Astronomía

El Telescopio Espacial James Webb retrata a Eärendel, la estrella más distante que conocemos

El nuevo hito del telescopio nos permite conocer un poco más del Universo primitivo

El Telescopio Espacial James Webb retrata a Eärendel, la estrella más distante que conocemos

Epi_rc_es

2
Se lee en minutos
Pablo Javier Piacente

WHL0137-LS o Eärendel tiene el récord de ser la estrella más temprana y distante que los humanos hemos tenido la fortuna de ver. Ahora, el telescopio espacial James Webb ha capturado una imagen más detallada de esta antigua estrella, que se encendió alrededor de 900 millones de años después del Big Bang y posee entre 50 y 100 masas solares. 

El Telescopio Espacial James Webb no deja de sorprendernos: ahora, ha capturado una imagen de la estrella más lejana identificada hasta hoy por el ser humano. Se trata de Eärendel, conocida también como WHL0137-LS, que fue descubierta por el Telescopio Espacial Hubble en este mismo año: la observación del James Webb permitirá conocer más detalles de la estrella, ubicada a 12.900 millones de años luz del planeta Tierra.

Una tenue luz desde el cosmos primitivo

Aproximadamente 900 millones de años después del Big Bang, una estrella supergigante azul comenzó a emitir su poderosa luz. Ese fulgor de Eärendel llega débilmente hasta nosotros luego de atravesar casi 13 mil millones de años de historia cósmica, superando la constante expansión del Universo y la interposición de una innumerable cantidad de astros y cuerpos. 

La descomunal estrella se localiza en la constelación de Cetus o Ceto, que también es denominada como la Ballena o el Monstruo Marino. Es una constelación del hemisferio sur del mapa cósmico, ubicada en una región conocida como Agua, contigua a otras constelaciones como Aquarius, Piscis y Eridanus.

Al descubrirla, los astrónomos del Hubble pudieron describir algunas de sus características, que ahora podrán ser ampliadas gracias a la observación del James Webb. Por el momento, sabemos que es entre 50 y 100 veces más grande que el Sol y que registra una temperatura cercana a los 20 mil grados Celsius, aunque ya está muerta. 

Según un artículo publicado en Science Alert, Eärendel contaría mayormente con elementos primordiales como hidrógeno o helio en su composición, y una limitada metalicidad. El Hubble la descubrió mediante el fenómeno de lente gravitacional, que se concreta cuando la luz procedente de objetos lejanos y de intenso brillo se curva alrededor de otro objeto masivo, como por ejemplo una galaxia localizada entre el objeto emisor y el punto de recepción de la luz.

Esperando por estrellas más antiguas

Un extraño alineamiento cósmico hizo posible el descubrimiento inicial: según los científicos, esto indicaría que podría ser la única estrella de su época que podremos ver, aunque esta noción posiblemente pueda ser superada con la tecnología del telescopio James Webb. Profundizar sobre Eärendel nos acercará a una etapa del Universo primitivo con la cual no estamos familiarizados, pero que encierra una gran cantidad de información sobre la actualidad y el futuro del cosmos.

Noticias relacionadas

De acuerdo a su elevada temperatura, los astrónomos creen que esta estrella se habría desintegrado como una supernova solo algunos millones de años después de su nacimiento. Vale recordar que aquello que puede apreciarse hoy son los destellos lumínicos que llegan hasta nosotros de la estrella en su estado inicial, pero no podemos apreciar su desarrollo a lo largo del tiempo.

A pesar de su lejanía, los científicos piensan que es poco probable que WHL0137-LS se encuentre entre las primeras estrellas del Universo: todo indica que el Telescopio Espacial James Webb podrá apreciar próximamente estrellas más antiguas, al contar con un poder de definición de imagen y de análisis del espectro electromagnético más amplio y preciso que el telescopio Hubble.