Astronomía

Saturno está celoso: Neptuno muestra sus "anillos fantasma" por primera vez en 30 años

Neptuno ha fascinado y dejado perplejos a los astrónomos desde su descubrimiento en 1846: ahora, el Telescopio James Webb ha capturado sus misteriosos anillos dinámicos

Saturno está celoso: Neptuno muestra sus "anillos fantasma" por primera vez en 30 años
3
Se lee en minutos
Pablo Javier Piacente

Los "anillos fantasma" de Neptuno brillan en nuevas imágenes del Telescopio Espacial James Webb de la NASA: la calidad y precisión de las instantáneas permite que estos anillos, extremadamente débiles y dinámicos, se detecten tan cerca de Neptuno por primera vez en más de 30 años, luego del sobrevuelo de la sonda espacial Voyager 2 en 1989.

El 12 de julio de 2022, el Telescopio Espacial James Webb (JWST) logró enfocar directamente los “anillos fantasma” del planeta Neptuno. Además, ha retratado por primera vez una banda continua de nubes de latitudes altas que rodean un vórtice previamente conocido en el polo sur de Neptuno. También mostró una delgada línea de brillo que rodea el ecuador del planeta, que podría ser una firma visual de la circulación atmosférica global, que impulsa los vientos y las tormentas en el gigante helado. 

Según una nota de prensa de la NASA, todos estos datos permiten avanzar en el conocimiento de las características de Neptuno, un mundo tan fascinante como enigmático descubierto el 23 de septiembre de 1846 por Urbain Le Verrier, John Couch Adams y Johann Galle. El Telescopio Webb, que continúa revolucionando el estudio del cosmos con sus increíbles imágenes, también logró observar una serie de parches brillantes en el hemisferio sur del planeta, que representan nubes de hielo de metano a gran altura. 

Helado y misterioso

Neptuno ha cautivado a los investigadores por varias razones: se ubica 30 veces más lejos del Sol que la Tierra, orbitando en una de las áreas más oscuras de nuestro Sistema Solar. A esa distancia extrema, el Sol es tan pequeño y tenue que el mediodía de Neptuno es casi idéntico a un crepúsculo tenue en la Tierra. El resto de la jornada es una profunda y abismal noche helada. 

De acuerdo a un articulo publicado en Scientific American, Webb logró enfocar completamente los “anillos fantasma” del planeta por primera vez en más de tres décadas, luego de las observaciones iniciales de la misión Voyager 2 a fines de la década de 1980. Aunque los científicos ya sabían que Neptuno disponía de misteriosos anillos dinámicos, mucho más sutiles que los características anillos de Saturno, los datos de la sonda Voyager 2 y ahora las sorprendentes imágenes de JWST terminan por definir sus principales características. 

Se muestran como ligeras emanaciones iridiscentes desplazándose alrededor de una pista cósmica: es una visión mucho más clara que la obtenida previamente por Voyager 2. Los anillos de Neptuno son un sistema de anillos planetarios extremadamente sutiles, compuestos principalmente por bandas de polvo cósmico, cuyo dinamismo parece indicar que aparecen y desaparecen continuamente, por eso su apodo de “anillos fantasma”. En realidad, son más parecidos a los anillos de Júpiter que a los complejos anillos de Saturno.

Las lunas de Neptuno

Noticias relacionadas

Además de retratar a estos extraños anillos, Webb también capturó siete de las 14 lunas conocidas de Neptuno. Un punto de luz muy brillante marca la presencia de la luna más inusual de Neptuno: Tritón. Cubierta con un brillo helado de nitrógeno condensado, Triton refleja un promedio del 70 por ciento de la luz solar que recibe. Es capaz de eclipsar a Neptuno, porque la atmósfera del planeta está oscurecida por la absorción de metano.

Tritón orbita a Neptuno en una extraña órbita hacia atrás o retrógrada, que ha llevado a los astrónomos a especular que esta luna era en realidad un objeto del Cinturón de Kuiper, que fue capturado gravitacionalmente por Neptuno en algún momento de la historia del cosmos. Según informó la NASA, se planean estudios adicionales del telescopio Webb de Tritón y Neptuno para el próximo año, buscando resolver nuevos misterios del numeroso sistema de satélites naturales del gigante helado.