrado a la épica, aguantando su saque hasta llegar al 'tie break'. En esta ocasión la lotería ha caido del lado búlgaro que más suelto y agresivo se lo ha apuntado por 7-4, forzando el quinto set.

Nadie aflojaba. En juego estaba la final. En el primer juego Dimitrov ha salvado tres 'break points' tras 10 minutos de lucha. En el siguiente Nadal ha salvado uno y Dimitrov otro en el quinto juego para seguir delante en el marcador 3-2. Cualquier error podía decantar la balanza.

Nadal ha vuelto a salvar dos 'break points' en el octavo juego para igualar a 4-4. Al límite los dos. Dimitrov ha tenido un 15-40 para adelantarse 5-3 pero ha perdido la ocasión y después, en el siguiente juego, una derecha del búlgaro en la cinta le ha dado la opción a Nadal de romper el saque a Dimitrov y sacar para ganar en el siguiente. Dimitrov ha salvado el primer 'match ball', el segundo gracias a la cinta, pero en el tercero, tras 4 horas y 56 minutos Nadal ha abierto las puertas a la final ansiada. Dificilmente será tan dura.


 


 


 

0 Comentarios
cargando